Miercoles 14 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Inf. General >> Variedades, misceláneos
Actualizado el 2007-01-15 a horas: 20:13:51

Enseñanzas de las jornadas de Cochabamba

Miguel Lora Ortuño

Desde el inicio de la movilización (lunes 8 de enero) hasta el día de los enfrentamientos callejeros (jueves 11) sólo actúan como columna vertebral los cocaleros del Chapare y los regantes de Cochabamba, dos sectores fuertemente controlados por las direcciones masistas. Los barrios tradicionalmente combativos de la ciudad como Villa Pagador y toda la zona sur no logran incorporarse; el movimiento obrero (fabriles, constructores y otros) están ausentes y los universitarios están en receso de fin de año; sólo los núcleos uristas de la FUL y pequeños grupos, sobre todo de jóvenes radicalizados de la ciudad, se incorporan sorteando la celosa vigilancia de los dirigentes campesinos masistas que no quieren la malsana influencia de los “infiltrados”.

Miguel Lora Ortuño

Es maestro y dirigente sindical.

Contactos con el autor
close

Contacto con Miguel Lora Ortuño




9 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Los hechos

Las direcciones campesinas y la burocracia sindical inician la movilización con mezquinos y limitados objetivos políticos definidos desde el Palacio de Gobierno. La consigan eje es la “renuncia de Reyes Villa” a la Prefectura del Departamento. Los movilizados tienen la instrucción de no abandonar la ciudad hasta no lograr el objetivo, la instrucción es protagonizar marchas pacíficas e instalar una masiva vigilia en la Plaza 14 de Septiembre para cercar la prefectura e inmovilizar su funcionamiento.

El propósito que empuja al gobierno para organizar esta movilización es mantener el control del gobierno departamental, de los recursos materialesy, sobre todo, tener a su disposición los cargos para satisfacer las exigencias de sus parciales. Como podrá apreciarse, los objetivos eran muy limitados y vergonzosamente mezquinos.

Los campesinos, de inicio, sobre todo influenciados por pequeños grupos radicales de la ciudad, se orientan a romper el marco pacífico que habían delineado sus dirigentes y, cada hora que pasa, asumen actitudes más violentas. En la primera concentración en la Plaza 14 de Septiembre se producen amagos de toma física del local prefectural, hecho que provoca la intervención policial con una descomunal gasificación a la multitud concentrada.

La Ministra de Gobierno, con su habitual torpeza, responsabiliza al flamante comandante policial por la represión, lo destituye del cargo provocando profundo malestar en la tropa que decide replegarse a sus cuarteles. Los campesinos radicalizados retoman la plaza y consuman el asalto y la quema de una parte del edificio prefectural. Este es el punto en el que la movilización rebasa todo control de los dirigentes masistas y los movilizados empiezan a actuar libremente sin que dirección alguna pudiera contener los excesos propios de la acción directa. Los grupos radicales de la ciudad, sobre todo la dirección urista de la universidad, se sueldan de manera natural con la movilización campesina.

En este momento surge la necesidad de acuñar una consigna que permita impulsar la movilización hacia objetivos políticos más amplios y emancipar a los movilizados de sus direcciones reformistas. Se difunde profusamente la consigna de “expulsar a Reyes Villa de la prefectura, pero no basta eso: ha llegado la hora de derrotar a la derecha acabando con la gran propiedad privada de los medios de producción que es la base de sustentación del poder de la clase dominante; acabar con el latifundio productivo e improductivo, nacionalizar toda la minería en manos del imperialismo y de la empresa privada nacional, nacionalizar la banca, la industria, etc.”

Esta consigna cala rápidamente en los sectores de vanguardia de los campesinos movilizados y desarma a la burocracia sindical que ya no puede contener la violencia de las masas, al punto que pretende resguardar con la policía sindical el local prefectural.

Por su parte, la derecha se esfuerza por organizarse aprovechando el malestar de la clase media que siente incomodidad por la presencia campesina que ha provocado dificultades en el transporte y en el comercio. La gran prensa hace su papel de generar una opinión pública adversa a la movilización con las consignas de defensa de la propiedad, del derecho a disentir, de la democracia, etc. Un grupo de 200 personas conformado por empleados de la prefectura y allegados al prefecto realizan un recorrido bullicioso por la zona norte de la ciudad y amplias capas de la clase media se suman hasta conformar una multitud de 4 a 5 mil manifestantes. El enfrentamiento es inevitable. La policía es rebasada y la batalla campal arroja dos muertos y más de un centenar de heridos.

Un salto en la conciencia de los combatientes

El enfrentamiento entre la derecha organizada y los campesinos permite que éstos vean más allá de los limitados objetivos que les habían impuesto sus dirigentes. Empiezan a encontrar sentido al planteamiento porista de acabar con la derecha y la propiedad privada. A partir de ese momento, la consiga bulle en la conciencia de la gente porque, en la práctica, la lucha se libra en las calles contra los k’aras ricos que controlan la gran prensa, movilizan ingentes recursos materiales para organizar a la clase media, arman grupos de choque con facilidad y reciben la ayuda material de la empresa privada.

Inmediatamente salta a primer plano la necesidad de la organización militar de los combatientes y el problema del armamento.

Cabildo del 12 de enero

Todos partían de la evidencia de que el cabildo debía servir para impulsar a la profundización de la movilización. La gran prensa sabotea la difusión de su convocatoria y la burocracia sindical no hace ningún esfuerzo por romper el cerco de la información. El cabildo tenía la misión de dar respuestas concretas a los problemas que generan la lucha, tales como:

a) el problema de la dirección prácticamente ausente.

b) El problema del armamento y la organización militar de los movilizados.

El POR, a través de la FUL, propone organizar un gobierno departamental revolucionario para dirigir la lucha y resolver los problemas vitales de la ciudad como el abastecimiento de víveres, por ejemplo. Propone también poner en pie las brigadas armadas antifascistas para organizar a los combatientes. Sobre el armamento de las masas, propone actuar en dos direcciones: aprovisionarse de los elementos indispensables para fabricar armas caseras y convocar a la tropa de la policía y del ejército a unirse a la lucha y abrir los arsenales para armar a los combatientes.

Los primeros oradores, sobre todo el representante de la COD y el dirigente estalinista de la Federación de maestros urbanos, son abucheados y apedreados por la masa cuando plantean la suspensión de los bloqueos y la pacificación de la lucha.

Lo inexplicable es que cuando les toca hablar a los caudillos campesinosque sustentan las mismas ideas que los anteriores (línea previamente planificada desde el gobierno y que se resume en el mensaje de Evo Morales) la masa escucha. La idea central que propalan es que la violencia daña al gobierno y potencia a la derecha, por tanto, es preciso retomar la lucha pacífica en el marco de la democracia. El cabildo se traga el chantaje.

Recurren a una serie de engaños para doblegar a las masas radicalizadas: engañan cuando dicen que es necesario suspender el bloqueo de caminos para posibilitar la llegada de más contingentes desde el campo; mienten cuando dicen que la lucha continúa hasta destituir a Reyes Villa pero con movilizaciones pacíficas; siguen mintiendo cuando hacen creer que Evo Morales, capitán general de la policía y del ejército, ha convertido a estos órganos represivos del Estado en instrumento de lucha de los explotados con el monopolio constitucional de usar legalmente las armas y la violencia para acabar con la derecha; falsifican a su antojo las resoluciones del cabildo porque las masas salen con la idea de que siguen en la lucha mientras sus dirigentes desmontan diligentemente la movilización en todos los sectores. Con la finalidad de acallar a la gente, Leonilda Zurita, senadora masista, distribuye camionadas de víveres proporcionados por Defensa Civil.

Reacciones de sectores de vanguardia

Los que se incorporaron al cabildo bajo el influjo del enfrentamiento del día anterior perciben que la resolución de suspender los bloqueos de caminos es incoherente y capituladora, cuando falta poco para la destitución de Reyes Villa. Las voces de descontento y protesta son cada vez más francas. En la misma línea, muchos sectores campesinos del Valle consideran impracticable la decisión de concentrarlos indefinidamente en la ciudad porque no tienen capacidad logística de sobrevivir. Para ellos la única medida de presión efectiva es el bloqueo de caminos. Los bloqueos persisten en muchos puntos hasta las primeras horas de la madrugada del sábado13, las empresas del autotransporte tienen que devolver los pasajes vendidos.

Otros grupos de campesinos y sectores citadinos se desprenden del cabildo para continuar con el asedio a los medios de comunicación y a sectores identificados como plazas de la derecha, pretenden romper el cerco policial tendido para proteger las zonas residenciales de la ciudad, etc. Un contingente de campesinos de Ucureña marcha reivindicando la necesidad de la “guerra civil” para acabar con los poderosos y es duramente reprimido por la policía y el ejército. El gobierno dispone la militarización de la ciudad para impedir más movilizaciones.

Asimilación crítica de la experiencia

1.- Los campesinos, sobre todo regantes y cocaleros, no han alcanzado el nivel de emanciparse del gobierno del MAS; lo siguen considerando como suyo y es la barrera que impide que den un salto en su conciencia.

2.- El movimiento campesino es caudillista y su organización vertical. No se asumen decisiones en asambleas deliberativas como ocurre con el movimiento proletario. “El dirigente sabe los que hace”, la base sólo tiene que obedecer.

3.- La ausencia física del proletariado y la debilidad orgánica del partido revolucionario impide el surgimiento de una dirección revolucionaria que desplace a la burocracia campesina corrompida y materialice, en los hechos, la alianza obrero campesina.

4.-. Los campesinos no pueden recorrer el mismo camino que el proletariado en su evolución de “clase en si en clase para si” debido a su relación con la pequeña propiedad parcelaria de la tierra, su manera individual – familiar de producir y su forma de vida dispersa en el campo.

5.- Sólo los elementos más valiosos de la vanguardia pueden ser educados en el programa revolucionario. Estos se transformarán en los caudillos de su clase y serán los canales por los cuales la movilización campesina se suelde a la política revolucionaria del proletariado. Se trata de un fenómeno que sólo puede materializarse en momentos de gran radicalización de la lucha de clases.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014