Miercoles 21 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2009-12-02 a horas: 18:22:14

¿Son precisas las encuestas de intención de voto?

Armando Ortuño *

Iba a llegar tarde o temprano la proliferación de encuestas a semanas de la elección presidencial, pero su presentación y análisis apresurado están generando escepticismo y cuestionamientos crecientes a este instrumento de medición de la opinión pública.

Comienzo manifestando mi confianza en el instrumento, me parece que la encuesta estadística, correctamente diseñada, profesionalmente ejecutada y bien presentada/analizada, nos aporta interesantes APROXIMACIONES a las percepciones y comportamientos de la opinión pública frente a procesos políticos y fenómenos sociales. Insisto, en ningún caso se trata de "predicciones" y/o verdades absolutas.

Dicho esto, es necesario también reconocer que la experiencia de las empresas encuestadoras en Bolivia ha mejorado significativamente en los últimos años. En ese sentido no es justo andar con el cuento de que "siempre las encuestadoras se equivocaron y ahora es igualito o peor".

Ciertamente en la última elección presidencial existieron errores, pero ¿de qué tipo de encuestas estábamos hablando? Revisando la prensa de esos años llama la atención que la mayoría de las encuestas publicadas eran realizadas sólo en las zonas urbanas del país, es decir eran indagaciones cuyo "universo de estudio" representaba sólo al 65% de la población, en el mejor de los casos.

De hecho, las pocas encuestas urbano-rurales realizadas a semanas previas de los dos últimos referéndums se acercaron bastante al resultado final de estos eventos electorales.

En estos meses la mayoría de las encuestas presentadas en los grandes medios de comunicación están siendo realizadas tanto en zonas urbanas como rurales, es decir pueden ser capaces de representar a casi el 100% de la población si su diseño y ejecución son adecuadas. Este es un avance innegable.

Ahora bien, ¿en qué se diferencian las encuestas publicitadas en los grandes medios? Al menos en tres temas críticos: en el tamaño de la muestra que utilizan, en el margen de error estadístico de la muestra nacional y sobre todo en los márgenes de error de las sub-muestras departamentales (que pocos explicitan y que explican en buena medida los malentendidos actuales).

Empecemos por los dos primeros temas y veamos las variaciones en el tamaño de muestra y nivel de error en algunas encuestas publicadas en las últimas semanas de noviembre: IPSOS-ATB (2205 encuestados y +/- 2,1% de error), MORI -Red UNO (1007 y +/- 3,1%), TRACK UNITEL (1598 y +/-2,4%) y CAPTURA (2540 y +/- 2%).

Para los no especialistas: si el margen de error es +/- 2% esto significa que si esa encuesta registra una intención de voto de 20% para un candidato, en realidad esta intención varia entre 18% y 22%. Si ese error fuera de +/- 5%, la intención de voto real variaría entre 15% y 25%.

Este error surge justamente por el hecho de que la encuesta no trabaja con la totalidad de la población que pretende analizar, sino con una "muestra", es decir con una porción representativa de esta población. Por tanto si pudiéramos entrevistar a toda la población, el margen de error muestral sería igual a 0%, pero esto obviamente no es posible.

Mientras la muestra es más grande, menor suele ser el margen de error. En general, encuestas con un error muestral en torno al +/- 2,5% son relativamente buenas. Es el caso de todas las anteriormente mencionadas.

Pero atención, este error se refiere a la "muestra" nacional, es decir a los resultados referidos al conjunto de la población que se quiere analizar, que en este caso serían todos los bolivian@s mayores de 18 años (en edad de votar). Posibles sub-muestras, por edad, clase social o por departamento, tienen errores muestrales diferentes, por lo general más grandes que el "error nacional". Y justamente ahí esta el problema.....

Comparando los resultados "nacionales" de estas cuatro encuestas, no hay grandes diferencias considerando los márgenes de error: Evo entre 51-52%, Manfred entre 18-21% y Samuel entre 9-13%. Estos parecerían ser ya datos sólidos del comportamiento político de los bolivianos en esta coyuntura.

En cambio, existen grandes variaciones y hasta contradicciones en los "resultados departamentales" desagregados de estas encuestas. ¿Por qué sucede esto?

Es muy posible que las encuestas con muestras más grandes y menor error muestral "nacional" (como las de CAPTURA e IPSOS), tengan errores superiores al +/- 5 % para las sub-muestras departamentales (por ejemplo si no me falla la memoria, en algún canal observe que CAPTURA declaraba niveles de error cercanos al +/- 8% para Pando y Beni). Imagínense el nivel de error de estas sub-muestras departamentales en encuestas de 1000 observaciones o menos....

¿Esto qué significa? Que por razones propias del diseño de estas encuestas es posible que los resultados nacionales de la mayoría de ellas sean relativamente precisos y de hecho, coinciden o están muy cercanos uno del otro. Mientras que sus resultados departamentales son menos precisos, por la sencilla razón de que los errores de sus submuestras regionales superan el +/-6% o incluso se acercan o superan el +/- 10%, que en cristiano quiere decir que un "resultado departamental" de 20% de intención de voto de algún candidato, en realidad estaría fluctuando entre 10% y 30% !!!! Por tanto, las proyecciones de escaños senatoriales y de diputaciones a partir de estas estimaciones deben ser tomadas con mucha cautela.....

Ahora bien y frente a la desconfianza de muchos ciudadanos por estas "contradicciones", hay alguna responsabilidad en las encuestadoras por permitir que sus datos departamentales se presenten sin advertir lo que implican los elevados márgenes de error en esos niveles de desagregación. Pero también tienen responsabilidad los medios de comunicación por utilizar este instrumento de manera tan poco informada y liviana.

* PAPEP-Bolivia / http://blog.gobernabilidad.org.bo

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014