Viernes 14 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2009-01-04 a horas: 13:29:29

Constitución Política

Cómo encarar el debate con el pueblo

Antonio Peredo Leigue

La nueva Constitución Política del Estado, después de una larga y penosa marcha por sendas llenas de baches y obstáculos será, finalmente, refrendada el 25 de enero. Ese domingo, apenas habrán pasado tres días de iniciado el cuarto año de mandato del presidente Evo Morales. Este gobierno quería que, al promulgarse el nuevo texto constitucional, se convocara a elecciones. Pero, el consenso con la oposición, obligó a postergar unos meses y dejar, para diciembre siguiente, las elecciones generales.

Antonio Peredo Leigue

Es periodista, profesor universitario. Hasta 1992 fue director del semanario Aquí. Fue candidato vicepresidencial del MAS en las elecciones de 2002 y luego fue senador por el MAS. Murió el 1 de junio de 2012.

Contactos con el autor
close

Contacto con Antonio Peredo Leigue




8 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Empero, el tema ahora es la forma en que debe socializarse la CPE en los sectores populares y en la clase media.

La derecha opositora -tomando en cuenta que no hay derecha que nos apoye- y la seudo izquierda cómplice de la oposición, han diseñado dos formas de engaño para ensuciar la campaña por el voto en ambos temas. Una, es la mentira descarada que hace mella en quienes no hay leído y, por tanto, no conocen el nuevo texto de la Constitución. Se trata de decir que, en el texto, las autonomías no aparecen o, cuando se les muestra que el tema está en el texto, sostienen que es un engaño y no hay verdadera autonomía. La otra mentira es que, quien tiene dos casas, dos autos o dos terrenos, tendrá que entregar uno al Estado y, en el colmo del descaro, que el Estado les quitará a sus hijos. Es un argumento bastante tonto pero, de algo sirve para ellos.

La otra forma busca desviar el debate hacia lo superficial. Unos dicen que el Congreso Nacional no tiene atribuciones para enmendar el texto de la CPE; de pronto, la Constitución aprobada en Oruro es válida para quienes la condenaron. Otros argumentan que el MAS negoció su permanencia en el gobierno, a cambio de darle concesiones a la derecha. Los terceros, afirman que se les regala tierras a los terratenientes. Hay aún quienes sostienen que debe votarse contra la nueva Constitución, pues si en el Congreso se hizo reformas, el MAS podrá hacerlo en cualquier momento y de acuerdo a su conveniencia. Para decir NO, pueden argumentarse muchas razones pero, sobre todo, infinidad de sinrazones.

Que no nos engañen

Falta preparación y falta conocimiento. Este es otro de los ataques que cala profundo. Y no es cierto. Tenemos la preparación y el conocimiento suficiente. Basta preguntarse: ¿de dónde sale el contenido de la nueva Constitución Política del Estado? No es obra de sabios ni profesionales que se pusieron a escribir un texto para que lo estudiemos y alabemos su sabiduría. Es el resultado de las luchas populares, de los reclamos nacionales por la soberanía y la dignidad, por la recuperación de nuestros recursos, por la incorporación de los discriminados, por la afirmación de nuestros derechos que se ignoraron siempre.

Por eso es que no debemos dejarnos llevar al engañoso terreno en el que quieren jugar. La pretensión de los opositores es que vayamos a una discusión sobre la validez de la constitución, sobre la legalidad de los ajustes parlamentarios, sobre el tema de las autonomías en concordancia con los referendos de mayo y junio pasados. Esa es la confrontación que quisieran tener para con fundir al pueblo.

Encaremos el debate desde lo positivo. Lo altamente constructivo de las reformas que preparan el camino para construir una estructura diferente de país inclusivo, digno, soberano y proyectado hacia un futuro en que nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos, vivamos bien.

Busquemos, en el intercambio de ideas con todos los bolivianos y las bolivianas, la integración que pueda sentir cada uno de ellas y ellos, con ese texto. Que se sientan reflejados en sus anhelos y en sus esperanzas, en la nueva Constitución Política del Estado.

La esencia vital

La nueva CPE tiene aspectos de primera importancia que simplemente no están en la que rige actualmente. Los derechos de los pueblos originarios, el reconocimiento de sus usos y costumbres y la aplicación de sus formas de actuación jurídica.

Están, nunca olviden esto, los derechos fundamentales. No se trata de haberles puesto un nombre. Se trata de un compromiso del Estado boliviano de trabajar constantemente hasta lograr que cada uno de los habitantes de este país, tenga acceso garantizado a cada uno de tales derechos.

Los derechos fundamentales comienzan con el derecho a la vida, el derecho al trabajo, a la educación y a la salud. Se expresa en el derecho a los servicios básicos, a la vivienda y a la libertad que no admite la esclavitud ni la servidumbre.

Por supuesto que se reconocen todos los derechos inscritos en las cartas mundiales. Pero de los mencionados se habla con preferencia, porque de éstos depende el concepto de vivir bien. Ningún pueblo sin salud y sin educación, puede aspirar a una vida digna. Todos los seres humanos tenemos derecho a esto y nosotros, con nuestro esfuerzo, con nuestro trabajo, podemos construir ese futuro de bienestar.

La meta esencial

Ahora buscan que fracasemos en esa tarea. La buscan quienes acapararon la riqueza. Aquellos que no quieren el cambio, porque significa que sus privilegios desaparecen. Contra ellos estamos luchando y sabemos que no dudarán en usar la extrema violencia para defender sus prebendas, sus negociados, sus extorsiones.

Nuestro propósito, naturalmente, es lograr que esa Constitución sea aprobada por la mayoría del pueblo. Por una mayoría abrumadora. Una mayoría que no les permita decir que, un sector importante de la población, le dijo NO a la CPE. Esa negación tiene que reducirse a un mínimo descartable, una ínfima cantidad en la que no se sientan representados ni siquiera ellos mismos.

La lucha que hemos emprendido, no es por la aprobación de un texto. Es la lucha por el porvenir de Bolivia.

Otros artículos de Antonio Peredo Leigue

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014