Lunes 30 de marzo del 2020
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-09-08 a horas: 13:28:13

México ya cambió

El plantón de la dignidad

Alfonso Gumucio D.

Hace 40 días los mexicanos del Distrito Federal ocuparon las principales calles y avenidas de la ciudad para protestar en contra del fraude electoral que favoreció al candidato del gobierno, el panista Felipe Calderón. Televisa y los medios de difusión en manos de los intereses financieros mexicanos, se han empeñado en desprestigiar al plantón: interrumpe el tráfico, produce caos urbano, ensucia la ciudad, etc. Pero hay que estar allí para darse cuenta de que las cosas no son como las pinta Televisa. En realidad, el plantón es una gran feria de participación democrática ciudadana.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




13 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Estuve en el plantón el día que el Instituto Federal Electoral (IFE) ratificó a Felipe Calderón como Presidente Electo. Este señor tuvo que llegar en helicóptero para recibir su credencial, porque ya no se atreve a andar por las calles de México, donde su presencia sería repudiada. Sólo se siente seguro entre los empresarios que lo apoyan. La izquierda democrática representada por la Coalición por el Bien de Todos, con AMLO (Andrés Manuel López Obrador) a la cabeza, tuvo esta vez una posibilidad real de llegar al poder, pero el gobierno de Fox hizo todo lo imaginable para impedir que eso suceda. Trató de invalidar la candidatura de AMLO con el desafuero, y como eso no funcionó, puso al servicio de Calderón todo el armazón del Estado, como en los viejos tiempos del PRI.

Las evidencias de ello son tan contundentes, que el propio Tribunal Federal Electoral tuvo que amonestar (por primera vez en la historia) al Presidente de la República, aunque esa amonestación fue apenas un saludo a la bandera, ya que en la decisión final a pesar del fraude se reconoció la victoria del candidato del gobierno. Lo que exige la oposición no es nada del otro mundo: un nuevo conteo voto por voto de todas las urnas. Semanas atrás, el Tribunal Federal Electoral accedió a contar de nuevo un número mínimo de urnas, y en todas ellas se descubrió que hubo algún porcentaje de "error" o de fraude en favor de Felipe Calderón. Un colega me contaba que vio boletas a favor de Calderón que ni siquiera habían sido dobladas, lo que indica que fueron colocadas después. Si se hiciera un conteo de todos los votos, probablemente AMLO sería el nuevo presidente de México.

¿Cuales son los argumentos para no contar de nuevo los votos? Ninguno. De hecho, el conflicto se hubiera zanjado hace tiempo si se hubiesen contado todos los votos inmediatamente. Esa operación podía realizarse en apenas una semana, pero el Tribunal Electoral, parcializado notoriamente con el gobierno de Fox, se negó a hacerlo. Y ahora que su determinación ya fue tomada, se niega a abrir las urnas a la prensa, con el argumento de que los votos "no son documentos públicos"... ¿Hay algo más público que una elección general? Peor aún, existe el temor de que las urnas con votos sean incineradas inmediatamente, para que no quede huella y para que no suceda lo que pasó en Estados Unidos, donde meses después de que Bush se hizo con el poder, un nuevo conteo de votos reveló que Al Gore había ganado en Florida.

Entonces, el plantón que ocupa la Avenida Reforma, Juárez, la Calle Madero y el Zócalo tiene una razón de ser muy válida, pero además, es un espacio de participación popular muy importante. Lo que yo vi allí es una feria de la participación democrática, donde la ciudadanía puede expresarse libremente, incluyendo a aquellos que están en contra. Bajo las carpas se generan discusiones sobre la situación política, se muestran videos documentales sobre la realidad mexicana, o se presentan grupos de música y de teatro que no tienen acceso a los espacios de los medios de difusión de la derecha. El humor domina en expresiones creativas donde se hace sorna de las "urnas embarazadas después del parto" o de Televisa: "Si quieres seguir viviendo en la ignorancia, sigue viendo Taravisa".

Cada cierto trecho hay grupos jugando ajedrez, rodeadas de otra gente que observa. En las carpas, hay niños que pintan o juegan. En otra carpa funciona una radio comunitaria, que ofrece informaciones de último momento y hace entrevistas con la gente. El plantón tiene varios medios de información y participación. Cada día circula, por ejemplo, el Diario de la Resistencia que además publica una cartelera cultural donde se detallan todas las actividades en los diferentes campamentos: talleres gratuitos de grabado, pintura, escultura, cerámica; presentación de libros por sus autores; exposiciones de pintura y dibujo; espectáculos de música rock, jazz, o clásica; conferencias, foros y debates.

El clima que se respira es de diálogo y tranquilidad. No vi ninguna muestra de agresividad, todo lo contrario. Y las actividades comerciales e institucionales en todo el centro de México transcurren normalmente. En el trayecto del plantón pude dialogar con hombres y mujeres que están allí no porque cumplen con una consigna partidista, sino porque repudian que sus derechos hayan sido violados. A pesar de los chaparrones de estos días, nadie los mueve del plantón. Muchos van a dormir a sus casas, pero regresan al día siguiente. Muchos cumplen con sus horarios de trabajo, y en cuanto disponen de tiempo libre, se unen al plantón.

Es como una gran feria autogestionaria. Este plantón no es un espacio partidista, sino un espacio público recuperado por organizaciones políticas, sindicatos, grupos barriales o culturales que quieren dialogar sobre democracia y manifestar su repudio a la política mañosa que, una vez más, quiere imponerse sobre los mexicanos. Todos contribuyen a que ese espacio autogestionado permanezca organizado y limpio.

Hombres y mujeres se inscriben para participar como delegados en la Convención Democrática que empezará en el zócalo el 16 de septiembre, el día del Grito, una fecha fundamental en la historia del país. Una vez más Fox tendrá que llegar en helicóptero o refugiarse en Los Pinos, la residencia presidencial. No se sabe exactamente qué va a decidir esa gran asamblea democrática, y quizás decida levantar el plantón y continuar la lucha de otra manera, pero en todo caso lo que se ha vivido en estos 40 días ya ha contribuido a transformar a los mexicanos y a hacerlos más conscientes del poder de la participación ciudadana. Aunque esta disputa por la presidencia ya no se resuelva a favor de AMLO, lo cierto es que México ha cambiado y no será el mismo después de estas elecciones. Aquí se acabó el poder omnímodo de los partidos tradicionales, PRI y PAN. Ambos, tradicionales enemigos históricos, cogobernarán ahora para mantener a raya al PRD, pero aunque ocupen el poder una vez más, son los verdaderos perdedores.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014