Viernes 17 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-11-10 a horas: 14:05:06

Declarar a la coca de Yungas Vandiola Patrimonio Histórico de Bolivia

Claudia Peredo GutiérrezLa administración Morales ha hecho del mediatismo populista toda una línea de gobierno. Al igual que en el tema minero, apaciguó la dura crítica internacional a su ambivalente política sobre la coca con la firma de un acuerdo que otorga a los cocaleros de Yungas de Vandiola concesiones alegóricas y compromisos de resarcimiento condenados al olvido. A cambio logró la suspensión de una medida de presión que durante todo el mes de octubre puso en jaque al gobierno demandando respeto a los cultivos de coca más antiguos del continente e indemnización por la muerte a manos del Ejército de dos cultivadores de la zona.

La erradicación de cocales y la represión a los indígenas cocaleros fueron dos errores estructurales que pusieron a Evo Morales en evidente contradicción con su tesis de defensa de la coca y la vida. No obstante, a escasos 20 días de la supuesta capitulación del gobierno ante la razón y la historia, Evo Morales ha reemprendido, con vengativa virulencia, la erradicación en Yungas de Vandiola y ha reorientado su objetivo, no a la sustitución de la coca nueva - reciente y prolífica -, sino a extirpar los cocales más antiguos, testimonio de la data ancestral de la coca de Totora y Pocona y evidencia de que en los subvalles de Cochabamba están los primeros cocales de Los Andes.

¿Qué pretende el gobierno del MAS al perpetrar, detrás del fútil argumento de racionalización, esta eliminación selectiva de los centenarios y robustos árboles de coca, que no producen ya casi nada de hoja, mientras se deja la coca más joven y fértil?

Su prioridad, obviamente, no es reducir el volumen de producción de coca sino borrar toda evidencia histórica de que la cuna de la coca no se encuentra en el trópico de Cochabamba, como la literatura progubernamental pregona, sino en las cabeceras de valle de Totora y Pocona.

El mito del "Chapare, capital de la coca", sobre el que un manojo de periodistas y escritores advenedizos han tratado de cobrar notoriedad, se funda en una mentira. Dicha mentira quedó expuesta por la emergencia del movimiento cocalero originario de Yungas de Vandiola: ni la coca tiene origen en el Chapare, ni el sindicalismo cocalero del Chapare es un movimiento indígena originario de Cochabamba.

Desafiando el aislamiento y la marginación que la distancia y falta de caminos les impone, los cocaleros más antiguos del continente emergieron el pasado septiembre para revelar al mundo un capítulo inédito de la historia nacional: que la coca originaria es patrimonio histórico de Cochabamba, que su cultivo no llegó con la olas migratorias de las minas asentadas recientemente en el trópico, sino que se cultiva desde antes de la colonia en los yungas cochabambinos, donde raíces gruesas como bejucos y tallos del diámetro de un tronco de roble maduro reivindican su calidad de coca originaria y tradicional.

Con la sangre de dos cocaleros y veinte días de protestas Yungas Vandiola contuvo la erradicación. Pero lo que se ganó en batalla se perdió en mesa; el acuerdo contuvo la huelga y los bloqueos cocaleros, no así el matricida impulso del gobierno masista.

Cual criminal que vuelve al lugar del crimen a eliminar la evidencia de su perpetración, la Fuerza de Tarea Conjunta se ha ensañado con la coca vieja. Motosierras cercenan las raíces de la historia cochabambina y helicópteros donados por Venezuela cargan los enormes troncos hacia el distante trópico donde se ensaya injertar las raíces más viejas en suelo chapareño e incinerar cualquier otra prueba del matricidio de la "machucoca".

A fines de octubre Silvia Cruz, líder de las mujeres cocaleras de Yungas Vandiola, llevó la denuncia de genocidio hasta La Paz, al Encuentro Internacional de la Coca, organizado por la ONG Coca y Soberanía, pero su participación no mereció ni siquiera un párrafo en la crónica periodística paceña.

En Cochabamba Emilio Caero, dirigente de la subcentral Icuna, insiste solitario en su planteamiento de respeto a la coca tradicional. En una carrera contra el reloj busca apoyo entre las instituciones de Cochabamba para lograra la declaratoria de Patrimonio Histórico y Cultural de Bolivia para la coca de Yungas Vandiola, mientras una dirigencia paralela, incondicional del gobierno, socava su autoridad y busca su remoción.

Las instituciones de Cochabamba aun guardan un silencio indolente y ajeno a la gesta de Totora, mientras cada día se extirpan las raíces de decenas de ancianos árboles de coca. Pero la hoja de los Yungas de Carrasco es legal, tradicional y originaria de Cochabamba, y su reivindicación ha redimido a la coca tradicional de la generalización estigmatizante de que toda la coca es producida con destino al mercado ilícito de droga.

Corresponde a las instituciones de Cochabamba asumir la defensa de los cocales ancestrales y emprender la gestión de la declaratoria de la coca de Yungas de Vandiola como Patrimonio Histórico y Cultural de Bolivia, antes que el desquite gubernamental borre toda evidencia de que la cuna de la hoja sagrada ha estado en Cochabamba desde siempre.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 - 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014