Jueves 18 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-12-03 a horas: 00:20:47

Las masas en las calles por objetivos equivocados

Miguel Lora Ortuño

En Sucre se ha desencadenado la furia popular para impedir que la asamblea sesione en el Liceo Militar de la Glorieta. El enfrentamiento con las fuerzas del orden tiene como resultado tres muertos y decenas de heridos. Frente a la incontenible rebelión, los constituyentes aprueban precipitadamente la constitución masista y huyen hacia Potosí; la policía impotente y rebasada en las calles abandona la ciudad después de liberar a los presos de la cárcel pública. La media luna aprovecha muy bien la coyuntura y exacerba la bronca popular, toma la iniciativa en la confrontación con el gobierno y anuncia radicalizar las medidas de presión y realiza un paro en seis departamentos (Pando, Beni, Santa Cruz, Tarija, Sucre y Cochabamba).

Miguel Lora Ortuño

Es maestro y dirigente sindical.

Contactos con el autor
close

Contacto con Miguel Lora Ortuño




14 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Por su parte, Morales se esfuerza por potenciar la marcha que se inició en Caracollo, se suma él mismo para neutralizar las consecuencias políticas de los acontecimientos de Sucre; los marchistas cercan el palacio legislativo exigiendo la aprobación de una ley que dé vigencia a renta vitalicia de 200 Bs. mensuales para todos los ancianos mayores de 60 años con los recursos del IDH destinado a las prefecturas. Reivindican a La Paz como sede de los poderes de Estado y golpean a los periodistas de los medios considerados opositores al gobierno.

Ambas expresiones de la clase dominante, la reformistas encarnada en le gobierno del MAS y la ultraderechista en la media luna, han exacerbado la movilización y las masas empiezan a recorrer por su propio camino al margen del control de sus eventuales direcciones y es difícil prever dónde van ha terminar. Lo grave es que los explotados, olvidando sus reales reivindicaciones (las consecuencias devastadoras de la inflación, fuentes de trabajo, sueldos que cubran todas sus necesidades y que se reajusten en la misma proporción en que suben los precios de los artículos de consumo, salud, educación, etc.) ahora enarbolan banderas falsas tales como la capitalía plena y la constituyente.

¿Cuánto tardarán los explotados a retomar sus propias banderas de de lucha? Ahora, más que nuca, urge acentuar la consigna de la independencia política de los explotados. Es el momento de poner como eje de sus movilizaciones un programa de reivindicaciones que realmente signifique la solución de su necesidades vitales y mostrar la perspectiva de que sólo en el marco de la superación del gobierno del MAS y de la política del conjunto de la clase dominante será posible la solución de sus problemas y de los del país. No abandonar un solo instante la premisa de que la revolución, en este momento, se resume en la destrucción de la gran propiedad privada de los medios de producción y su transformación en propiedad social.

Acabar con la derecha significa acabar con la gran propiedad de los medios de producción

El actual panorama político se presenta enturbiado por la falsa polarización entre la media luna y el gobierno del MAS. Ya hemos señalado que ambos son expresiones –con diferencias no esenciales sino de grado— de la misma política de la clase dominante. Esencialmente, ambos se definen como defensores de la gran propiedad privada de los medios de producción, hecho que los define como expresiones políticas de la burguesía y opuestos a los intereses históricos del proletariado y de los explotados del país.

La furiosa campaña de ambos lados, unos dueños del poder económico que controlan a la gran prensa y los otros con el poder publicitario del Estado y una amplia red oficialista de radioemisoras, embadurnan la conciencia de los explotados trasladando la definición de sus diferencias del escenario de la constituyente (escenario legal) a las calles (escenario de la acción directa). Sin embargo, la acción directa de las masas lleva en sus entrañas el peligro, para ambos, de que los explotados terminen recorriendo su propio camino orientando su acción a socavar las bases de sustentación del Estado burgués carcomido y extremadamente agotado.

La prensa da cuenta que Evo Morales, que hasta la víspera se esmeraba en movilizar a las “organizaciones sociales” para potenciarse al interior de la constituyente, convoca apresuradamente a los prefectos para encontrar una salida a la crisis política; esto quiere decir que retrocede frente al poder de la derecha para lograr “consensos” que en el lenguaje masista significa concesiones.

Para los sectores que se encuentran movilizados, no importa por objetivos falsos, el enemigo principal es la derecha y lo que corresponde es aplastarla. Para ellos una forma de lograr este propósito es potenciar al gobierno del MAS porque abrigan la ilusión de que se está viviendo un período de “profundos cambios estructurales” en el país; en el proceso político que estamos viviendo el obstáculo que impide el desarrollo de la conciencia de los combatientes es no visualizar las limitaciones políticas del gobierno del MAS y el atribuirle virtudes revolucionarias que no las tiene.

De manera instintiva, partiendo del hecho de que la derecha es la encarnación de los poderosos, los explotados agarran la consigna de que para aplastarla hay que privarla de su sustento económico, de la gran propiedad privada de los medios de producción. En este momento, el eje de la política --como viene sosteniendo MASAS desde hace mucho tiempo—radica precisamente en cómo materializar la consigna de “acabar con la gran propiedad privada de los medios de producción y transformarla en propiedad social” que, en última instancia, en esto se resume la revolución social en nuestra época.

No se trata de pedirle a Evo que materialice desde el gobierno la liquidación de la propiedad privada, esto significaría seguir manteniendo en la cabeza de los explotados la ilusión de que el gobierno del MAS es revolucionario, sino de impulsar a las acciones directas a consumar la medida tomando fábricas, minas privadas, latifundios, bancos, etc. Los explotados del agro cotidianamente ya ejecutan este tipo de acciones a lo largo y ancho del país.

En este proceso, las masas rápidamente podrán constatar la naturaleza burguesa de la política que desarrolla el MAS porque éste se verá obligado a chocar y reprimir a los explotados movilizados en defensa de la sacrosanta propiedad privada.

Sucre: la derecha persigue al trotskysmo

La persistente y valiente campaña que han desarrollado los camaradas trotskystas contra la falacia de la capitalía plena ahora permite a los grupos de choque de la derecha volcar su furia contra el POR. Circula la consigna de extirpar al trotskysmo de Sucre y los elementos identificados corren el peligro de ser agredidos por las huestes derechistas en las calles.

El POR, a pesar de los riesgos que implica esta tarea, cumple con su obligación política de señalar el camino que los explotados deben recorrer sin abandonar un solo instante el objetivo de la revolución social en este país. La campaña que los militantes poristas han realizado es que no cambia nada si el Estado burgués está en Sucre o La paz, que lo fundamental es acabar con él por otro asentado en la propiedad social de los medios de producción, el Estado de obreros y campesinos.

La adversidad obliga a los revolucionarios chuquisaqueños a tomar los recaudos del caso sin dejar un solo minuto de señalar la perspectiva revolucionaria de los explotados. Pasarán las hordas fascistas, pero permanecerá el programa revolucionario de la necesidad de la revolución proletaria como la única respuesta para resolver los problemas estructurales del país.

Otros artículos de Miguel Lora Ortuño

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014