Miercoles 14 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-12-15 a horas: 00:44:01

Veleidades de los presidentes de izquierda

La africanización de la política

Alfonso Gumucio D.

Está sucediendo algo curioso en América Latina: varios presidentes de izquierda llegados al poder por la vía electoral, están cambiando leyes y constituciones a su medida, para eternizarse en el poder, como si ellos encarnaran la única garantía de que se mantengan los procesos revolucionarios. En eso se parecen mucho a ciertos dirigentes históricos africanos, con la honrosa excepción de Mandela, que fueron respetados líderes de las luchas de liberación e independencia, y luego se convirtieron en sabandijas ávidas de poder y de riqueza.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




11 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Uno de los ejemplos es sin duda el Presidente de Burkina Faso, Blaise Campaore, que ya lleva 20 años en el poder, en el mejor estilo dictatorial. Yo trabajaba en Burkina Faso cuando este señor dió un golpe de Estado en contra del verdadero líder de la revolución, Thomas Sankara. No fue un golpe de Estado cualquiera, sino una de las traiciones más viles. Campaore era el brazo derecho de Sankara, su amigo “de cama y rancho”, como se suele decir. Pero eso no impidió que hiciera asesinar a Sankara para ocupar el poder y enriquecerse mientras su país sigue tan pobre como siempre.

En Mozambique, donde también trabajé varias veces, el genuino líder de la independencia, Samora Machel, murió el 19 de octubre de 1986 en un sospechoso accidente de aviación. Lo sucedió Joaquim Chissano, que se las arregló para permanecer en el poder durante 19 años.

Uno de los casos más patéticos es el de Robert Mugabe (reconocible por el bigotito hitleariano), presidente de Zimbabwe desde 1980, es decir, hace 28 años. Fue un importante líder revolucionario que luchó contra el régimen racista de Rhodesia, y logró la independencia de Zimbabwe junto a Joshua Nkomo. Sin embargo, en su afán de acaparar el poder indefinidamente, eliminó a todos los dirigentes de la oposición y llevó el país a la ruina económica. Su gobierno es uno de los más corruptos de África.

Otro caso similar es el de Sam Nujoma, líder histórico de SWAPO, el movimiento guerrillero que logró la independencia de Namibia luego de varias décadas de lucha contra el régimen racista del Apartheid. En 1990 asumió como presidente de su país y permaneció en el puesto durante 14 años, mediante un cambio en la Constitución Política del Estado. Quiso ser nuevamente presidente por cuarta vez en 2005, pero la propia Constitución que había cambiado se lo impedía. Durante la sequía y hambruna de 2002, fue acusado de pedir ayuda internacional mientras al mismo tiempo gastaba enormes sumas en la adquisición de un jet presidencial de lujo y dos helicópteros.

Podríamos seguir citando otros ejemplos africanos, pero con esto me parece más que suficiente. Lo importante para recordar es que los líderes genuinos de la liberación y de la independencia de África, como Samora Machel, Thomas Sankara, Nelson Mandela, Steve Biko o Patrice Lumumba, fueron asesinados, encarcelados durante muchos años o murieron en sospechosos accidentes, mientras que los que llegaron al poder se transformaron –salvo honrosas excepciones- en arrogantes dictadores y grandes pillos, mientras sus países colapsaban y sus pueblos seguían con hambre.

En América Latina vemos ese mismo riesgo de caudillos de izquierda, significativos por su lucha contra gobiernos neoliberales, pero cuando llegan finalmente al poder quieren quedarse indefinidamente, convencidos de que ellos son la única garantía del cambio.

El Presidente Chávez tuvo oportunidad de saborear la reacción de los venezolanos en el reciente referendo sobre los cambios constitucionales. Quiso que el resultado del referendo fuera una especie de prueba de respaldo a su gestión y pocos días antes anunció que se quedaría “cincuenta años” en el poder si el pueblo se lo pedía, pero parece que una mayoría de los venezolanos prefirió votar en contra o no votar. El tema en disputa, según me cuentan amigos venezolanos, era su intento de prorrogarse indefinidamente en el poder. Todos los demás cambios en la nueva constitución propuesta, fueron opacados por ese tema. Chávez no podrá presentar nuevamente una propuesta de cambios constitucionales, porque la propia Constitución lo impide.

Daniel Ortega fue reelecto como presidente de Nicaragua luego de haber permanecido en la oposición durante 17 años. Estuvo en la oposición pero mantuvo cierto poder mediante sus alianzas con la derecha corrupta de Arnoldo Alemán. Ahora hay muchas expectativas por los cambios que puede hacer en la economía y la calidad de vida de los nicaragüenses, pero ya empieza a gestionar cambios a través de los cuales quiere asegurarse una permanencia indefinida en el poder, lo cual ha desatado las críticas de sectores de izquierda, incluso sandinistas.

Finalmente el caso de Bolivia, donde Evo Morales se empeña en desmoronar un proceso democrático que debía consolidarse a través de una nueva Constitución Política del Estado nacida del consenso de todos los bolivianos con una mayoría de 2/3 que le diera legitimidad. La constitución propuesta por el MAS, el partido de gobierno, puede tener cosas muy buenas, pero adolece de la misma enfermedad que la venezolana: el intento de prorrogarse en la presidencia indefinidamente. Cada vez que los analistas recuerdan a Evo Morales que hay leyes (que él mismo propició) que deben respetarse, él patea el tablero de juego y se saca de la manga otra carta escondida. Si un referéndum aprueba por una ligera mayoría una constitución que debería aprobarse por 2/3, la constitución no tendría mucha legitimidad, porque apenas representaría a un poco más de la mitad de los bolivianos.

La reflexión que cabe hacer aquí es la siguiente: ¿cómo es posible que los procesos de cambio social no tengan líderes de recambio, capaces de continuar las reformas con alternancia en el poder? ¿Por qué se personaliza de una manera casi enfermiza el liderazgo de manera que margina a quienes apoyan los procesos y no las personas? Por lo visto, el caudillismo que se ha criticado muchas veces, es “bueno” cuando conviene a los caudillos.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014