Lunes 22 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-08-21 a horas: 14:38:44

Una estrategia vial

Antonio Peredo Leigue

La reivindicación marítima que sostenemos desde hace más de un siglo, tiene su argumento esencial en nuestra imposibilidad de acceder soberanamente al mar, vía de comunicación con los mercados de todo el mundo. No es válida la respuesta de facilidades que podemos tener por uno u otro puerto, por una u otra vía de llegada a los océanos. Con esas facilidades hemos vivido nuestro atraso por todo este tiempo.

Antonio Peredo Leigue

Es periodista, profesor universitario. Hasta 1992 fue director del semanario Aquí. Fue candidato vicepresidencial del MAS en las elecciones de 2002 y luego fue senador por el MAS. Murió el 1 de junio de 2012.

Contactos con el autor
close

Contacto con Antonio Peredo Leigue




8 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Echar íntegramente la culpa al vecino, no es honesto. Debemos asumir la parte de responsabilidad que tenemos como país. Los grupos dirigentes privilegiaron ayer, anteayer y mucho antes, el comercio menudo a la perspectiva del desarrollo; eligieron la solución de los problemas inmediatos a la implementación de estrategias de largo alcance; prefirieron poner parches y olvidarse de mañana.

De ese modo, la reclamación de acceso al mar se limitó a ser grito de protesta, frase de discurso y lema de correspondencia oficial. Al mismo tiempo, sobrevivimos reduciendo cada vez más el nivel de vida, entregando nuestros recursos, reduciendo las oportunidades de trabajo y, en términos generales, desintegrando el país.

Los regionalismos, acentuados en los últimos decenios, son resultado de esa incapacidad de las clases gobernantes. El éxodo de hombres y mujeres en busca de mejores condiciones de vida, es consecuencia de la torpeza de esos grupos de poder. Fuerzas centrífugas han sido la constante de la historia boliviana. Nos quejamos de las pérdidas territoriales ocurridas desde el inicio de la república; ¿alguna de esas regiones tuvo la atención del gobierno? Lo cierto es que, si hubo estrategia de Estado en Bolivia, fue la de centrarnos en una región reducida, abandonando el resto del país. Por supuesto que no es particularidad nuestra, ya que encontramos más de un ejemplo de similar actitud del sector dominante en América Latina, pero no se trata de medirnos con ese rasero.

La gran oportunidad que nos está dando la historia, con la vigorosa insurgencia de los pueblos originarios, reclama una acción distinta, de cara a los grandes desafíos, pero también a las mejores posibilidades. Una, de primerísima importancia, es la implementación de la estrategia vial.

Los grandes desafíos

Bolivia es un país desvertebrado. Sus inmensas regiones permanecen despobladas y sin ninguna atención. Por consiguiente, tampoco estamos comunicados con nuestros vecinos. Los pocos medios que podemos enumerar, acentúan la impresión de ese aislamiento que pareciera nos esmeramos en cultivar.

El primer desafío, por tanto, es la vinculación interna. Una carretera que transcurre de este a oeste, por el centro del país, debe ser complementada con otra vía, de la misma importancia que suba desde el sur hasta la región amazónica. Este es el esquema básico, que quedaría incompleto si no se complementa con carreteras departamentales e intermunicipales.

Una segunda apuesta es la utilización de los ríos que nos conectan con los dos grandes sistemas fluviales de la región. Más de una decena de grandes ríos y muchos más secundarios no se usan para la comunicación, sobre todo, con las zonas hacia donde no tenemos vías terrestres. El inmenso lago que compartimos con Perú, sólo se usa para paseos circunscritos a las islas más cercanas. Se requiere montar una sólida empresa estatal que haga, de los ríos, vías de comunicación. Para eso, se requiere iniciar ahora un programa de drenaje, en el que deben y estarían interesados en participar los países vecinos.

Una tercera gran tarea, es la reconstrucción de la red ferroviaria que, en manos de empresas extranjeras, ha sido reducida a un esqueleto de vías utilitarias. En diez años, han cortado vías, levantado rieles, desmantelado estaciones y recuperado su capital con la venta de nuestro patrimonio en calidad de chatarra. Una red que conecte a Bolivia, en forma continua, con ambos océanos, permitiría ser el mejor corredor para los requerimientos de los países vecinos. Pero, y esto es lo importante, esta cualidad haría posible la ampliación de las ferrovías hacia el norte y hacia el sur del país. La fuerte inversión que se requiere en principio no es posible, mientras aquellas empresas sigan administrando lo poco que nos han dejado en ferrocarriles. Sólo una política de Estado hará posible tal emprendimiento.

La comunicación aérea es la más inmediata de las tareas que debe encararse. Durante un largo tiempo, zonas alejadas del país estuvieron servidas por la línea bandera. Hoy, dependen de pequeñas empresas que no sustituyen, ni medianamente, la vinculación necesaria. Hay que ponerle manos al asunto y de inmediato. Una sola advertencia que no debe pasarse por alto: la aeronavegación no sustituye las otras vías.

Las posibilidades

Constantemente, tanto que hemos aceptado como verdad absoluta, nos han dicho que Bolivia no tiene capacidad financiera para hacerlo. Aún ahora proponen, como gran solución, hacer una licitación internacional y que una empresa, por ejemplo, se adjudique la construcción de una carretera; a continuación, durante 40 años o más, esa empresa cobrará peaje cada tantos kilómetros.

Lo cierto es que, en año y medio de gestión del presidente Evo Morales, hemos acumulado suficientes fondos que pueden usarse directamente o, si quiere mantenerse reservas importantes, optar créditos que, en las circunstancias actuales, pueden lograrse con relativa facilidad.

Por supuesto, cualquiera opción que se asuma, sólo puede ser resultado de una estrategia de Estado que ponga a trabajar los organismos respectivos en la elaboración de los proyectos de factibilidad.

Otros artículos de Antonio Peredo Leigue

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014