Miercoles 21 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-05-02 a horas: 16:45:50

Tiempo de reafirmación nacional

Ramón Rocha Monroy

Los decretos de nacionalización de nuestros recursos naturales marcaron invariablemente el inicio de procesos de reafirmación nacional, de construcción de grandes obras de infraestructura y de medidas sociales para mejorar la calidad de vida de las mayorías.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




7 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Cuando el Presidente Toro nacionalizó el petróleo en 1937, los Excombatientes del Chaco y la población en general debieron sentir como si alguien restañara las heridas de la contienda e insuflara fuerzas para radicalizar ese proceso de autoafirmación que culminó con la Revolución del 52.

Cuando se nacionalizaron las minas, la euforia nacional sobrepasó todo límite, y el excedente producido por COMIBOL a partir de entonces fue destinado al desarrollo del Oriente y al fortalecimiento de YPFB.

La nacionalización de la Gulf Oil, seguida meses después por la reversión de las concesiones de Mina Matilde, apuntalaron un ascenso de masas que hubiera sido duradero si tenía, como ocurre hoy, una estructura orgánica; por eso sucumbió con el cruento golpe militar de 1971.

Estos hechos históricos demuestran que no hay argumentos para temer y menos propiciar temores artificiales entre los bolivianos a raíz de la nacionalización de los hidrocarburos de este histórico 1º de mayo.

Por supuesto que no faltarán, como no faltaron en el pasado, las voces agoreras, el rasgarse de vestiduras y las jeremiadas de los profetas a sueldo de las trasnacionales. Lo de a sueldo no es pura retórica, pues los autores y cómplices de la Capitalización se convirtieron en ejecutivos, abogados y técnicos de esas trasnacionales, o en Superintendentes a su servicio. En particular estos Superintendentes jamás tuvieron argumentos a favor del Estado boliviano, en tanto se esforzaban, más bien, por pintar cada vez más negro el futuro del país si nos atrevíamos a atentar contra la sacrosanta Ley de Capitalización. Pero la voluntad de un pueblo es más fuerte que los miedos a sueldo de los economistas cipayos, y por eso, con la misma sencillez que ayer, basta una decisión patriótica para revertir a la Nación lo que es de ella y generar un movimiento ascendente de reafirmación nacional.

Este servidor fue uno de los primeros columnistas que advirtieron sobre las consecuencias de la Capitalización, cuando muchos izquierdistas, estrenando guiños y gestos de inteligencia (ah, pendejos), elogiaban abierta o veladamente medida "tan ingeniosa". En esos primeros artículos advertí que no sólo los trabajadores sino la empresa privada nacional sería víctima de ese proceso concentrador del ingreso que tendría un impacto negativo en los emprendimientos que generan empleo masivo. Ahora, con la nacionalización de los hidrocarburos, los empresarios nacionales podrán entenderse en otro plano con YPFB y el conjunto de la economía se revitalizará con un aumento vertical de los ingresos nacionales. En términos de liquidez de fondos públicos, peor no podíamos estar como consecuencia de la Capitalización. En cambio, con la nacionalización, percibiremos más ingresos aun en los escenarios menos propicios.

Por último, no se trata de una medida confiscatoria. Nuestras reservas de gas garantizan el interés del inversionista extranjero que quiera cumplir nuestras reglas del juego. Si se van unos, vendrán otros, estemos seguros de ello.

Demos, entonces, rienda suelta al regocijo legítimo que ha provocado esta medida en el conjunto del pueblo boliviano.

Otros artículos de Ramón Rocha Monroy

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014