Lunes 20 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2008-06-12 a horas: 01:06:19

Metidas de pata del Ministro Rada

La hipocresía en el poder

Alfonso Gumucio D.

Varios centenares, quizás miles, de pobladores de El Alto bajaron a la ciudad de La Paz con la intención declarada de “quemar la Embajada de Estados Unidos”. Un dispositivo policial impidió que esto ocurriera; hubo gases, pero ni un solo herido. La situación fue controlada y a eso de las 3 de la tarde, cuando pasé por allí, no quedaba ni un solo manifestante. En la noche, las noticias daban cuenta de que el Ministro de Gobierno, Alfredo Rada, había decidido destituir al jefe de la policía por haber reprimido a los manifestantes, es decir, por haber impedido que tomaran el edificio de la representación gringa.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




12 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Quienes han leído mis artículos de toda la vida y quienes conocen mi posición política, saben perfectamente que no guardo la menor estima por el gobierno de Estados Unidos, y menos por la administración de George W. Bush, cuyas acciones imperiales en el mundo entero son nefastas. Me importa un pepino lo que pase con el bunker que los gringos han construido en San Jorge, pero por otra parte me parece un enorme despropósito del Ministro de Gobierno sancionar a la policía por cumplir con su deber, y una enorme hipocresía del gobierno actuar a través de los pobladores de El Alto en lugar de tomar acciones diplomáticas.Si el gobierno quiere enviar una señal de protesta a Estados Unidos, tiene varias opciones: romper relaciones diplomáticas con ese país, expulsar al embajador o por lo menos llamar al embajador boliviano en Washington. Esos serían los canales adecuados, todo lo demás es un juego demagógico, palabrería sin contenido y acciones de hipocresía, como la de soliviantar a los pobladores de El Alto para que “incendien” la delegación diplomática. El meollo aparente de este incidente es la decisión de Estados Unidos de otorgar asilo político al ex Presidente Sánchez de Lozada y al ex Ministro de Gobierno Sánchez Berzaín. El gobierno dice que se acaba de enterar de que el asilo fue concedido hace un año, lo cual es francamente poco creíble. Si el juicio que se sigue a los ex funcionarios fuera una prioridad parta el gobierno del MAS, evidentemente que el Embajador de Bolivia en Washington tendría la responsabilidad de seguir de cerca el proceso, en lugar de perder el tiempo agitando su melena en recepciones diplomáticas.Lo cierto es que el juicio no es ninguna prioridad para el gobierno, todo lo contrario. El gobierno está desesperado por reconstruir alianzas políticas, y el MNR es uno de los pocos partidos que le está siguiendo el juego. El gobierno necesita del MNR, y es por eso que todo el planteamiento del juicio contra los dos Sánchez es un despropósito. Primero, porque la acusación de “genocidio” es una manera de impedir que el juicio se lleve a cabo, ya que esa tipificación de delito bastaría, según normas internacionales, para desestimar la acusación. La definición de genocidio –fácil de encontrar en cualquier diccionario- no tiene nada que ver con los enfrentamientos y la masacre de pobladores alteños. En segundo lugar, incluir en el juicio a todos los ministros del gabinete de Sánchez de Lozada, es otra manera de diluir las responsabilidades y de alejar al infinito la posibilidad real de que ese juicio de responsabilidades se lleve a cabo alguna vez. La verdad es que al gobierno no le conviene llevar adelante el juicio porque perdería su posibilidad de aliarse con el MNR. Todo lo demás es simple y llanamente discurso demagógico. Lo que ha sucedido esta semana es otra muestra de la hipocresía gubernamental. La destitución del jefe de la policía por haber actuado protegiendo la delegación diplomática constituye un absurdo y una metida de pata más en la larga lista que cada semana comete el gobierno. Y parece que el Ministro Rada es ahora el campeón de las metidas de pata, superando al Canciller Choquehuanca y al propio Presidente de la República. La semana anterior este mismo Ministro de Gobierno tuvo la brillante idea en su cabecita de chorlito, de enviar a un comando de encapuchados para secuestrar a un ciudadano en Sucre, sin mandamiento de apremio, sin orden judicial, nada. A los dos días tuvo que soltarlo y el ciudadano regresó a Sucre y fue recibido como un héroe, a pesar de tratarse de un conspirador y agitador notorio. El gobierno tendrá que agradecerle al Ministro Rada por haber logrado que la opinión pública de Sucre se polarice aún más en contra del gobierno, cuando pocos días antes la reflexión sobre los hechos bochornosos del 24 de mayo estaba contribuyendo a pacificar la región. Estuve en Sucre durante esa semana, y lo que pude constatar antes del secuestro es que por lo menos una parte de la población se sentía avergonzada por lo que había sucedido con los campesinos que fueron desnudados y humillados en plena plaza central de la ciudad, mientras las cámaras de televisión transmitían esas imágenes vergonzosas de racismo y discriminación al mundo entero. El estigma que quedó en el espíritu de la población sucrense fue enorme. Las personas con las que hablé se apresuraban a censurar los hechos, a desmarcarse de la violencia ejercida “por un pequeño grupo de exaltados”. En un acto público al que asistí, el Presidente del Concejo Municipal, Fidel Herrera, declaró que las autoridades municipales habían sido las primeras en censurar y pedir disculpas por los hechos acaecidos.Así estaban las cosas cuando el Ministro Rada no tuvo mejor idea que enviar a un grupo de encapuchados para cometer un secuestro. Sólo por eso, Rada debería renunciar, debería ser juzgado, porque lo menos que podemos esperar de un Ministro de Gobierno en democracia, es que respete las leyes, y él no lo hizo. Rada actuó como Ministro de Gobierno de una dictadura, quizás porque su personalidad en realidad corresponde mejor a ese perfil, o quizás porque sencillamente su cerebro no le da para medir las consecuencias de sus actos. Hay que prestarle alguna neurona para que piense, porque le está haciendo daño al proceso.No ha pasado ni una semana, y vuelve a cometer un error garrafal que debería costarle el puesto, si es que el Presidente de la República fuera más coherente en sus amores y desamores. Un nuevo cambio en la comandancia de la policía es una prueba más del poco respeto que tiene el gobierno por las instituciones. El Ministro Rada trata a la policía como a su chola, hace lo que le da la gana con los mandos. La policía se suma así a la larga lista de instituciones que han sido vejadas y desmanteladas por el gobierno del MAS.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014