Miercoles 14 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2007-02-17 a horas: 00:41:13

Dos buenas nuevas

Empatando también se gana

Alfonso Gumucio D.

El mismo día los bolivianos recibimos dos buenas noticias. Por una parte el Presidente Morales logró un incremento del 11% en el precio del gas que vendemos a Brasil, y por otra los delegados de la Asamblea Constituyente acordaron una fórmula que se acerca más que nunca a la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado por 2/3, como manda la ley de convocatoria. Han sido dos partos difíciles, pero al parecer los bebés gozan de buena salud, al menos por el momento.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




7 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

La negociación con el Brasil estuvo a punto de fracasar. Ambos países empezaron a intercambiar señales amenazantes y poco auspiciosas, pero al final, las nubes se disiparon con un abrazo entre Lula y Evo. Ambos gobiernos tuvieron que ceder, y eso está muy bien. Tanto Evo como Lula, cedieron un poco porque ambos tienen la responsabilidad de velar por los mejores intereses de sus ciudadanos. No se podía pretender que Brasil ceda “por solidaridad”, porque esa solidaridad con los bolivianos significaría al mismo tiempo una falta de solidaridad con los propios brasileños.

El precio de 5 US$ por millón de BTU (que paga Argentina), no era posible obtenerlo del Brasil, por muy amigo que sea Lula de Evo. En cambio se consiguió un aumento de 11%, que es significativo, pues nivela el precio del gas con los precios internacionales, y permite a Bolivia recaudar US$ 144 millones anuales, que no le vendrán nada mal para los planes sociales, aunque no sean los US$ 300 millones que aspiraba el gobierno del MAS.

Horas antes se había anunciado que el precio del gas vendido a través del gasoducto del Mato Grosso, con destino a Cuiabá, había logrado nivelarse a US$ 4,2 por millón de BTU. Esa medida era una reivindicación justa y necesaria, pero más bien simbólica, porque solamente reportará al país US$ 44 millones adicionales. Esto, porque el volumen de exportación a Cuiabá representa sólo el 4,4 % del total exportado al Brasil, mientras que el volumen destinado a Sao Paulo representa el 95,6 %.

Estamos frente a un “empate” técnico, pero Bolivia de todas maneras gana porque no jugó en su cancha. Ojalá que no se utilice este nuevo acuerdo bilateral para desatar una escalada triunfalista de esas que embriagan a la población.

La otra buena noticia viene de más cerca, de Sucre: los constituyentes finalmente, luego de siete largos meses de estériles confrontaciones y de ganarse la plata sin hacer nada por el país, llegaron a un acuerdo para la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado por 2/3. Aquí también, el MAS tuvo que ceder, poco a poco, hasta aceptar la realidad: no era posible usar la aplanadora, porque la aplanadora es demasiado pequeña. Ceder, en estos casos, beneficia a Bolivia, aunque parezca una derrota política. Este es otro empate, no un fracaso. En toda negociación las partes tienen que buscar un lugar de encuentro, donde las coincidencias pesan más que las diferencias. Eso es lo que se ha logrado ahora y por eso es una buena noticia.

Sin embargo, el camino a recorrer en la Asamblea Constituyente no es fácil. Lo dijo en base a su propia experiencia un visitante acucioso, Antonio Navarro Wolf, el senador colombiano cuya trayectoria de izquierda es intachable. Fue dirigente del grupo guerrillero M-19, negociador de la paz y más tarde candidato a la presidencia de Colombia. En el congreso fue uno de los tres presidentes de la Asamblea Constituyente que en 1991 aprobó la nueva constitución. Para Navarro, el tiempo que les queda a los constituyentes bolivianos es muy breve para discutir con seriedad una nueva constitución. El político colombiano también se mostró sorprendido con el clima de agresividad y confrontación que observó en los debates de la Asamblea Constituyente.

El tiempo apremia y los mecanismos de la constituyente no son precisamente muy fluidos. Los partidos actúan como en el Congreso, guiados por intereses sectarios, y no por una noción del bien común. Son contados con los dedos de las manos los que piensan realmente en el país. La Constituyente está compuesta por diez gentes honestas (como Loyola Guzmán), treinta politiqueros mañudos (como el Motete Zamora), y dos centenares de “levantamanos” que solamente siguen las consignas de sus partidos.

A mi juicio –y lo he dicho muchas veces- la Asamblea Constituyente no tiene futuro, al menos en los plazos que fija la ley. Ojalá me equivoque. Es más, desearía equivocarme, pero vistas las cosas desde la perspectiva de mediados de febrero, me parece imposible que se pueda discutir una nueva visión de país en tan poco tiempo y con la seriedad necesaria.

Me preocupa también que la Asamblea Constituyente pase por alto muchos temas importantes que no están en la lista de prioridades de los políticos. Los temas ambientales, los temas de género, el derecho a la comunicación… son algunos de los que aparecen relegados.

A pesar de los bemoles, las dos buenas nuevas muestran un cambio cualitativo en las actitudes del gobierno: flexibilidad y disposición para negociar. Pareciera que el gobierno se dio cuenta finalmente de que con prepotencia y soberbia no va a llegar a ninguna parte. Es mejor flexibilizar posiciones y dialogar.

Dos partos difíciles, la madre soltera, los bebés dependen del cuidado de los tíos…Clarito será.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014