Lunes 30 de marzo del 2020
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Resto del mundo
Actualizado el 2009-01-09 a horas: 00:28:50

Somos todos cómplices

Genocidio en Gaza

Alfonso Gumucio D.

La masacre de más de 700 palestinos en Gaza por parte de fuerzas militares de Israel puede calificarse sin duda alguna de genocidio, por que los actos de guerra han sido deliberadamente perpetrados con la intención de liquidar a la población palestina, sin hacer distinciones entre mujeres, niños, ancianos o combatientes de Hamas. Los judíos saben lo que es el genocidio, puesto que lo padecieron en manos de Hitler, de modo que si ahora no protestan contra su gobierno es porque son cómplices. Y todos los que callamos somos también cómplices.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




9 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

La indignación que uno siente por la prepotencia de Israel en una lucha tan desigual, solo es comparable a la impotencia de ver que el mundo "civilizado" permanece indiferente a lo que está sucediendo. Las "declaraciones de protesta" de los países europeos son un hipócrita saludo a la bandera, pues no contribuyen en nada a parar la masacre.

Peor aún, el veto de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha impedido que se emita una resolución de censura a Israel, lo que en realidad significa que la masacre puede seguir con la venia de los países más poderosos del planeta, que conforman el Consejo de Seguridad, aún cuando esta vez fue Israel que rompió la tregua (algo que los medios de información olvidan convenientemente).

Los medios masivos en Estados Unidos y en Europa tienden a manipular la información. La diferencia es notoria entre lo que uno puede ver en CNN, que privilegia el punto de vista de Israel, o en Al Jazeera, por ejemplo.

Una agresión tan flagrante a la soberanía de Palestina debería haber sido inmediatamente castigada con la ruptura de relaciones con Israel, empezando por los países árabes, que han demostrado una gran cobardía. Egipto, con Mubarak el eterno autócrata, hizo una declaración tímida cuando ya había 400 muertos en las calles de Gaza, pero con la otra mano cerró sus fronteras para que los palestinos no pudiera huir de las bombas. El analista inglés Robert Fisk opina que ello revela el grado de corrupción del gobierno egipcio, que tiene montado además un régimen represivo tenebroso.

Los países árabes son una vergüenza, poco solidarios, cobardes. Y el resto del mundo también. Venezuela optó por expulsar al Embajador de Israel en Caracas. Mejor hubiera sido una ruptura de relaciones, pero por lo menos es un gesto que otros países no han tenido los pantalones de seguir.

El mismo Robert Fisk nos refresca la memoria sobre otras masacres perpetradas por Israel en años recientes: "Ya se nos olvidaron los 17 mil 500 muertos -casi todos civiles, la mayoría mujeres y niños- durante la invasión de Israel a Líbano, en 1982; los mil 700 palestinos muertos durante la matanza de Sabra y Chatila; la masacre de Qanaen en que murieron 106 civiles libaneses refugiados, más de la mitad de ellos niños, en una base de la ONU; la matanza de los refugiados de Marwahin, a quienes Israel ordenó salir de sus casas en 2006 para luego ser asesinados por helicópteros israelíes; los mil muertos en el mismo bombardeo del mismo año y en la invasión a Líbano, y lo mismo, casi todos civiles."

No soy de los que usan la palabra genocidio para cualquier situación de represión como hacen otros alegremente, pero en este caso corresponde plenamente usar esa palabra. Para empezar, esto es lo que dice la Real Academia de la Lengua en su definición sobre genocidio: "Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad." Ahora veamos la definición del artículo 2 de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 1948, y en vigor desde enero de 1951; se entiende por genocidio, dice la Convención, aquellos actos "perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso".

Los 700 palestinos asesinados en Gaza en estas dos semanas de agresión israelí no son víctimas de una guerra, sino víctimas de genocidio. Qué clase de guerra sería, donde de una parte son asesinados centenares de mujeres, niños y ancianos, y de otra parte mueren cinco -repito cinco- soldados de Israel, tres de los cuales fueron muertos por sus propios compañeros de armas, en lo que en la jerga grotesca de los militares se llama "fuego amigo" (friendly fire).

Este mundo está patas arriba, como diría Galeano, tanto que el protagonista de la agresión el Primer Ministro de Israel, Ehud Olmert, está acusado de corrupción, y no ha tenido la decencia de renunciar para que la investigación no afecte al gobierno. Esa es la calaña de los agresores sionistas.

En cuanto al grupo Hamas, ciertamente es un grupo terrorista, tanto como lo fue la resistencia francesa durante la ocupación nazi. Los maquis franceses, que hoy son héroes nacionales y europeos, eran tachados de "terroristas" por los nazis y por los que simpatizaban con Hitler. Ponían bombas y buscaban las ocasiones para atentar contra las fuerzas de ocupación, igual que lo hacen hoy los de Hamas. No debemos olvidar que Palestina es un país ocupado militarmente, Gaza es un gigantesco campo de concentración.

La historia de Palestina es una historia de sufrimiento y persecución, donde los grandes responsables son las potencias mundiales. Desde la siniestra Declaración de Balfour en 1917 se abrieron las puertas para que el destino de la nación palestina fuera decidido por Inglaterra y por Estados Unidos, a favor de los intereses del sionismo. Los ingleses, en particular, han jugado un papel tenebroso en el despojo de los territorios palestinos, y por supuesto en las últimas décadas Estados Unidos, que ha hecho de Israel su portaviones militar en el Medio Oriente. Estados Unidos proporciona a Israel más ayuda militar y económica que a ningún otro país en el mundo. Sin el padrinazgo de Estados Unidos el Estado de Israel no duraría mucho.

Palestina perdió Jerusalén y parte de su territorio en 1947, los habitantes palestinos que habían estado allí toda su vida tuvieron que refugiarse en Egipto y en Líbano, entre otros países. Como cuenta Edward Said en sus memorias, los judíos fueron ocupando barrio por barrio la ciudad, y luego el país entero, dejando a los palestinos una porción mínima de su dividido territorio, que ahora es atacado con fines de exterminio, como sucede en Gaza en estos días. Desde la creación del Estado de Israel, Palestina no ha cesado de perder territorio, debido a la política expansionista y de ocupación de Israel.

Los países "civilizados" de Europa hicieron tanto escándalo en torno al Muro de Berlín, llamándolo "el muro de la vergüenza", pero ahora no dicen absolutamente nada del muro que Israel ha construido alrededor de los palestinos.

Olvidan que Israel es el país que menos ha cumplido las decisiones adoptadas por las Naciones Unidas sobre el conflicto palestino. Ha violado casi todas las resoluciones aprobadas por la organización, simplemente las ignora porque tiene su padrino protector, Estados Unidos, que usa su veto en el Consejo de Seguridad. En esas condiciones, uno se pregunta de qué sirven los acuerdos internacionales, cuando hay países que no los respetan.

El cese al fuego acordado en el Consejo de Seguridad en un lenguaje vacío y sin condena a Israel, no durará mucho. El mundo está mal, está torcido, y nuestra indiferencia ante el genocidio en Gaza hace que esa situación de abuso contra el pueblo palestino se perpetúe.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 * 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014