Domingo 19 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Regiones
Actualizado el 2008-01-31 a horas: 21:23:10

Guaraníes bolivianos: la esperanza se llama tierra

(PL).- Las calamidades de la familia de Mario Perocio, de la comunidad guaraní La Colorada, en el oriental departamento de Santa Cruz, llegaron a su fin. "Es que el gobierno de Evo Morales ha comenzado a cumplir un reclamo histórico: devolver la tierra a los originarios, sus verdaderos propietarios", remarca el nativo.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

La historia de Perocio se inscribe entre las de los más de 75 mil representantes de esa etnia que en Bolivia se concentran en las regiones de Chuquisaca (centro), Santa Cruz (oriente) y Tarija (sur). Según Perocio, antes La Colorada era una comunidad poblada, pero la desatención de los gobiernos de turno obligó a sus habitantes a emigrar en busca de trabajo digno."Sobrevivimos unas 17 familias en caseríos de hasta dos, aseguró, pero el patrón sólo nos da cuatro hectáreas para sembrar maíz y nos las va quitando y dándonos otras para que sembremos". Perocio, de 43 años de edad, es el mburuvichá (capitán) de La Colorada, cuestiona las chozas a medio caerse y que todos los niños debían irse a estudiar hasta El Arenal, una comunidad distante 20 kilómetros.La Colorada forma parte de las 20 comunidades de guaraníes que viven en condiciones de servidumbre en la zona del Alto Parapetí, en la provincia Cordillera, de Santa Cruz.Reclamo histórico

La familia de Mario es sólo una de las 449, contadas por la Asamblea del Pueblo Guaraní, que están sometidas al régimen de "empadronamiento". La cifra de comunidades se eleva a 45, si se suman las de Chuquisaca y Tarija. La cantidad de familias no está cuantificada, pero, en promedio, hay 30 por comunidad."Los mataban poco a poco", dice Miguel Valdez, del Centro para Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), quien asevera que ese tipo de vínculo campesino-patrón se trata de un genocidio cultural.Hasta el momento, la política del gobierno ha sido tratar al guaraní como un campesino más y, salvo la titulación de algunas hectáreas, no se han encontrado tierras sin dueño para entregarlas de forma colectiva.La situación se agrava pues los patrones destinan mayor cantidad de parcelas a la cría de ganado vacuno y discriminan a los pueblos originarios, afirma el investigador.La esperanza de esas comunidades, dijo, se hizo realidad en noviembre del pasado año, cuando el gobierno de Evo Morales reivindicó un viejo sueño: entregar mediante decreto miles de hectáreas a la familia guaraní.La repartición de tierras comenzó por la comunidad Ivo, municipio de Macharetí, donde el mandatario de origen aymara entregó las primeras 373.813 hectáreas y anunció la reversión de propiedades que no cumplen la función social. La entrega de los títulos rindió tributo al aniversario 116 de la Batalla de Kuruyuki, que libraron los guaraníes el 28 de enero de 1892 en defensa de sus territorios.A preguntas de Prensa Latina, el viceministro de Tierras Alejandro Almaraz explicó que, en el marco de la Ley de Reconducción Comunitaria, fueron emitidas las tres primeras resoluciones de reversión de 2.688 hectáreas, de las cuales dos procedieron por la existencia de relaciones de servidumbre. "Algunos terratenientes deben renunciar a sus tierras para entregar a los indígenas", afirmó.Según la norma del gobierno boliviano, los pueblos originarios de esa región recibirán la propiedad de 180 mil hectáreas de tierras para la reconstitución del territorio. La decisión fue tomada a un año de la promulgación de la ley de reconducción comunitaria de la Reforma Agraria, precisa el texto.En los gobiernos anteriores, señala esa ley, las comunidades guaraníes no contaban con el espacio para el desarrollo de su identidad, cultura e instituciones, explicó Almaraz. Esta situación posibilita la suficiente cantidad, calidad y ubicación geográfica para asegurar la subsistencia a esas comunidades indígenas. Con esa norma se abolió además la situación de cautiverio en que se encontraban, en haciendas ubicadas en la región.Violaciones laborales

Según el Defensor del Pueblo Waldo Albarracín, las relaciones existentes de trabajo entre los guaraníes y sus patrones eran violatorias de derechos humanos elementales.Entrevistado por Prensa Latina, Albarracín ponderó recientemente los pasos dados por el gobierno de Morales para revertir la esclavitud de cerca de dos mil 500 familias en la región de El Chaco.El activista concluyó una investigación en las provincias Luis Calvo y Hernando Siles, del departamento de Chuquisaca, para promover la atención, el tratamiento y la solución a la explotación laboral de las comunidades y familias cautivas.Según el estudio, la situación de servidumbre no es considerada por los propietarios como un "régimen prohibido legalmente", sino como una "relación laboral" con obligaciones cumplidas y acuerdos de las partes, lo cual confirma el estado de explotación, sometimiento y maltrato a las familias guaraníes.En los resultados de la pesquisa se condena que la jornada laboral dure entre 10 y 12 horas diarias, sin salario, pues el pago se realiza en forma de anticipos que se entregan en dinero y/o especie, habitualmente ropa usada y alimentos.El hacendado lleva la contabilidad en un cuaderno de cuentas y el guaraní no conoce cuánto gana, ni accede al contenido del libro.Las familias cautivas no cuentan con servicios de asistencia médica, condenó Albarracín.Por otro lado, constató que existen niños, niñas y adolescentes que se encuentran en calidad de préstamos.Esto significa que los padres guaraníes entregan a sus hijos a los patrones por un año para que los inscriban en la escuela y a cambio prestan sus servicios.Dependiendo de la edad, los niños y los adolescentes trabajan a cambio de alimentación, estudios, útiles escolares y ropa.Las mujeres, generalmente junto a sus hijos pequeños, realizan trabajos de cocina, preparan el desayuno para los trabajadores empleados por el patrón, elaboran el almuerzo y deben llevar este alimento hasta el campo.También cuestionó que hasta ahora los guaraníes carecen de asistencia estatal en asuntos jurídicos, en igualdad de condiciones y oportunidades.Giro de la historia

La masacre de Kuruyuki (1892) supuso el final de toda resistencia de los guaraníes. Allí se acabó su espíritu Iyambae (es decir, hombre sin dueño, en busca de la tierra sin mal).Hasta ese momento, las crónicas definían a los chiriguanos como "celosísimos de su autonomía e independencia" y su raza era sinónimo de "no esclavo".Pero el resultado de Kuruyuki fue la esclavitud. Hay registros que señalan que los sobrevivientes a la masacre fueron llevados a las regiones norteñas de Beni y Pando.Los que rechazaron trabajar en las haciendas migraron hacia Argentina. Preferían "empatronarse" en los ingenios del norte del país vecino que trabajar gratis en las zonas bolivianas.Mientras tanto, el gobierno premió a los que pelearon en la batalla de Kuruyuki otorgándoles títulos de propiedad sobre el territorio, algunos de los cuales fueron ratificados por la Reforma Agraria de 1953.Sin embargo, los actuales guaraníes bolivianos han logrado ratificar su autonomía en el marco de la Ley de Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, elevada a rango de ley.Según Justino Zambrana, presidente del pueblo guaraní en Tarija, esa norma garantiza que los indígenas en su ejercicio de libre determinación, tienen derecho a la autonomía o el autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales.También reafirma la defensa de las riquezas naturales ubicadas en su territorio, porque corresponde al pueblo guaraní en legítimo derecho, aspirar al beneficio de sus recursos naturales y manejarlos de manera autónoma.* Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Bolivia.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014