Domingo 19 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-04-11 a horas: 10:42:09

Capitalismo salvaje y éxodo

Christian Inchauste Sandoval

La muerte de nuestros compatriotas, uno de ellos un niño de 14 años llamado Vladimir, en un taller clandestino de Buenos Aires es un cruel recordatorio de que estamos más cerca del capitalismo que describieron Marx y Zola, que de un modelo de economía social de mercado. El capitalismo salvaje en Bolivia hace que 300 personas al día se decidan por el éxodo, al punto en que Viru Viru se convierta en una forma actual los ?docks? de Dublín, cuando los irlandeses comenzaron a ser el primer producto de exportación de Irlanda separando miles de familias. A falta de mar, el subdesarrollo expulsa ciudadanos por vía aérea.

Christian Inchauste Sandoval

Diplomado en administración de empresas y economía de la Ecole Supérieure de Commerce de Paris (ESCP-EAP). Colaborador regular para la prensa boliviana como analista del tema energético. Ha publicado análisis y ensayos sobre economía latinoamericana para el Financial Times y la Documentation Francaise:

Contactos con el autor
close

Contacto con Christian Inchauste Sandoval




7 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Estos años, Bolivia habría “exportado” más de un millón de compatriotas. Sin migración, Bolivia contaría hoy con una población de 12 ó 13 millones de habitantes frente a los 10 con que cuenta ahora. Dos a tres millones de ciudadanos vivimos en el extranjero, especialmente en Argentina, Brasil, Estados Unidos, España y Suecia. Uno de cada diez bolivianos vive en el exterior y por el estudio del BID sabemos que la Diáspora Boliviana aporta al país con US$1,000 millones en remesas, monto superior a la actual exportación de gas natural.

Lo que las cifras no dicen, es lo que apuntó alguna vez Marcelo Quiroga. Con la migración, Bolivia pierde tres cuartas partes de su “materia gris”, es decir intelectuales, cuadros altos y medios y mano de obra calificada. Pierde inversión y ahorro interno, y pierde capacidad de producción y de consumo dejando al mercado interno boliviano como un enano anémico. Mientras que los bolivianos trabajan 14 horas al día en los talleres de Buenos Aires y Sao Paulo, o ejercen labores domésticas o de trabajadores rurales en España, el país va perdiendo una gran parte de su mano de obra agrícola, valiosa porque puebla los campos y provee la base de los alimentos del país. O por lo menos los poblaba. Cuenta un amigo que conoció el pueblito de donde venía Vladimir, a orillas del Titikaka, donde hoy sólo quedan mujeres y ancianos, replicando el fenómeno de destrucción de familias y comunidades que pronto serán pueblos fantasmas a lo Pedro Páramo.

Por si fuera poco, Bolivia no cuenta con el equivalente del programa “Paisano”. México, sea quien esté al poder (PAN, PRI o PRD), tiene una política de Estado (depende del Instituto Nacional de Migración) clara en el apoyo de su diáspora en el exterior y una red de seguridad desde el momento en que vuelve al aeropuerto Benito Juárez del D.F. El gobierno del MAS, parece haber entendido que nuestra Diáspora está totalmente desvalida. Faltan consulados y embajadas debidamente equipadas para atender los deberes y derechos constitucionales de cualquier ciudadano. Si tomamos la estimación de que en el Gran Buenos Aires existen un millón de bolivianos, pues concluimos que la tercera ciudad boliviana se encuentra en la hermana república. Esa es la altura de los desafíos.

En la edición del primero de abril de The Economist (p. 25), una foto ilustra el movimiento en los Estados Unidos por el respeto y regularización a los nuevos inmigrantes. Junto a las banderas de los Estados Unidos y de México flota la tricolor de Bolivia, mientras manifestantes muestran pancartas que dicen “USA es un país hecho por inmigrantes ¡y punto!”. El capitalismo salvaje de los países latinoamericanos ha causado el éxodo en la región. Mientras Bolivia exportaba mano de obra hacia Argentina, los mismos argentinos decidieron a su vez emigrar a Europa, huyendo de lo que ha sido una próspera nación construida por inmigrantes.

¿Qué hacer?

-Como premisa sabemos que 25% de nuestra población trabajará en los países citados en las décadas siguientes. Es importante, que el gobierno actual y los subsiguientes, tomen las acciones correspondientes mediante un “Plan Llajtamasi”, equivalente al programa “Paisano” de México, para que la Diáspora no pierda su nexo con Bolivia y tenga una vida digna. Este plan debe contemplar lo siguiente:

-Primero, censar a todos los bolivianos.

-Segundo, “carnetizar” y otorgar pasaportes sin que por ello haya que realizar el penoso y lento trámite actual.

-Tercero, otorgar el ansiado derecho al voto de los bolivianos en el extranjero. -Cuarto, dar ventajas fiscales y legales a los bolivianos que decidan reinvertir parte de sus ahorros en Bolivia a pesar de que sigan en el extranjero.

-Quinto, brindar asesoría legal y económica. Según CNN, el costo de regularizar a los “sin papeles” bolivianos es de 460 pesos argentinos (1,000 bolivianos). Esta pequeña inversión permite a los compatriotas no caer en manos de los capitalistas salvajes, muchos de ellos tratantes de esclavos entre los cuales existen lamentablemente otros bolivianos. Para los chicos que murieron, esos 1,000 bolivianos para obtener los papeles hubiesen hecho la diferencia.

-Sexto, controlar en territorio boliviano a todos los traficantes, pillos y seudo-agencias de viaje que sacan a los compatriotas del país al margen de las leyes.

El antídoto a largo plazo es que los compatriotas se organicen en empresas donde los enormes réditos de la industria textil se queden entre los trabajadores. En Buenos Aires por una prenda que vale 100 pesos, el trabajador percibe 1 peso en promedio. Como decía antes, vale la pena releer a Zola y a Marx. Las asociaciones de residentes deben trascender de una buena vez los ámbitos de fiestas y organización de bailes y concentrarse más en la parte económica, social y política del inmigrante y acercarse más a las embajadas e instituciones del Estado.

En cuanto a atacar la raíz del éxodo (otro amigo de Santa Cruz que me comenta que su esposa, psicóloga infantil, está literalmente desbordada por la cantidad de niños traumados) es tan simple como se deben crear empleos dignos en las ciudades como en el campo de Bolivia. Un reportaje del diario argentino La Nación, demostró que la cadena de explotación empieza en los talleres “informales” de El Alto, pero la situación se repite en Cochabamba y Santa Cruz. Es de allí donde se “recluta” a la mano de obra a cambio de unos “pesitos más”. Bolivianos más o bolivianos menos. Bien invertidos estos recursos (¿los del gas?) en generar empleos, estos podrían hacer la diferencia en que sigamos siendo la “Irlanda del siglo XXI” en Sudamérica o más bien buscar ser como la Irlanda de hoy, un país que logró en una sola generación, el salto de país pobre a país desarrollado.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014