Sábado 21 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2009-07-29 a horas: 01:52:01

Uribe, Correa y Chávez

Los caciques en disputa

Alfonso Gumucio D.

No tengo ninguna simpatía por el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, y coincido con muchos amigos y colegas colombianos en que su política afín a Estados Unidos contribuye al aislamiento del país en el concierto latinoamericano. Con ellos también, y con la mayoría del pueblo colombiano, coincido en que las FARC se han convertido en una vulgar banda de asesinos y narcotraficantes sin ideología ni compromiso real con el pueblo.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




13 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

A Uribe le llueve palo de todas partes por sus políticas represivas y antinacionales, y en días recientes le han caído encima los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Hugo Chávez por declaraciones que hizo el gobierno colombiano sobre los nexos entre las FARC y los gobiernos de Ecuador y Venezuela. Si somos un poquito honestos y tratamos de analizar fríamente la situación, esta vez ni Correa ni Chávez tienen razón para enojarse.

El motivo de la pataleta del presidente ecuatoriano en días pasados fue la difusión de un video donde el jefe guerrillero de las FARC, el "Mono Jojoy", afirma que la guerrilla contribuyó con fondos en la campaña presidencial de Rafael Correa. Puede ser una mentira grosera, y probablemente lo sea, pero entonces que se enoje Correa con el "Mono Jojoy" y no con el gobierno colombiano. Ese video existe y el sonido y la imagen no dejan lugar a dudas. Los peritos han confirmado que no se trata de ningún trucaje, y que el que aparece en la imagen haciendo esas declaraciones es realmente el "Mono Jojoy".

Cuando Raúl Reyes, el segundo hombre de las FARC fue asesinado por militares colombianos en su campamento en territorio ecuatoriano, la madrugada del 1 de marzo del 2008, el Presidente Correa se apresuró a protestar por la invasión del territorio ecuatoriano; es lo que le correspondía hacer, por supuesto. Pero en su indignación se olvidó de explicar por qué no era también una agresión al territorio nacional ecuatoriano el establecimiento de campamentos de las FARC. Al parecer, la presencia armada de las FARC era bienvenida y la frontera estaba mejor vigilada por el ejército de Colombia que por el de Ecuador.

En las computadoras que capturaron los militares colombianos en el campamento de Raúl Reyes, se descubrió información que vincula a los gobiernos ecuatoriano y venezolano con las FARC. Ahí también Correa lanzó el grito al cielo diciendo que todo eso era fabricado, que eran mentiras, pero al poco tiempo los expertos en informática de la INTERPOL confirmaron que la información se encontraba en las computadoras antes del ataque, o sea, no había sido añadida a posteriori por agentes colombianos, como decía Correa.

No solamente se ofendió Correa, sino también Hugo Chávez, el matón del barrio, cuya bocota no pierde oportunidad para amenazar a todo el mundo y ofrecer intervenciones armadas por todas partes, como si alguien lo hubiera nombrado policía de la región.

Ahora, Chávez ha vuelto a ofenderse y amenaza con romper definitivamente relaciones con Colombia y armar hasta los dientes al ejército venezolano en las fronteras. ¿Cual es el motivo? En el campamento que dejó atrás el "Mono Jojoy" mientras escapaba del cerco del ejército colombiano, se encontró un arsenal de armas y bombas de fabricación sueca, cuyos números de serie evidencian que eran armas compradas por Venezuela. El gobierno colombiano hizo conocer esa información y Chávez, en lugar de investigar cómo se filtraron esas armas de su ejército a manos de las FARC, lo que hizo es responder a "la agresión de Colombia" con amenazas de todo tipo. Si Chávez quiere enojarse que se enoje, pero ¿por qué no explica primero cómo llegaron esas armas a manos de las FARC? Sobre ese tema no dice ni pío, quizás porque no tiene cómo explicarlo.

En la cumbre del Grupo de Río en Santo Domingo, donde se ventiló el problema de la incursión de Colombia en territorio ecuatoriano, Chávez prácticamente juró que él no apoyaba ni apoyaría a las FARC. Lo hizo con toda seriedad, y se mostró tan conciliador que fue a saludar a Uribe con un apretón de manos. Su papel en esa reunión fue constructivo, contribuyó a disolver la tensión y dejó como payasos a Correa y al metiche de Daniel Ortega que habían roto relaciones con Colombia precipitadamente. Vistas las cosas un año más tarde, al parecer fue una estrategia de Chávez para evitar las críticas, porque él mismo estaba contra la pared ante la evidencia que fue presentada por Colombia. Ahora está claro que Chávez sí tuvo que ver con las FARC, y que posiblemente tenga que ver todavía.

Tanto Correa como Chávez tienen mucho que explicar en lugar de ofenderse como niñas vírgenes a las que Uribe les levantó la falda. Las mentiras y las posturas agresivas no los van a llevar muy lejos. Están perdiendo la confianza de quienes por razones políticas los apoyamos en su momento. No podemos tolerar el encubrimiento de hechos tan graves, lo menos que ambos pueden hacer es ordenar una investigación seria, que responda las preguntas que se hace la comunidad internacional. ¿Alguien cree sinceramente que Correa y Chávez no tienen nada que ver con las FARC?

Todos tenemos posiciones ideológicas que defendemos con denuedo cuando es necesario, pero lo que no se puede hacer es mentir a los demás y mentirse a sí mismo. La falsedad es uno de los principales problemas de la política; y, sean de izquierda o de derecha, las mentiras son despreciables. En este caso las pruebas están muy claras, no se trata de acusaciones vanas y superficiales: ahí está la grabación de video, ahí están las computadoras y ahí están las bombas de fabricación sueca. ¿Qué tan deshonestos queremos ser para negar la evidencia?

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014