Viernes 19 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Cartas
Actualizado el 2007-01-02 a horas: 00:26:55

Las páginas de la historia no se cierran con la muerte de personas, por muy importantes que estas sean, sino con la destrucción de sus organizaciones, algo muy difícil de lograrlo.

CAMINO AL CADALSO EN TIEMPOS “MODERNOS”

Víctor Flores Álvarez

Si la justicia comunitaria opta con la pena de muerte contra quienes han faltado inescrupulosamente a sus normas de conducta ancestralmente establecidos; los analistas profesionales “modernos”, inmediatamente provocan una campaña mediática de condena a tales hechos, calificándolos de inhumanos, crueles, salvajes, ignorantes, etc., etc., etc., y dejan al olvido intencionalmente la crueldad como legado de las colonias españolas, quienes para “escarmentar” descuartizaban a los rebeldes con sed de libertad, como a Tupac Katari, Tupac Amaru, Manuel Asensio Padilla. La pena de muerte con métodos antiguos y modernos es actualmente una práctica de las sociedades “modernas”, el poder mediático y clerical hace abstracción de ello y no los cuestiona, porqué?.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Las dictaduras para hacerse del poder, han tenido que librar enfrentamientos fratricidas e inhumanos, con una crueldad tal, donde el fin justifica los medios. Es decir, el predominio de los unos contra los otros permite cualquier cosa, al mismo estilo de los enfrentamientos tribales con normas selváticas, donde los perdedores estaban a merced de los ganadores, o como en la época romana, donde los perdedores eran humillados en su dignidad humana para ser reducidos a esclavos y traficados como mercancía. Estos pequeños pero grandes detalles del desarrollo histórico de la humanidad, no ha sido otra cosa que la lucha por el poder para imponer el interés del más fuerte.

Haciendo un alto a todo, motivados por nuestras convicciones, en estos días especiales de fin de año, nos esforzamos por encontrar las razones que estimularon a lo largo de nuestra historia, para que sucedieran tantas guerras - desaparición de seres humanos como animales en un matadero -, con armas tan sofisticadas que sólo el avance de la ciencia y de la tecnología “moderna” lo han permitido. Consideramos que nada justifica tanto despilfarro económico para segar vidas humanas, para destruir infraestructura que costó levantarlos, para envenenar del medio ambiente cuyos efectos colaterales son lastres de pobreza mental hasta el día de hoy. Lo cierto es que, la lucha de clases, entre explotadores y explotados, es asimilable dentro de las relaciones de producción, para que ella se desarrolle dentro de un equilibrio racional y humano. Pero asusta, cuando los tentáculos de organizaciones secretas occidentales tienden sus tentáculos de poder en la oscuridad; como los Templarios, la Compañía de Jesús, el Priorato de Sión, la Francmasonería, los Rosacruces, que se conducen sobre el legado místico de la Orden de Hashishin, a la cabeza de Hassan Bin Sabbah - hace milenio y medio atrás en nuestra historia -, terrible secta de asesinos que floreció en Medio Oriente durante la Edad Media cuya influencia llega a las sociedades secretas de hoy, en la que se asume el asesinato político como una práctica muy extendida.

También asusta, que en estas organización secretas – donde tuvo mucho que ver el Cristianismo y el Islamismo ligados al poder de dominación -; predicaban que: “No existía ninguna vida después de la muerte, al menos tal y como lo presentan las diferentes religiones. No había compensación ni castigos, solamente una existencia espiritual completamente diferente de la vida terrenal. Los espíritus de quienes pertenecieran a la Orden (organización secreta Hashishin) podían continuar teniendo poderes terrenales, actuando a través de miembros vivos, según sostiene Santiago Camacho en su obra “La conspiración de los Illuminati”, sobre las sociedades secretas más poderosas del mundo.

Al respecto, la CIA, en un manual de entrenamiento, titula sin eufemismos “Un Estudio de los Asesinatos”, en el que pueden encontrarse rastros de la influencia de los antiguos habitantes de Alamut por todas partes, y Hassan Bin Sabbah – líder de las organizaciones secretas de entonces - es nombrado expresamente en el documento. Y es la CIA quien ha entrenado y formado a Saddam Hussein y Osama Bin Laden en una línea nacionalista y anticomunista, el primero para la guerra contra Irán y el segundo para la guerra contra la ex Unión Soviética – ocho años de duración con más de un millón de muertos -. Pero, cuando ese nacionalismo es asimilado en su mejor sentido, para desarrollar naciones sumidas en la postergación y pobreza por siglos, significó al mismo tiempo un reto al Pentágono y la CIA, y los intereses de las transnacionales afincadas en Estados Unidos, quienes apelando al expediente de enemigos terroristas y declarándolos como tales, han justificado lo injustificable, las guerras, en la estratégica de apoderarse de los recursos Hidrocarburíferos de Medio Oriente, donde la vida y sacrificio de miles de miles de seres humanos tiene insignificante importancia respecto a la posibilidad de que se desplome sus frágiles economías especulativas. Estados Unidos pese a poseer las reservas hidrocarburíferas entre las más grandes del mundo, sólo puede auto abastecerse en un 50%, el resto tiene que importarlo si o sí, cuyo ritmo de consumo y acumulación capitalista le obliga a hacer lo que hasta ahora hace.

A modo de reflexión, consideramos que cabe perfectamente cuestionarnos respecto a lo anterior; estableciendo lo siguiente: “Si todos los dioses están por el bien, como se entiende, como es posible que haya tantas guerras, tantas muertes, tanta desigualdad, tanta hambre y miseria, donde generalmente la víctima es el pobre, el desposeído, el humilde, y resulten ganadores los atropelladores, los poderosos política, económica y bélicamente, es decir, el triunfo del mal”. Esto no invita a flaquear en nuestra profunda fe sobre las Sagradas Escrituras, menos ponerla en duda, todo lo contrario; mas bien sacar fuerzas de flaqueza para cambiar esa supuesta realidad milenaria escalofriante, enfrascada en una oscura perspectiva de dominación, expansión y explotación. Sólo el poder de la consciencia de los pueblos puede contra ellas y contra cualquier otra aberración. Los conductores religiosos necesitan de decisiones lúcidas, o están con Dios o con el diablo definitivamente. Nuestra fe, en todo caso, con o sin ellos debe sobreponerse a la adversidad y pese a quien pese.

Aún está fresco en la memoria de la opinión pública mundial, la invasión de Irak a Kuwait, por territorios con gran contenido de petróleo, lo cual provocó una intervención de la coalición de los países más poderosos del mundo, a la cabeza de George Bush (padre), Presidente de Estados Unidos de Norte América. Con algo mas de 500 mil combatientes en la “Operación Tormenta”, quienes bombardearon Irak sin distinguir a mujeres, niños ni ancianos. Con las armas más sofisticadas que embobaron mediáticamente en la ingenuidad de otros “seres humanos” mediatizados.

La caída de las Torres Gemelas de Nueva York, mereció la condenan total internacional, porque en medio estuvieron seres humanos no culpables en el manejo del poder. Sin embargo, provocó una reacción “antiterrorista” de Estados Unidos y sus aliados, para invadir Afganistán, segando vidas humanas que nada tuvieron que ver con el atentado ni Osama Bin Laden, cuyos autores y únicos testigos se fueron a la tumba con el hecho. Para entonces, ya la cuestión mediática trató de endilgar el atentado a los palestinos injustamente, torciendo la verdad. El problema de fondo fueron intereses económicos entre las familias Bush - Bin Laden y recursos hidrocarburíferos.

La coyuntura se la aprovechó mediáticamente, emprendiendo una campaña sobre la peligrosidad del Gobierno de Irak, ante el supuesto de que poseía no sólo armas de destrucción masiva, sino fábricas de armas químicas y biológicas, algo que nunca se pudo probar; todo lo contrario, con ese pretexto se lo desarmó y estudió sus debilidades, para posteriormente invadirlo con un bombardeo inclemente contra el pobre pueblo de Irak, cuyo pecado es tener las segundas reservas hidrocarburíferas más importantes del mundo y una línea de conducción política en base a una doctrina religiosa que fue problema hace más de un milenio y medio atrás. Un pueblo guerrero e indómito digno de admiración que merece una mejor suerte dentro su libre determinación.

El Pueblo Indómito de Irak, en medio de una guerra civil prefabricada por los poderosos del mundo; es muy difícil avizorarle cual será su final. Con un gobierno frágil y títere de los Estados Unidos, tras apresar a Saddan Hussein que gobernó 24 años Irak, e instaurándole un proceso criminal por la muerte de 184 Shiitas contrarios a su régimen que atentaron contra su vida. Transcurridos tres años del proceso, sin pretender justificar los hechos de Hussein - de 68 procesados en su régimen, 24 habrían sido ejecutados por deslealtad - la guerra organizada por los países más poderosos del mundo a la cabeza de George Wolker Bush, actual Presidente de los Estados Unidos, provocan muertes en un promedio de 100 personas por día entre mujeres, niños y ancianos que nada tienen que ver con Hussein. En este caso, la masacre con armas modernas virtualmente está legalizada.

Todo lo que ha venido aconteciendo, obedece a los cálculos fríos del gobierno de G.W. Bush, a través del Pentágono, porque Saddan Hussein fue factor determinante para su reelección última, y a un año del juicio trasuntado en sentencia de muerte en la horca; y la posterior ejecución en la víspera a la Fiesta Sagrada de los Musulmanes – “del perdón y la tolerancia” -, serán también el factor determinante para justificar mayor presupuesto e incremento de tropa estadounidense invasora para permanecer en Irak. Para la mentalidad fascista y maquiavélica de G.W. Bush todo vale, con tal de salirse con la suya en materia de hidrocarburos. Hasta acá como se puede ver, las Torres Gemelas resultaron ser un cruel pretexto para invadir Irak y apropiarse de sus hidrocarburos bajo la complicidad de un gobierno cómplice. Bush no tenía otra alternativa ante la muerte de tres mil soldados norteamericanos y una opinión pública cada vez más crítica sobre la muerte de inocentes en Irak; se las jugó con la muerte del Saddam Hussein para hacer aparecer un ejército triunfante. Para ello nuevamente recurre a la cuestión mediática para hacer ver festejos y alegrías sobre la ejecución de Hussein, que no refleja la verdad según se percibe.

Lo que vislumbra es que la reacción sea más fuerte y duradera, que lo mediático y la muerte de una persona. Hussein podría convertirse en el factor que provoque mayor rebeldía ante el gobierno frágil de Irak sostenido por G.W. Bush. Cuando el 85% de los Iraquíes son sunitas o adeptos organizados de Hussein, y sólo un 15% shiitas apoyados por 150.000 soldados del ejército de los países aliados. Se teme que la reacción se extienda por el Líbano hasta llegar a Turquía y la India, por desobediencia a su padre, al Senado y a su pueblo. Por el contrario, G.W. Bush siguió ciegamente a su asesor jurídico, quién además, jugó papel decisivo para hacerle ganar las elecciones de su primer periodo de gobierno. El papel de Bush ante la opinión pública internacional es sínico, porque califica de justo la ejecución de Hussein y que sería gracias a las tropas norteamericanas, pero, deslinda su responsabilidad en el gobierno “democrático” de Irak sobre el juicio y ejecución de S. Hussein. Pilatos ante algo que se torna muy delicado y de imprevisibles consecuencias.

Con o sin Saddam Hussein, el problema de invasión, dominación del pueblo Iraquí y la explotación de sus recursos hidrocarburíferos, seguirá siendo motivo de reacción de ese pueblo indómito milenariamente. Así lo demuestra la historia, la Ex Unión Soviética pensó dominar Afganistán en seis meses, y pasaron más de ocho años para que se retiraran derrotados.

Finalmente, de todo este panorama muy especial ante la historia concluimos en lo siguiente:

1) Que la toma del poder cuando es por la vía del enfrentamiento, tiene saldos muy dolorosos, donde imperará el interés del ganador. En nuestro país sufrimos dictaduras crueles que nunca fueron enjuiciados. Veremos que no pasa lo mismo con Gonzalo Sánchez de Lozada protegido por Estadios Unidos, quien se llevó algo más de 60 vidas humanas y subastó el patrimonio nacional irresponsablemente.

2) Lo de Saddam Hussein fue un Show temerario, para justificar lo injustificable de las políticas externas de G.W. Bush. Una especie de mensaje internacional de advertencia sobre “lo que le puede pasar a quien ose contra los intereses de las transnacionales”.

3) La Iglesia católica como siempre, se opone a la pena de muerte, pero lo declara culpable a Saddam Hussein por “graves delitos”, y el poder mediático ya comenzó torciendo la verdad, el atentado terrorista de ETA en España se lo endilgó a la reacción de los adeptos de Hussein. Lo evidente es que la reacción se manifestó en propio Irak.

4) Las organizaciones secretas, mafiosas, están vigentes como siempre, en un nido de víboras entramadas en el poder mediático, religioso, de sus partidos políticos y ONG(s) que no tienen un mínimo de sensibilidad sobre lo humano y la salud del planeta.

5) El poder inventa procesos, juicios, hechos, cuando se tiene apuntado a alguien. Por ello es que no se puede esperar lo mismo de las masacres de los israelíes contra palestinos, las masacres religiosas en África, o el terrorismo impune emprendido por los gobiernos de los países poderosos del mundo a la cabeza del gobierno de George W. Bush, contra los pueblos de Irak y Afganistán.

6) Luís García Mesa sufre la condena de 30 años de cárcel sin indulto por los asesinatos en el golpe de Estado de 1980. No ocurrió lo mismo con los masacradores del pueblo como Víctor Paz Estensoro, cuatro veces presidente, ni con Hugo Banzer Suárez, dos veces presidente y la tendencia a la impunidad con Gonzalo Sánchez de Lozada, dos veces presidente, es la mejor muestra del manejo injusto de la justicia por los tentáculos de las mafias organizadas.

Después de todo, no hay mejor cosa que dar cuenta con la propia vida, si es necesario, cuando de por medio está el interés de los pobres y los trabajadores, por las grandes mayorías que han vivido sacrificadas históricamente. Una luz en la lejanía nos dice que todo cambiará, inclusive sorprendiéndonos con la misma vida y sin darnos tiempo ni siquiera a persignarnos. Para otra vida de oscurantismo, mejor nos sacrificamos ahora Dios mediante. Sólo los valientes de verdad no se resisten a la muerte provocada por el adversario que no da la cara, el del cobarde y ventajero. Las páginas de la historia no se cierran con la muerte de personas, por muy importantes que estas sean, sino con la destrucción de sus organizaciones, algo muy difícil de lograrlo.

Sucre-31-12-2006

Víctor Flores Álvarez.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 13

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014