Sábado 23 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-03-21 a horas: 23:36:48

¿Qué puede hacer usted por el mar de Bolivia?

Arturo Von Vacano

La iniciativa del Presidente Morales me da una disculpa para publicar esta nota enviada por primera vez en 2004. Tal vez hoy alcance ojos más receptivos. Nunca se llegará a nada si se deja la cuestión del mar boliviano a cancilleres y presidentes como si se tratara de una competencia de nenes recitando el Ave María, a ver si gana el que con más gracia lo recita. Me aburre tanto ese espectáculo para subdesarrollados mentales que hace meses, sino años, que hago lo que más puedo para ignorarlo. Lo cual no es bastante, parece, porque otra vez comienza esta semana la misma cantaleta, ahora ni siquiera con el mínimo de originalidad que tales "competencias" deben exigir. Lo único diferente son las barbas, que parecen haberse puesto de moda entre cancilleres, se me ocurren que porque las necesitan para ponerlas en remojo.

Arturo Von Vacano

Contactos con el autor
close

Contacto con Arturo Von Vacano




8 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Si tales espectáculos para tarugos tuvieran una pizca de seriedad (lo que por la guerra se pierde, por la guerra se recupera, ñato, y déjate de dislates) lo menos que podrían hacer sus "intérpretes" (cancilleres y presidentes designados por el azar más que por otro factor) es buscar interlocutores de cierto peso para dar legitimidad a ese diálogo de sordos.

Interlocutores como el pueblo boliviano, por ejemplo. Y el pueblo chileno, claro. ¿De quién es la idea de que "sólo" presidentes y cancilleres tienen el derecho de "hablarse" cuando se trata de una cosa tan seria, tan vital para Bolivia y tan importante, tan vital para Chile? De las personas, pues existen, interesadas en que todo cambie para que nada cambie, es decir, las que defienden intereses creados e inconfesables.Basta con un vistazo a vuelo de codorniz: Lagos es presidente de una "democracia" que tiene miles de presos políticos, defiende el derecho de su legendario dictador genocida a huir de la ley y de la justicia porque es un viejo militar que se ha vuelto loco (como si no hubiera sido loco ya cuando mataba a miles de sus compatriotas) y ha creado una plutocracia dueña y señora de Chile a despecho de los millones de chilenos que han perdido hasta el derecho al pataleo. Lagos gobierna un país sin prensa libre: los tres barones de la prensa chilena se comen el 99% del dinero que se gasta en publicidad en Chile. El ejército continua su tradición de hacerla de policía de último recurso y la policía hace lo que puede para no quedarse atrás. No es extraño que el Chile de Lagos se crea rodeado de enemigos ­ Argentina, Perú y nosotros ­ y se faje por copiar de USA, su protector, toda maña posible: no sólo es enemigo de su propio pueblo; es enemigo de todo Latinoamérica como agente que es de USA.¿Y ni el presidente ni el canciller de los bolivianos reclaman la voz del pueblo de Chile sobre el problema del mar? Verdad es que vivimos un momento casi afortunado en Bolivia: no hay presos políticos, creo yo, y el caos y la anarquía que son nuestra atmósfera natural no nos impide sentir cierta simpatía por un presidente constitucional que es harto educado (para variar) y no dispone de mayor poder para sentarse en el Palacio Quemado que el de su oratoria, bien entrenada después de décadas ante las cámaras de televisión. Pero ni su inteligencia, que nada deja que desear, ni su palabra fácil ni su buena voluntad alcanzan para lograr algo en esta polémica centenaria.Ayudaría, sin embargo, que nuestro Presidente, aprovechando que es constitucional, democrático y simpático todavía para más de la mitad de los bolivianos, propusiera, qué digo, demandara que la voz de ambos pueblos se dejara escuchar en vivo y en directo cuando se habla del mar de Bolivia.Aquí es donde entra usted, que tanto ama a su país y tantas ganas tiene de bañarse en las heladas aguas de Arica: por un peso la hora, usted puede alquilar una computadora que le permitiría explorar el centenar de sitios que el pueblo chileno (oprimido si, pero el mismo que Pinochet jamás pudo asesinar) tiene en el Internet para lanzar su grito eterno en demanda de su libertad, de la recuperación de su riqueza nacional, de la instauración de una democracia de verdad y, sobre todo, de la libertad de sus presos políticos. Basta con que pida a Google: Chile+ libertad.

Es necesario que se deje usted de joder a su enamorada con esos mensajes porno que le envía toda vez que puede y que le hacen creer que es usted inteligente y que ejercite el poco seso que su enamorada le deja en esta búsqueda que sirve a Bolivia, sirve a Chile, sirve la causa de nuestro mar y sirve también a la paz del mundo.Encuentre a esos chilenos que viven todavía la noche de la dictadura 30 años después del martirio de Allende. Convénzase de que los chilenos son tan humanos como nosotros, sólo que dicen chiiiita¹ cuando nosotros decimos mierda¹, trate de hacer algunos amigos entre esos chilenos y comience así, por fin, un diálogo verdadero que puede llevarnos al mar. Si todos hiciéramos nuestra parte en este aspecto, no sólo estaríamos cumpliendo nuestro deber de patriotas sino que estaríamos hallando el único camino que lleva a la solución de nuestro problema del mar, para no mencionar a su enamorada, que debe estar hasta aquí con la estupideces que usted le manda cada rato por e-mail.Claro que también nuestros presidentes y cancilleres deberían invitar, buscar y alentar a sus respectivos pueblos para que buscaran oportunidades de dialogar, aliviar sus miserias, que son las mismas y alentar sus esperanzas que son las mismas, pero esos personajes tienen, como se dice entre diplomáticos, "otra agenda" y no están trabajando necesariamente para usted. Es posible que estén trabajando contra usted y por eso es que hacen lo que hacen y dicen lo que dicen.Pero el asunto del mar boliviano es demasiado serio para dejárselo a presidentes y cancilleres. Es hora de que usted intervenga ya porque yo solo no puedo hacerlo todo, ¿entiende? Por lo demás, búsqueme en Google si quiere más datos. Pero, por amor de Dios, no deje para mañana lo que puede hacer hoy. Es lo que hicieron sus abuelos y los abuelos de sus abuelos, y mire en lo que hemos venido a parar.

Otros artículos de Arturo Von Vacano

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014