Lunes 19 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-11-15 a horas: 17:52:29

Un pecado cardinal: los almuerzos-trabajo

Ramón Rocha Monroy

Mi finado amigo el Gordo Ja Ja pudo haber sido un gran guionista porque imaginaba situaciones. Decía, por ejemplo, que había diferencias muy importantes entre una amante y una cónyuge, porque la amante hace o simula que pierde la conciencia y te susurra al oído: "Haces que me olvide de todo, que pierda la concincia de cuanto me rodea".

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




12 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

En cambio, con la cónyuge, el sexo pierde esa virtud amnésica y se convierte en un poderoso resorte de la memoria, pues de pronto la cónyuge aspira ruidosamente el aire de la habitación y dice: "¡Ssssss! Pará pará, ahora me acuerdo dónde está el certificado de Derechos Reales". Lejos de perder la conciencia, aguza el razonamiento y calcula: "¡Ahhhh!, pero si está claro. Al 2 por ciento, las cuotas mensuales nos saldrían baratísimas". Las inmediatistas se acuerdan de las cuentas de la luz y del teléfono impagas, y las amas de casa exclaman: "¡Oh, Dios! ¡Oh…! ¡La leche!" El macho iluso enternece la voz para preguntar: "¿La leche? ¿Dijiste la leche?" Momento en el cual la cónyuge estalla: "¡Sí, la leche! ¡La dejé hirviendo y seguro que ha rebalsado!"

Estas reacciones se deben a la mala costumbre de usar del lecho con el Ph ácido, como suelen tenerlo las cónyuges aburridas de sus maridos. Y como de la mesa al lecho hay poco trecho, esa mala costumbre se extiende a las horas de comer, tan cargadas de tensiones y encargos y reproches, no obstante que la mesa, como la cama, han sido diseñadas como remansos de paz, de disfrute y de buen humor.

Yo creo que de estos hábitos conyugales nace la costumbre guaranga de programar almuerzos-trabajo, como si la hora de comer fuera también un espacio laboral. Las obligaciones de trabajo estimulan poderosamente la segregación de ácido clorhídrico, que es un fertilizante eficaz para el cultivo de úlceras.

Uno tiene úlceras por cultivar de modo crónico el Ph ácido. Este problema no se resuelve con antiácidos o ingiriendo almidones, sino con relajamiento y buen humor. ¿Pero quién ha dicho jamás que los asuntos de trabajo generen relajamiento y buen humor?

Los almuerzos de ejecutivos, las cenas de gremio, incluido por supuesto el de los escritores, suelen derivar hacia las confidencias del oficio. Imagínense las reuniones de oficina prolongadas en el restaurante más próximo, no importa cuál, donde los empleados trasladan las horas de tormento cotidiano que les toca vivir de lunes a viernes en horario laboral. No hay cómo culparlos de que se deslicen irremisiblemente a hablar de los mismos problemas de la oficina.

Es de muy mal gusto hablar de asuntos laborales a la hora de comer; es como ir a misa para sostener conversaciones eróticas; es como mentarle la madre a tu propia madre; es no tener respeto a una de las liturgias más gratas de la vida, pues el amor y la alimentación son quizá las únicas dulzuras que Dios como consuelo en este Valle de Lágrimas.

Son sabios los comensales que, a la hora de comer, hablan de cocina, comparando sabores, apelando a la memoria del gusto, recordando banquetes inolvidables, sugiriendo una salsa, una combinación, un buen vino. Esa conversación lleva delicadamente a hablar de arte y de amor, a revivir los episodios más gratos de la vida, a cantar, a bailar y a desnudar los dientes, curiosa forma que inventó el ser humano para expresar su alegría. Pero ¿cómo se puede conseguir este efecto celestial poniendo sobre la mesa de comer temas de discusión como el aumento salarial, la inflación, la elocuencia de Hugo Chávez o la política de Evo Morales?

La persona que concurre a un almuerzo-trabajo debería devolver su cédula de identidad humana. Es poco grato sentarse a una mesa en la cual nadie presta atención a lo que come, de modo que uno puede cambiarles de plato sin que se den cuenta. La mesa, como la cama, no son escenarios para hablar de fútbol, de religión, de política o de negocios.

Otros artículos de Ramón Rocha Monroy

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014