Lunes 25 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2008-04-08 a horas: 00:17:51

Saneamiento de tierras

Terratenientes belicosos

Alfonso Gumucio D.

Las noticias de la prensa son preocupantes. Dicen que Alejandro Almaraz, Vice-Ministro de Tierras, ha sido amenazado por poderosos ganaderos de Santa Cruz y luego se ha pedido su salida de Camiri. Almaraz se encontraba en el interior del país, en representación del Estado, realizando un peritaje para el saneamiento de tierras, de acuerdo a las normas del INRA. La emergencia de terratenientes bravucones debe ser cortada de raíz, y el propio pueblo cruceño debería distanciarse de esas actitudes feudales.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




15 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Desde cualquier punto de vista es una barbaridad, una monstruosidad, que un funcionario del Estado no pueda ingresar a cualquier lugar del país en cumplimiento de sus funciones. Es una barbaridad que un diputado de PODEMOS, a su vez ganadero, desconozca las leyes vigentes en el país y se haga portavoz de una agrupación que se resiste a la aplicación de las normas del INRA. Y es una barbaridad que un gringo latifundista de apellido Larsen que vino a enriquecerse a este país (lo cual nunca hubiera soñado en Estados Unidos) pretenda imponerse como vaquero matón en un tema que concierne a las autoridades bolivianas. Los terratenientes que pretenden impedir que el saneamiento de tierras proceda de acuerdo a las normas vigentes deben ser inmediatamente arrestados. No podemos tolerar de nuevo a señores feudales en este país, eso se acabó en 1952 con la Reforma Agraria, hace 55 años, pero por lo visto en décadas recientes, probablemente desde la época de la dictadura de Bánzer, los terratenientes han vuelto a agruparse y a sentirse amos de nuevo.

Nada puede justificar que una persona o una familia se haga propietaria (probablemente por cuatro centavos o peor, por dolo), de miles y miles de hectáreas que eran del Estado, mientras que cientos de miles de campesinos no tienen tierra para sobrevivir. La agroindustria y la ganadería deben ser reguladas, y la extensión de tierras limitada a una cantidad razonable. La propuesta de referéndum habla de 5,000 o 10,000 hectáreas. A mi me parece que 5,000 ya es mucho. ¿Sólo para que las vacas de los hacendados se paseen a sus anchas? Desde cualquier punto de vista, esas son tierra ociosas, porque no se dedican a la agricultura sino al pastoreo en extensiones de territorio que -en proporción al número de cabezas de ganado- es desmedido.

Hay aquí un tema político y un tema ético. El tema político nos puede llevar a la situación de Colombia, de Brasil o de Estados Unidos. Todo lo que Colombia ha sufrido durante décadas se originó en un sistema feudal de tenencia de la tierra, grandes extensiones en manos de muy pocos. Cuando los campesinos pobres y sin tierra protestaron, los hacendados se armaron hasta los dientes, como lo están haciendo ahora en Bolivia y como también sucede en Brasil, donde el propio Lula no ha podido hacer nada para controlar sus desmanes. En Brasil los “Coroneles” latifundistas –que han sido incluso tema de telenovelas, películas y obras literarias- tienen ejércitos de mercenarios que se ocupan de eliminar a los campesinos que protestan.

El caso de Estados Unidos, es diferente pues no se trata de un tema de tierras (aunque también lo hay), sino religioso. Muchas sectas ocupan ranchos con grandes extensiones de terreno y los controlan con civiles armados hasta los dientes. De tiempo en tiempo el gobierno decide intervenir por la fuerza, a veces con extrema violencia para aniquilarlos, como sucedió en Waco, Texas, donde 82 adventistas fanatizados, incluidos niños y mujeres, fueron eliminados con bombas incendiarias en 1993.

En el plano ético, no pede sino producir asco la idea de que unos cuantos gamonales acaparen la tierra para sus vacas mientras la mayoría de la población padece hambre. El tema que nos interesa destacar aquí es que no se puede permitir, en ningún país, que ningún sector de la empresa privada acapare grandes extensiones del territorio y, peor aún, impida que las autoridades del Estado cumplan con el trabajo regulador.

El poder de los hacendados, por ejemplo en Brasil o en Guatemala, es tan grande y ofensivo, que no han dudado en asesinar a dirigentes campesinos, a personal de ONGs, y a todo el que trate de meter las narices en sus tierras. En muchos casos, estos hacendados que no quieren que se toque sus tierras, esconden pistas clandestinas para el narcotráfico y laboratorios de producción de drogas. Por eso, también, el Estado necesita hacer verificaciones periódicas. En Colombia, los abusos de los terratenientes contra campesinos pobres despojados de sus tierras fueron el origen de las FARC, del ELN y de otros grupos guerrilleros que luego se desvirtuaron, se dedicaron al narcotráfico y actuaron exactamente como los patrones que inicialmente querían combatir, intimidando con las armas a los campesinos pobres.

Ahora que se cumplen los 55 años de la Reforma Agraria del MNR, donde lo esencial fue “la tierra es para quien la trabaja”, es más importante la tierra para la sobrevivencia de las familias campesinas, que para el engorde de las vacas (y de los señores feudales). Los “vaqueros” deben aprender a usar las técnicas ganaderas que existen en otros países civilizados, donde se alimenta al ganado en extensiones de terreno reducidas, para no violar los derechos básicos y humanos de los hombres y las mujeres que no tienen tierra suficiente para sustentarse.

Los bolivianos no debemos permitir que haya territorios vetados para el Estado. El Estado somos nosotros. El Estado nos representa, no así los terratenientes. El territorio nacional es uno e indivisible. El latifundismo debe ser erradicado, es decir, sacado de raíz. Los hacendados que mantienen grupos armados irregulares, los señores feudales que no quieren que se investigue sobre el origen y el uso de las tierras que poseen, deben ser perseguidos con la fuerza de la ley. El ejército debe intervenir si es necesario, y de ninguna manera se debe permitir que los señores latifundistas, los “coroneles”, los dueños de tierras y de vidas campesinas, impongan su ley, que es la ley de la selva.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014