Jueves 18 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2009-11-26 a horas: 16:40:27

Sueco para inmigrantes

Víctor Montoya

Llegué a Estocolmo en pleno invierno. Me impresionó la abundante nieve y la puntualidad en los medios de transporte, la belleza del paisaje y la disciplina de la gente. Eran tiempos de bonanza y los problemas materiales parecían haber desaparecido como por ensalmo. Aquí encontré la solidaridad y la tolerancia, pero también el reto de aprender un nuevo idioma como guagua recién nacida.

Víctor Montoya

Víctor MontoyaNació en La Paz, en 1958. Escritor, periodista cultural y pedagogo. Vivió en las poblaciones mineras de Siglo XX y Llallagua. En 1976, como consecuencia de sus actividades políticas, fue perseguido, torturado y encarcelado. Estando en el Panóptico Nacional de San Pedro y en el campo de concentración de Chonchocoro-Viacha, escribió su libro de testimonio ?Huelga y represión?, hasta que en 1977, tras ser liberado de la prisión por una campaña de Amnistía Internacional, llegó exiliado a Suecia.

Cursó estudios de pedagogía en la Escuela Superior de Profesores, en Estocolmo. Dictó lecciones de quechua en institutos, coordinó proyectos culturales en una biblioteca y ejerció la docencia durante varios años. Ha publicado: ?Días y noches de angustia? (premio nacional de cuento, UTO, 1984), ?Cuentos Violentos? (1991), ?El laberinto del pecado? (1993), ?El eco de la conciencia? (1994), ?Antología del cuento latinoamericano en Suecia? (1995), ?Palabra encendida? (1996), ?El niño en el cuento boliviano? (1999), ?Cuentos de la mina? (2000), ?Entre tumbas y pesadillas? (2002) y ?Fugas y socavones? (2002). Dirigió las revistas literarias ?PuertAbierta? y ?Contraluz?. Escribe para una veintena de publicaciones en América Latina y Europa.

Es miembro de la Asociación de Escritores Suecos y del PEN-Club Internacional. Participó en el Primer Encuentro Hispanoamericano de Jóvenes Creadores, Madrid, 1985, y fue uno de los principales organizadores del Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos en Europa, Estocolmo, 1991.

Su obra mereció premios y becas literarias. Tiene cuentos traducidos y publicados en antologías internacionales. Es redactor responsable de la edición digital de Narradores Latinoamericanos en Suecia: http://www.narradores.cjb.net.

Contactos con el autor
close

Contacto con Víctor Montoya




9 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Con la ayuda de algunos amigos, casi siempre latinoamericanos, intenté adaptarme rápidamente a las costumbres y tradiciones. Aprendí a quitarme los zapatos antes de entrar en una casa, a llamar por teléfono antes de visitar a un conocido, a tomar café en cada pausa, a aceptar las opiniones del prójimo y, sobre todo, aprendí que el idioma es la llave para abrir las puertas de una nueva cultura.

Al principio me comunicaba con los gestos y las manos, y con la extraña sensación de que el idioma sueco, debido a sus complicaciones fonéticas y gramaticales, me parecía una lengua endemoniada. Las primeras lecciones me impartieron en ABF, en la misma calle donde asesinaron a Olof Palme, y después en un campamento de refugiados al sur de Suecia, donde estudié a tiempo completo, con comida y gastos incluidos. ¡Qué gangas!, pensé entonces, sin salir de mi asombro.

Cuando retorné a Estocolmo, con la firme decisión de integrarme a la vida cotidiana de este país, que me acogió como a todos los perseguidos por las dictaduras militares, seguí estudiando al menos con la intención de comprender y hacerme comprender sin mayores dificultades. Así, pasito a paso, el sueco se fue convirtiendo, acaso sin darme cuenta, en mi segunda lengua y en uno de mis principales vehículos de comunicación.

Cuando decidí fijar mi residencia permanente en Suecia, que por esos azares del destino llegaría a ser mi "segunda patria", no me quedó más remedio que esforzarme en aprender el idioma, con la firme convicción de domarlo como a un potro salvaje. Con el transcurso del tiempo, y con un poco de empeño en el proceso de aprendizaje, empecé a tener muy buena relación con el idioma y el idioma empezó a relacionarse conmigo de un modo casi natural.

A estas alturas de mi vida, el idioma sueco, si bien no ocupa sentimentalmente el mismo lugar que el primero que aprendí en el regazo de mi madre, constituye mi segunda lengua. En sueco cursé mis estudios superiores y en sueco, aparte de comunicarme cotidianamente, pienso, amo y sueño muchas veces.

En mi segunda lengua, que aprendí desde los diecinueve años de edad, me relaciono afectivamente y hasta me identifico cuando estoy fuera de Suecia. Parece extraño lo que afirmo, ¿verdad? Mas sólo quienes han pasado más de la mitad de su vida fuera del país de origen, pueden comprender que la segunda lengua es, además de instrumento de trabajo y convivencia social, el primer paso que hace sentirnos integrados plenamente en una nueva cultura, que se nos va filtrando día a día y gotita a gota.

Otra cosa que aprendí durante el proceso de aprendizaje de mi segunda lengua, que empezó en ABF y terminó en otras instituciones educativas, fue a valorar la solidaridad y tolerancia de las profesoras de sueco para inmigrantes; esas heroínas anónimas que son una suerte de puentes tendidos entre varias culturas, entre quienes llegan con un mundo de ilusiones y quienes los reciben con un mundo de expectativas.

Los inmigrantes, aun sin saberlo, somos los embajadores de nuestras culturas, mientras las profesoras de sueco, que casi siempre responden al nombre de Birgitta, Karin, Margareta, Kerstin o Monika, son las anfitrionas de quienes llegamos con las esperanzas de retornar pronto a nuestros países de origen, aunque luego acabemos quedándonos de por vida en los protectores brazos de la Moder Svea.

Las profesoras de sueco son las primeras mujeres que, con experiencia hecha a fuerza de comprensión y paciencia, se empeñan en enseñarnos el idioma moviendo todos los músculos de la cara y el cuerpo. Ellas, aplicando los métodos adecuados de la pedagogía del diálogo, nos meten como con cuchara los conocimientos de la gramática, la fonética y la morfología de cada una de las palabras contempladas en los libros de texto.

Ellas nos enseñan a discriminar la "a" de la "ä" y la "o" de la "ö", a colocar correctamente los artículos determinados e indeterminados, a repetir una y mil veces las palabras de pronunciación complicada. Ellas nos hacen memorizar los siguientes trabalenguas: "Sex laxar i en lax ask", "Knut satt vid en knut och knöt en knut" y "Sju skönsjungande sjuksköterskor skötte sjuttiosju sjösjuka sjöman...". Y, por si fuera poco, ellas nos imparten las primeras lecciones sobre la historia de este país y nos muestran su geografía con la misma didáctica aplicada por Selma Lagerlöf en "El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia".

Muchos son los alumnos que se quedan perdidamente enamorados de su blonda cabellera, sus ojos de cielo despejado y su sonrisa amplia como la naturaleza hecha a la medida de su belleza. No son menos las suecas que, atrapadas por los piropos y la mirada ardiente de un latinlover, quedan atravesadas por los flechazos de Cupido.

Los inmigrantes aprendemos a comer sill con knäckebröd, mientras las profesoras de sueco aprenden a bailar salsa, tango y merengue. No es casual que algunos incluso formen familias y procrean hijos en cuyas venas se mezcla la sangre de ambos. Se cuentan por miles los jóvenes y niños que lucen los ojos claros de la madre y la piel morena del padre; un mestizaje que nos recuerda que Suecia va cambiando de tonos y temperamentos; una prueba más de que la realidad demográfica de este país pasó del blanco y negro al tecnicolor.

Las "parejas mixtas" saben que no hay mejor método para aprender una segunda lengua que "el boca a boca" ni mejor manera de integrarse a una nueva cultura que la de compartir la misma mesa, la misma cama y la misma familia. Y, quienes pongan en duda lo que aquí se afirma, que les pregunten a los protagonistas de esas increíbles historias de la "integración efectiva", donde la pasión ha convertido la segunda lengua en el vaso comunicante del amor. Más todavía, las profesoras de sueco para inmigrantes nos han enseñado que el "choque de culturas" puede convertirse en un "encuentro de culturas", donde todos, a pesar de nuestras diferencias, podemos confluir como los ríos que un buen día se juntan en un mismo cauce.Por todo lo anotado, el sueco para inmigrantes, o el aprendizaje de una segunda lengua, me enseñó que el idioma es la clave para descubrir las peculiaridades de una nueva cultura y el mejor instrumento para integrarse, en igual de condiciones con los ciudadanos nativos, en un país que tiene mucho que compartir con quienes un día cruzamos sus fronteras como aves peregrinas.

Otros artículos de Víctor Montoya

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014