Lunes 18 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Sociedad
Actualizado el 2008-10-30 a horas: 23:11:56

Servidumbre por deudas y sobre explotación de recursos naturales en la Chiquitanía

Arturo D. Villanueva Imaña

Este mes en la Chiquitanía, específicamente en Concepción, se ha llevado adelante un nuevo Festival de la orquídea, que ha convocado innumerable cantidad de turistas nacionales y extranjeros y ha volcado la atención del país sobre esta iniciativa digna de todo reconocimiento.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

La música barroca, la arquitectura misional y otras experiencias culturales que se recuperan son una cara de la medalla que no es posible dejar de resaltar y reconocer, en vista de su indudable aporte al desarrollo. En el mismo contexto, también se están produciendo hechos y situaciones de extrema gravedad.

La Gran Chiquitanía continúa siendo sometida a un sistema de sobre explotación y despojo que se expresa de diversas maneras, de acuerdo a lo que se pudo establecer en una investigación de campo realizada durante todo el mes de julio pasado y que permitió recorrer las 5 provincias chiquitanas del departamento de Santa Cruz.

En la Chiquitanía persisten relaciones de servidumbre temporal por endeudamiento de la fuerza de trabajo de las comunidades indígenas chiquitanas, que a través del mecanismo del "adelanto" o pago anticipado que se acostumbra recibir de contratistas, "pirateros" y patrones, engancha a los comunarios indígenas que se ven obligados a efectuar tareas de "rumbeo" (búsqueda de árboles en el bosque), marcaje de los árboles, corte y carguío de los mismos, a precios realmente ridículos frente a los que se obtienen los dueños del capital y los contratistas en el mercado, sin ni siquiera haberse dado ninguna molestia o trabajo para percibir los ingresos y la ganancia obtenida.

Esta práctica (originada en gran medida en las enormes necesidades y la pobreza del pueblo indígena chiquitano), al margen de someter y reproducir a relaciones de trabajo servidumbrales que debieron haber sido superadas hace decenas de años, provocan una sobre explotación de los recursos forestales, cuya magnitud solo se puede apreciar cuando se observa innumerable cantidad de camiones tronqueros que cotidianamente circulan por los caminos, así como por la sorprendente cantidad de aserraderos instalados en diversos pueblos de las 5 provincias chiquitanas.

Esta situación entraña el sometimiento y explotación laboral y de trabajo de la población indígena chiquitana, así como de su propia dignidad, bajo relaciones servidumbrales inadmisibles; al mismo tiempo provocan una sobre explotación y pirateo de los recursos forestales, afectando de forma alarmante al ecosistema de la región.

Al margen de la importante riqueza forestal y de biodiversidad que todavía se concentra en la Gran Chiquitanía, también son de gran significación los recursos mineros (especialmente el hierro en el Mutún y el oro a lo largo de varias provincias), tal como se establece en los mapas de concesión respectivos.

La enorme riqueza aurífera ha convocado al establecimiento y explotación de enormes emprendimientos empresariales que implican el funcionamiento de grandes campamentos, maquinaria y tecnología de última generación y gran capacidad, e inclusive el establecimiento de pistas y aeropuertos privados que funcionan interrumpidamente sacando el oro por kilogramos.

También opera una minería más rústica pero no menos dañina que está provocando muy graves daños socio ambientales que afectan el paisaje, el bosque, las fuentes de agua, etc, dejando enormes huecos e innumerables caminos que destrozan el territorio chiquitano, sin que se haya podido percibir ningún trabajo de supervisión, control y, menos, de mitigación.

La Organización Indígena Chiquitana (OICH) que aglutina 12 centrales regionales en las 5 provincias en el pasado ha efectuado y logrado en algunos casos poner en evidencia los efectos y daños provocados por la actividad minera en sus territorios; sin embargo, debe denunciarse y resaltarse el hecho de que dichas iniciativas no han logrado detener el impacto y la continuidad de estas actividades que al mismo tiempo de provocar enormes impactos socio ambientales, también contribuyen a la distorsión y efecto negativo sobre las actividades y el sistema económico productivo de las comunidades indígenas chiquitanas, que distraen parte de su tiempo para obtener unos pocos gramos de oro, a costa de contribuir al destrozo, deterioro y grave afectación del territorio, el medio ambiente y sus propias comunidades.

Esta muy breve descripción de otras actividades económicas y productivas que actualmente también se realizan en la Chiquitanía no puede dejar de mencionar lo que sucede con las tierras.

Al margen del innegable avance en el proceso de saneamiento y la voluntad política expresa por lograr una mas equitativa distribución de tierras que revierta a dominio del Estado los latifundios improductivos; debe señalarse que en el caso de la Gran Chiquitanía parece haber olvidado la imperiosa necesidad de que ese proceso agrario no ignore y también contemple, recupere y garantice la soberanía territorial.

Además de la elevada concentración de tierras en manos de pocos latifundistas, la Gran Chiquitanía es también escenario de una febril actividad de tráfico de tierras que está favoreciendo principalmente a Menonitas de diverso origen y brasileños, que se están adueñando de grandes extensiones de tierra, afectando de esta manera la propia soberanía nacional sobre las mismas.

La gravedad del asunto es mayor. La cantidad sorprendente de personas y familias extranjeras (especialmente menonitas) que recorren y es posible encontrar a lo largo y ancho de la Chiquitanía integran conglomerados sociales completamente cerrados y excluyentes, que trabajan desboscando y explotando grandes extensiones de tierras, sin relacionarse con la sociedad circundante y sin contribuir en absoluto a la economía regional, bajo un sistema totalmente discriminatorio del país y la sociedad que los cobija.

Estos hechos que por cierto vulneran a los derechos laborales, ambientales, económicos y culturales del pueblo indígena chiquitano, también inciden de manera preocupante en la soberanía nacional, la economía regional y los recursos naturales de la Chiquitanía.

Sería conveniente que en forma urgente y perentoria, los organismos estatales competentes (cuyo vacío y falta de presencia en la región chiquitana provoca indefensión, falta de control y desprotección), puedan priorizar también la gestión pública, la definición de políticas y la atención de los problemas y situaciones descritas.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014