Jueves 21 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2008-05-13 a horas: 16:59:38

Abriendo paso al futuro

Antonio Peredo Leigue

Algún diplomático, algo desesperanzado de comprender a Bolivia, me dijo el viernes pasado: “Por favor, den tiempo para entender lo que ocurre, antes de lanzarnos una nueva historia”. Hasta la mañana del jueves 8 de mayo, la propaganda mediática centraba en los referendos autonómicos la proyección política del país. La ilegalidad, los hechos de violencia protagonizados por la Unión Juvenil Cruceñista, el recuento de votos sin fiscalización; todo, en vez de desmerecer la consulta del domingo anterior en Santa Cruz, era usado para magnificar ese hecho. Incluso, el Senado de la República, el día anterior aprobó una resolución congratulatoria sobre tal evento.

Antonio Peredo Leigue

Es periodista, profesor universitario. Hasta 1992 fue director del semanario Aquí. Fue candidato vicepresidencial del MAS en las elecciones de 2002 y luego fue senador por el MAS. Murió el 1 de junio de 2012.

Contactos con el autor
close

Contacto con Antonio Peredo Leigue




11 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Todo cambió al mediodía del jueves cuando, la bancada de PODEMOS, en el mismo Senado, se empeñó en aprobar el proyecto de ley sobre revocatoria de mandato para el Presidente y los prefectos; el gobierno había presentado este proyecto el año anterior, en un momento de alta tensión. El desarrollo posterior de los acontecimientos, determinó que se desestimara, por el momento, tomar ese camino; el proyecto, que ya había sido aprobado en Diputados, quedó en suspenso en el Senado sin fecha de consideración.

La bancada oficialista, sin haber tenido ningún indicio previo, reflexionó largamente sobre los motivos evidentes y ocultos que podría tener esa decisión sorpresiva. Contribuía a mayor especulación, la intención abiertamente declarada, de aprobar el proyecto sin modificaciones, pese a las objeciones que hacían antes. Pero, finalmente, los senadores del MAS acordaron aprobar el texto. Así, la ley fue aprobada por unanimidad.

Reacciones y contradicciones

Desconcertados por la situación, todos quedaron a la espera de la reacción que habría en el Palacio de Gobierno. Esa misma noche, el presidente Evo Morales, anunció que la ley sería aprobada apenas llegase a sus manos. El desconcierto cundió en los grupos de oposición; especialmente esto fue notorio entre los prefectos, que hasta poco antes veían despejado el camino para derrotar al gobierno mediante el fácil expediente de los referendos autonómicos.

Un conocido comentarista de televisión y radio, sin pelos en la lengua, dijo lo que muchos de los afectados se cuidaron de afirmar: que la convocatoria a referendo revocatorio era un arma efectiva para el gobierno.

Casi al mismo tiempo que se aprobaba la ley en el Congreso, el presidente Morales volvía a convocar a los prefectos para intentar el inicio de un diálogo que no parece concretarse, pese a todos los esfuerzos que se han hecho hasta ahora. Por supuesto, tampoco esta convocatoria será aceptada, como ya lo hicieron saber, esta vez con el pretexto de que la revocatoria cambia la situación política.

El largo tiempo de dos años

La toma de mando del presidente Evo Morales, el 22 de enero de 2006, fue un golpe del que la derecha tardó en rehacerse. Declaraciones hipócritas de convencimiento en la necesidad del cambio y sibilinas advertencias de que, las reformas, sólo podrían hacerse con el consentimiento de quienes seguían creyéndose dueños del poder, marcaron ese primer periodo que se alargó más allá de los tres meses. Cierto es que esperaban prontas desviaciones y errores fatales que iban a contribuir a sacar de en medio a Evo y dejar el gobierno en manos de Álvaro García Linera. La lisonja al vicepresidente era constante en todos los círculos derechistas, que veían con horror la presencia de un indio en la silla presidencial.

La recuperación del control sobre los hidrocarburos el 1 de mayo y, después, la elección de constituyentes más el referendo autonómico en julio siguiente, consolidaron la figura presidencial. A esto se sumó el prestigio internacional ganado en ese periodo; no se trataba de una figura folklórica exhibida como curiosidad, sino la de un gobernante capaz de llevar adelante una política independiente y digna.

Pronto encontraron dos o tres pretextos para atacar a la administración del gobierno. La creciente relación con Hugo Chávez fue la más manida, hasta llegar a la acusación de haber pasado a depender de las decisiones que se tomaban en Caracas. Luego, lograron trabar la realización de la Asamblea Constituyente, convirtiendo la demanda de aprobación por dos tercios de voto, toda decisión que se tomase en ella. Una tercera, que tuvo poca repercusión, fue la proliferación del cultivo de coca.

Aunque lograron éxitos entrabando la conclusión de las tareas de la Asamblea Constituyente, fue evidente que aquello no era suficiente para frenar el programa de cambios que lleva adelante este gobierno. Las autonomías pasaron a jugar el rol de ariete contra la fortaleza del presidente Morales Ayma.

El corto periodo de dos años

La medida del tiempo es distinta, según la proyección buscada. En el caso del gobierno que busca recuperar la soberanía, la dignidad y la propiedad de los recursos malgastados por los regímenes anteriores, ese mismo tiempo ha sido corto.

Una economía en franca quiebra, como la que recibió Evo en 2006, según calculaba el gobierno, requería entre dos y tres años para ponerla en equilibrio mínimo. Aplicando simples medidas de austeridad y transparencia, aunque muchos elementos de corrupción subsisten, se superaron en un año los índices que se esperaba alcanzar en un trienio.

El segundo paso, la inversión de recursos en obras de urgente implementación, no podía correr a ese ritmo. Improvisar ha sido riesgoso siempre. Lo demuestra algunas obras comenzadas en esa línea. Recién ahora comienza el periodo de la ejecución. Los resultados esperados para fines de este año: fortalecimiento de YPFB, construcción de las rutas de comunicación que vertebren el país, telecomunicaciones para las regiones más apartadas, la nueva línea aérea de bandera. Todo este conjunto de obras, creará el empleo requerido para mejorar la situación económica del país, es decir, de los hombres y las mujeres que lo conforman.

El referendo a ganar

En tal contexto, se plantea la realización del referendo revocatorio. El propósito inicial con que se entregó el texto al Congreso Nacional, fue la de conducir la confrontación que podía desembocar en una violencia descontrolada, hacia una decisión por el voto. Ahora, el resultado que arroje la consulta tendrá un efecto distinto. Será una consolidación de la decisión de llevar adelante el programa de cambios.

No bastará, por esto, que el presidente Evo Morales sea ratificado por un porcentaje similar al obtenido en diciembre de 2005. Ya no se trata de ganar a una oposición que ahora está ensoberbecida. Se trata, al contrario, de demostrarle a esos grupos que aún retienen el poder económico en Bolivia, que sus tiempos se acabaron y que el pueblo, más allá de los errores que le señale al gobierno, tiene la convicción de llevar adelante su programa.

Ganarle a la derecha, definitivamente, es el reto que nos lanzó y que el presidente Evo Morales aceptó sin ninguna vacilación. Hay que obtener una votación contundente.

Otros artículos de Antonio Peredo Leigue

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014