Miercoles 22 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Política >> Justicia, DD. HH.
Actualizado el 2009-07-09 a horas: 17:51:49

De Miami a Chonchocoro:

De poderoso "Ministro de la Cocaína" a septuagenario reo

Miguel Melendres

(ABI).- La figura esmirriada de un hombre de pelo cano y luenga barba blanca, enfundado en un deportivo plomo y una chaqueta caqui, con vendas en lugar de calcetines y enzapatado en piezas que lucían dos o tres números más que su calzada, se recortó en la puerta del Boeing de American Airlines.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Costaba reconocer al hombre que nada tiene que ver con aquél que, vestido en traje sastre, de prominente abdomen y grueso cuello, se mandó aquella noche de julio de 1980, altanero y altisonante, aquella frase intimidatoria que aún no logra depósito aún en la histórica boliviana: "tienen que andar con su testamento bajo el brazo".

Tampoco tiene algo con el que, en pantuflas, bermudas y con sólo una remera fue entregado sin trámite sumario a Estados Unidos, luego de ser aprehendido en una quinta, La Florida, en Santa Cruz, cuando disfrutada de un churrasco en diciembre de 1989.

El frío calaba los huesos en el aeropuerto internacional de El Alto, donde aún no había despuntado el sol, cuando la aeronave de American (vuelo de itinerario 622) procedente de Miami (Estados Unidos) se posó lento hasta la exasperación en uno de los parqueos del aeródromo.

De su interior salió, a paso casino, apoyado en un bastón, el ex hombre fuerte de la dictadura militar instaurada el 17 de julio de 1980 en medio de un baño de sangre. Lo custodiaban uniformados encasquetados en pasamontañas, fusiles en ristre, y autoridades penitenciarias bolivianas, entre ellos el director nacional de cárceles, Jorge López.

Es Luis Arce Gómez, de 71 años, 15 de los cuales en una presión de Miami por delitos de narcotráfico.

Descendió a duras penas las escalerillas del avión. Encorvado y protegiéndose del frío andino con una gorra de lana color café, que acentuaba más aún su ancianidad prematura y su pobreza de solemnidad, se instaló en la plataforma.

Silente y lanzando miradas de rabillo, casi sin despegarlas del piso, Arce Gómez, el hombre al que "no le temblaba la mano" al disponer a diestra y siniestra la vida de bolivianos entre el 17 de julio y el 21 de agosto del año siguiente, se dejó caer en una silla de ruedas que le sirvieron para transportarlo, luego, hasta la parte posterior de una vagoneta oficial de color blanco, que le instaló en un consultorio en el Aeropuerto.

Entre imperturbable y nervioso jugaba con la placa dental que sacaba y ponía sobre el maxilar inferior.

Los galenos diagnosticaron, minutos más tarde, que no necesitaba de un cuidado especial a su ingreso a La Paz. 06h55.

Antes de pasar la revisión médica de rigor, el juez José Ayaviri se abrió paso hasta plantarse ante el ex ministro.

Arce Gómez, asistido por una mascarilla para inhalar oxígeno, lo miró expectante.

"Soy el juez tercero de Ejecución Penal. Solicito a su persona que se identifique y, si es la persona Luis Arce Gómez", le intimó sin despegar los ojos de un papel que hizo relucir.

Arce Gómez asintió con un parpadeo. Ayaviri procedió entonces en apego al procedimiento.

"En esta condición y en ejecución de la ley penal, cumpliendo las normas previstas en el artículo 19 y 430 de la Ley 1970, notifico a su persona con el presente mandamiento" de arresto, le dijo al tiempo de acercarle el documento que el otrora poderoso ministro del dictador Luis García Meza puso enfrente de su vista y que, rápidamente, descartó sin dejar de asirlo.

Se trata de la sentencia escrita a 30 años de presidio sin derecho a indulto que le aplicó en 1993 la Corte Suprema de Justicia de Bolivia, a él y al dictador Luis García Meza, inquilino, desde 1994, de Chonchocoro, una de cuyas celdas le espera.

El frío se contrarresta un poco con el sol que asoma tímidamente por el extremo este de La Paz. El personal médico y de la oficina de Migración de EEUU que acompañó a Arce Gómez desde Miami, entregan, formalmente, a Arce Gómez a las autoridades bolivianas y, luego, pegan la vuelta.

Arce Gómez no articula palabra y, dócil, obedece los ruegos que le formulan los funcionarios encargados de llevarle a los calabozos de Chonchocoro.

Instalado en una ambulancia, por seguridad médica, emprende el camino de ida, directamente y sin escala, a la Cárcel de Máxima Seguridad de San Pedro de Chonchocoro.

Fueron 17 kilómetros que el "Ministro de la Cocaína" gozó de alguna libertad, sin ver sólo cuatro paredes a su alrededor.

Al paso de la caravana de motorizados camino a la penitenciaría enclavada en el gélido altiplano boliviano, a 30 km de La Paz, pudo apreciar a su alrededor el gran operativo policial que se había montado horas antes en toda la vía, esperando su llegada a Bolivia.

Tampoco le fueron indiferentes las luces y flashes que descargaban, desde diversos emplazamientos y posibilidades de cámara, los periodistas que acompañaron la caravana de vehículos que custodió al ex reo 41663-004 de la Federal Correctional Institution Coleman Low de Florida, EEUU, donde se lo conoció por cerca de 20 años, como "un hombre enfermo y muy solitario".

07h35 Los portones pardos de metal del penal de máxima seguridad se abren de par en par. Antes, el cerco perimetral de alambre, que rodea la temida cárcel boliviana, franquea el paso a la caravana de motorizados. En una suerte de arco de mediopunto, que da acceso al recinto, se lee la inscripción "San Pedro de Chonchocoro.

A esa hora de la mañana, dos grados centígrados bajo cero. Por esa misma puerta metálica, había cruzado, 16 años atrás, su compinche Luis García Mesa, quien accedió a la presidencia de Bolivia por vía de un cuartelazo contra la entonces presidenta constitucional Lidia Gueiler Tejada. Su corta estadía en el poder, dejó una centena de muertos y otros tantos desaparecidos y un Estado en ruinas.

Un ejército de periodistas sigue palmariamente los movimientos del ex ministro.

Se creyó primero que Arce Gómez iba a ser presentado en una conferencia de prensa dictada por el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, en el comedor de Chonchocoro.

Minutos después, corrigen la imprecisión y Arce Gómez es llevado, montado siempre en silla de ruedas, a la Sala de Filiación de Reos, donde se le toma nota de sus datos personales y sus huellas digitales.

A pocos metros de allí, se alcanzaba a escuchar los gritos de gente movilizada y con pancartas, que llegó hasta el penal para gritar consignas contra el detenido y a favor de su condena.

"Genocida", "golpistas a la cárcel", "nunca perdimos la memoria", "¿tienes tu testamento bajo el brazo?", le recriminan.

"Ni perdón ni olvido, Arce Gómez, ¡Asesino!", "Hoy Arce Gómez, mañana llega Goni (como se conoce al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, refugiado en EEUU y enjuiciado por genocidio)", se leen en los carteles desplegados en los accesos al penal y hechos, es evidente, a la rápida y con pintura roja.

"Finalmente este hombre tuvo que pagar su sentencia. Queremos que ahora nos diga dónde están los restos de nuestro Marcelo Quiroga y de los demás desaparecidos", gritó Juan Carlos Palacios que dijo pertenecer a la Agrupación de Jóvenes Bolivia por el Cambio.

Marcelo Quiroga Santa Cruz, líder socialista boliviano fue asesinado por paramilitares en la misma sede de la Central Obrera Boliviana, en el paseo capitalino El Prado, donde esa mañana del 17 de julio de 1980 sesionaba de urgencia el Consejo Nacional por la Democracia, luego de difundida la noticia que la Sexta División se había alzado en armas en Trinidad contra la administración de la presidenta Gueiler Tejada.

Oficina de Afiliación. 07h48. Miembros de la Policía toman rumbo hacia Régimen Cerrado del penal. La puerta es pequeña y no cabe la silla de ruedas.

"Puedo pararme", es lo único que se alcanza a escuchar de su voz queda. Está ya resignado. Su rostro expresa incertidumbre. Se levanta e ingresa a pie al primer pabellón de detenidos de forma precautoria donde permanecerá hasta que le lean su sentencia completa ante un juzgado, el lunes, a media tarde. Arce Gómez fue sentenciado en rebeldía en 1993 y no escuchó su sentencia.

Un funcionario le ayuda, de todas formas, a incorporarse.

- "Gracias, pasaré", murmulla al tiempo de aspirar una larga bocanada de oxígeno. Se afirma bien y antes de caminar se lleva hacia atrás la mano izquierda para suspender el deportivo que, por el trajín, se ha precipitado por debajo del coxis.

Arce Gómez apoya el calado y se impulsa al interior de un complejo de celdas, una contigua a la otra.

El ex hombre fuerte del "garcíamezismo" lanza miradas escrutadoras, de izquierda a derecha mientras transita hacia la celda RC-6.

Transcurre el umbral. En las paredes color ocre se lee la inscripción cruzada por una flecha "Willy hijo. ." y en el otro flanco se dibuja una enorme hoja de coca verde rubricada por una palabra en inglés "cocain".

Paredes desportilladas, pinturas lavadas por el tiempo y las fricciones. A mano alzada el dibujo de una efigie que representa a un hippie, de melena y barba y anteojos oscuros. Varios garabatos indescifrables. Asteriscos. Palabras y cifrados ininteligibles. Arce Gómez los ve pero no los mira. Camina lento sin reparar en su alrededor.

Roza una pared en la que se lee algo así: "En unos 50 años saldrás todo callado".

Frena un poco su caminar. Y vuelve a meter una bocanada de aire. Está cansado. Un funcionario de penintenciarías enfundado en un sobretodo negro le apuntala asiéndole por uno de los brazos.

El periplo prosigue. Se instala en el umbral de la celda, de su celda, CR-1, de 2,5X3,5 m2. En la puerta metálica de color rojo está adosado un impreso que dice: "La venganza del tigre". Echa una mirada más, de registro y da un paso sin musitar palabra.

Detrás de él se cierra el calabozo.

08h00. En las afueras del penal un uniformado rasca una escoba contra el piso sin quitar la vista de cuatro balones de gas doméstico que seguramente esperan por el camión repartidor. El sol, que no mitiga el frío andino, hace relucir la paja brava que se impone en los Andes.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014