Viernes 17 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-03-19 a horas: 12:13:44

La justicia comunitaria y la tendencia a la autodeterminación

Miguel Lora Ortuño

Es evidente que Bolivia es un mosaico de nacionalidades sometidas a un Estado blancoide opresor que representa los intereses del imperialismo y de la clase dominante nativa que monopolizan la gran propiedad privada de los medios de producción.

Miguel Lora Ortuño

Es maestro y dirigente sindical.

Contactos con el autor
close

Contacto con Miguel Lora Ortuño




7 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Las nacionalidades (36 según los entendidos) son resabios del pasado asentadas predominantemente en la pequeña propiedad parcelaria de la tierra y en las formas comunitarias de propiedad que excepcionalmente han sobrevivido al despojo primeros de los españoles y después de la feudal burguesía durante la República. Aunque cada una de estas nacionalidades han alcanzado diversos grados de desarrollo material (fuerzas productivas), lo común a todas ellas es que se encuentran en una economía pre – capitalista (el atraso).

El intento reiterado y fallido de consolidar un poderoso Estado nacional burgués, debido al poco desarrollo material del país, ha significado la opresión del conjunto de las nacionalidades por el imperialismo y por una minoría blancoide. Sin embargo, también entre las nacionalidades oprimidas se han producido permanentes contradicciones y avasallamientos debido a sus diferentes grados de desarrollo e intereses, centrados en la posesión de la tierra, del agua, de las zonas de pastoreo, etc.

En un país de esta naturaleza se dibujan nítidamente dos tendencias diametralmente opuestas: una, la de la clase dominante, ahora sustentada por el MAS, que busca estructurar un Estado nacional unitario que englobe a la diversidad de las nacionalidades; un Estado “plurinacional y unitario”, dicen, donde la diferencias y contradicciones que tienen un sustento estructural – material desaparezcan como por arte de magia y que todos puedan forjar el futuro idílico de una Bolivia que se desarrolle en paz y armonía; un país en el que desaparezca la lucha entre nacionalidades y entre clases sociales. No cabe duda que esta corriente no es solamente subjetiva y utópica sino reaccionaria en extremo, nada diferente de las viejas teorías liberales que consideraban al Estado el gran ordenador imparcial y administrador del “bien común”.

Por otro lado, está presente la poderosa tendencia de la autodeterminación de las nacionalidades que, cansadas de la opresión secular, buscan organizarse en sus propios Estados. Defienden tercamente sus “usos y costumbres”, sus tradiciones, sus lenguas, etc.; y buscan administrar su propia justicia en verdaderos gobiernos locales. De manera instintiva rechazan al Estado blancoide y a todas sus instituciones sociales, culturales y políticas. Para ellas ese Estado siempre ha sido opresor y saqueador de sus recursos naturales.

En torno al debate sobre la “justicia comunitaria”, dentro y fuera de la constituyente, afloran estas dos tendencias. El MAS y el conjunto de la política de la clase dominante pretende desvirtuarla sometiéndola a título de “consensuar” a la justicia ordinaria. Coherente con su propósito de estructurar un poderoso Estado nacional unitario, se pretende vaciarla de todo su contenido ancestral basado en la administración de la justicia de manera directa por toda la comunidad a través de cabildos, asambleas, etc., sin procedimientos judiciales, jueces especializados y abogados. Este modo de administrar justicia, concebir el delito y el castigo muchas veces parece bárbaro para las prácticas de la justicia burguesa y los valores de la clase dominante.

Las tendencias indígenas más radicales se reflejan en el seno de la misma brigada masista al interior de la constituyente y aparecen contraponiéndose radicalmente a la visión de país y de Estado que tiene el partido. Plantean “justicias comunitarias” del mismo rango y paralelas a la justicia ordinaria, categóricamente sostienen que la justicia de los “pueblos originarios” no debe estar subordinada a la justicia ordinaria. De este modo, instintivamente apuntan a la autodeterminación de las nacionalidades.

Se trata de otro de los aspectos irresolubles en el marco de las limitaciones políticas del MAS, que puede entrampar aún más a la inviable Asamblea Constituyente.

Otros artículos de Miguel Lora Ortuño

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014