Lunes 22 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Inf. General >> Variedades, misceláneos
Actualizado el 2008-03-24 a horas: 01:43:23

La nostalgia oceánica de Bolivia:

El mar aymara que perdimos

Wilson García Mérida

(Datos & Análisis).- Las estrellas de mar eran para los sacerdotes aymaras estrellas caídas del cielo; y aún son usadas por los yatiris bolivianos para enriquecer esos mágicos inciensos llamados “k´oa”. Los lagos Poopó y Titicaca eran una extensión natural del Océano Pacífico, que los marineros aymaras surcaban en sus naves de totora hasta atravesar no sabemos qué confines del Abya Yala…

Wilson García Mérida

Es periodista. Reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Wilson García Mérida




10 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

“La justicia de Dios ha caído sobre ellos (los bolivianos). No puede imaginar la sensación de justicia que experimento en este momento, por cuanto, ciertamente, les odiaba con un odio casi fanático. Nuestra compañía ahora vale algo”, decía mister George Hicks, gerente de la Compañía Salitrera de Antofagasta (subsidiaria del consorcio inglés Melbourne y Clarke), en una carta dirigida a Londres informando sobre la invasión del ejército chileno a las costas marítimas de Bolivia.

La invasión se produjo el 14 de febrero de 1879 con la finalidad de impedir que el Estado boliviano imponga un tributo del 10% sobre la extracción de salitre y guano a las compañías anglo-chilenas que operaban en la zona. La Guerra del Pacífico estalló entonces y el 23 de marzo de aquel año (fecha en que cae el último bastión de resistencia en Calama) Bolivia y Perú salieron derrotados del conflicto con una mayor pérdida para los bolivianos que se quedaron sin Litoral.

La toma del Litoral boliviano por el despiadado ejército chileno supuso una ola de terror, persecuciones y ejecuciones sumarias en contra de los habitantes de los ricos territorios ocupados. Según testimonios que recogimos de descendientes de aquellos últimos bolivianos y peruanos residentes en poblaciones como Antofagasta, Mejillones, Calama, Iquique y Arica, junto con las poblaciones urbanas fueron masacrados importantes núcleos de población indígena aymara que transitaba en la zona intercambiando productos agrícolas provenientes del altiplano y productos marítimos generados en estas costas. No olvidemos que la mano de obra utilizada para la extracción del salitre y el guano era mayoritariamente indígena. El milenario flujo aymara de los Andes al Litoral se había interrumpido violentamente.

Y es que la presencia aymara en las costas del Pacífico, que aún hoy es visible en el norte de Chile, tiene una memoria larga y existen vestigios que permanecen desde el imperio incaico. De hecho, no se debe perder de vista que en aquel territorio habitó y habita una importante y variada masa originaria que todavía hoy lucha por sobrevivir ante los embates de la colonia exterminadora, de la república excluyente y de la modernidad etnicida.

LOS MARINEROS AYMARAS

De Huarochiri emergió una hermosa leyenda según la cual el inca quechua Tupac Yupanki que gobernó entre 1471 y 1493 aproximadamente, se vio obligado a rendir devoción a uno de los dioses más influyentes del mundo aymara, Pariacaca, exigiendo a cambio que, con su mediación, otras deidades colaboren con el Inca en su guerra contra los ayllus rebeldes. Si el Inca los buscaba para dialogar, es que esos dioses existían, al menos políticamente. Pariacaca mandó al Cuzco a su hijo Macahuisa para negociar una agenda simple: Si el Inca quiere que los aymaras respetemos sus afanes civilizatorios, pues que desista de su compulsión monoteísta y medie para que el dios Inti comparta su gozo con las demás deidades. Así el Inca quechua retrocedió en el plan monoteísta-dinástico del Imperio y oficializó el culto politeísta-comunitario que reclamaban los devotos aymaras desde el sur del Titicaca.

Cuando Tupac Yupanki y Macahuisa finalmente concertaron la paz, el Inca, que no logró cooptar con prebendas al hijo de Pariacaca, quiso celebrar el consenso convidando manjares al dios aymara, mandando matar una llama; pero Macahuisa le dijo: “Yo no suelo comer estas cosas” y pidió que le trajeran corales. Mientras hablaba, de su boca salía un aliento muy denso cual si fuese humo verde. Se dice que cuando le trajeron corales, los comió con rapidez, ronzando, haciendo sonar “k’ap, k’ap”.

Los corales son frutos de mar con los cuales los señoríos collas elaboraban deliciosos platillos en base a quinua. Las estrellas de mar eran para los sacerdotes aymaras estrellas caídas del cielo; y aún son usadas por los yatiris bolivianos para enriquecer esos mágicos inciensos llamados “k´oa”. Los lagos Poopó y Titicaca eran una extensión natural del Océano Pacífico, que los marineros aymaras surcaban navegando en sus naves de totora hasta atravesar no sabemos qué confines del Abya Yala o acaso siguiendo rutas marcadas por cantos de sirenas, como Odiseo.

Cuando Bolivia perdió su costa oceánica tras la guerra con Chile, nuestro país perdió también un invalorable patrimonio intangible al ser despojado de una población indígena estrechamente ligada a la cultura marítima. El mar que perdimos en 1879 fue un mar aymara. La invasión anglochilena a Antofagasta y nuestra derrota en la Guerra del Pacífico implicaron también un genocidio étnico del cual poco se dice en la historia oficial de aquel despojo. …………………………….. llactacracia@yahoo.com

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014