Jueves 18 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-08-20 a horas: 00:15:58

El Pacto de Unidad se niega a desandar lo andado en la Ley de Tierras

(CEDIB).- El 23 de julio el Presidente de la República y algunos de sus ministros sostuvieron una reunión con empresarios agropecuarios de Confeagro que en días anteriores habían alertado sobre el impacto negativo en la seguridad alimentaria que las políticas gubernamentales hacia el sector originaban. Tras 5 horas de reunión el Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana anunció el compromiso del gobierno de propiciar el diálogo con organizaciones del Pacto de Unidad y empresarios agropecuarios para tratar el (parcialmente cerrado) tema Tierra y la seguridad jurídica a los productores, buscando puntos de encuentro y primando la soberanía y seguridad alimentaria. Quedó de esta manera abierta la alternativa de consensuar modificaciones a la Ley 3545 y sus reglamentos.

El 30 de julio el diálogo se instaló sin que se llegara a concertaciones, lo que originó el abandono de Confeagro de la reunión y la exigencia al gobierno de las organizaciones de pueblos originarios, indígenas, campesinos y colonizadores para que sin dilaciones la ley y sus reglamentos sean puestos en vigencia rechazando enérgicamente la posibilidad de modificaciones a la norma promulgada. Minutos más tarde, al ser consultado sobre los incidentes de la jornada de diálogo, el Presidente Evo Morales lamentó la actitud de Confeagro y anunció que el 2 de agosto se lanzará el decreto reglamentario con el que la Ley entrará definitivamente en ejecución Desde que el año pasado la Ley de Modificación a la ley INRA fuese objeto de búsqueda de concertación primero y de confrontación después, para finalmente ser aprobada con la votación de senadores suplentes de la oposición (los titulares en desacuerdo con la medida se habían retirado para impedir su aprobación), el interés de latifundistas, grandes empresarios agroexportadores, ganaderos y partidos de derecha fue encontrar el recurso que les permitiera revertir esa medida."Se terminó el latifundio en Bolivia…”habría declarado el Presidente Morales ante indígenas y campesinos que festejaban con baile en Plaza Murillo la promulgación de la ley en noviembre del 2006. Pero el latifundio sin embargo, estaba lejos de haberse terminado pues la misma ley deja espacios para que el hasta ahora inconstitucional latifundio pudiese alcanzar -bajo ciertos condicionamientos- la calidad de “productivo” y adquirir así vigencia legal. A pesar de ello, los indígenas y campesinos festejaban los cambios que -aún tibios- habrían de suponerles mejoras importantes como efectivamente ocurrió en el mes de junio de 2007, cuando el Presidente en medio de otra celebración entregó la titulación de un millón de hectáreas a favor del Pueblo Chiquitano bajo la figura de TCO de Monteverde.Para el poderoso sector del empresariado agropecuario, la promulgación de la ley es una afrenta del gobierno y la rechazan de forma irracional aún cuando al final de cuentas esa ley les garantiza la seguridad jurídica bajo ciertos condicionamientos bastante favorables, incluyendo seguridad jurídica para los latifundios malhabidos si es que éstos resultan ser “latifundios productivos”. Lo cierto es que se les hace no pocas concesiones al establecerse que la Función Económico Social valorará integralmente las áreas efectivamente aprovechadas, las de descanso, las servidumbres ecológicas, la carga animal y reconocerá además la necesidad de proyección de crecimiento de los predios sin llegar a definirse en la norma un límite fijado para la concentración de grandes extensiones. Aún así y acostumbrados a la apropiación fraudulenta, al avasallamiento impune y a la concentración sin condicionamientos del recurso tierra para sí, estos sectores identifican en la ley una amenaza a los superprivilegios que han gozado y es en defensa de esos desmesurados e ilícitos privilegios que apoyados por comités cívicos, prefecturas de la Media Luna y partidos de oposición declaran desde el principio una guerra sin cuartel a la política de Tierras gubernamental.A lo largo de meses, los intentos por revertir esa política agraria oficial han llegado amarrados a otros temas de la agenda política que interesa al poder ejecutivo, como la constituyente, la aprobación de los contratos petroleros y la pugna autonómica en la que la propuesta de la media luna contempla que la distribución de tierras sea competencia de la autoridad departamental incluyendo “establecer límites y mejorar las TCO de los pueblos indígenas”. Lograr la reversión de la nueva política agraria nacional ha sido, sin lugar a duda, uno de los objetivos medulares de la confrontación entre gobierno y derecha que ha llegado a anunciar círculos de defensa armada de sus ilegales latifundios en correspondencia con los denominados círculos autonómicos en Santa Cruz.El camino a dialogar sobre lo ya establecido se abrió tras los anuncios de los empresarios agropecuarios sobre el inminente riesgo de desabastecimiento y el aumento de los precios de la canasta básica en el marco de una orquestada campaña de desestabilización económica bajo el fantasma de la inflación. La presión de los sectores económicamente todopoderosos encontró un punto de inflexión finalmente el 23 de julio cuando el gobierno hace el inadmisible anuncio de aceptar el diálogo y con ello crea la alternativa de revisar la Ley de Tierras y sus reglamentos.El anuncio del diálogo además de demostrar la fortaleza de los sectores de derecha y los puntos flacos de la posición negociadora en la que se empeña el gobierno, es sin lugar a duda un retroceso que no encuentra validez en los argumentos de apertura a la problemática del sector agropecuario y la garantía de la seguridad alimentaria del país. El argumento, la decisión y la conducta del ejecutivo genera -cuando menos- la sospecha que al interior del gobierno hay visiones encontradas en el contenido y el alcance de las políticas de “cambio”.La firme posición de indígenas, pueblos originarios, colonizadores y campesinos sin tierra ha conjurado -al parecer y por ahora- el peligro en acecho, pero lo menos que la población llega a cuestionarse es la coherencia del gobierno demasiado susceptible a revisar y negociar sus planteamientos y políticas ante las presiones de los sectores de poder que así lo exigen.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014