Domingo 21 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-03-07 a horas: 06:38:08

Sentido de la inmigración o el paso a otro país

Alberto Buela (*)Parece ser que el mundo de nuestros días oscila entre homogeneización total de la existencia ? Mac Donald, Coca Cola, pensamiento único - y las ?nuevas tribus? - barrios enteros sometidos a las maffias locales, guerras de extermino racial, nacionalismos periféricos. Oscilamos permanentemente del hombre light al fundamentalismo.

En este movimiento contradictorio entre unificación y fragmentación, universalización y terruño, un fenómeno viene desarrollándose cada vez con mayor amplitud: la inmigración.

Así, masas enteras se trasladan de un lado a otro en Africa, Asia, Europa y América. ¿Qué buscan?. ¿Qué pretenden?. ¿Por qué ahora más que antes?. Estas son algunas de las preguntas que debemos hacernos antes de abordar alguna respuesta más o menos coherente sobre el fenómeno migratorio.

Todo hombre tiene junto con su tendencia natural a saber, a conocer, una inclinación hacia su felicidad personal. Así obra de tal forma que el resultado de su acción sea un mayor o mejor bienestar. Y cuando no puede satisfacer alguna de estas dos tendencias naturales en su lugar de origen las busca en otra parte. Este es el sentido último que viene a explicar la noción de traslado.

Pero ahora parece ser que los traslados son cada vez más frecuentes y masivos. A ello contribuyen grandemente los medios de transporte y su variedad, aérea, marítima o terrestre, que han desarrollado una tecnología del transporte infinitamente superior a la de épocas pretéritas. Además, hoy se sabe casi al instante las medidas de recepción o rechazo de inmigrantes que toman los diferentes gobiernos, así como las ventajas comparativas que ofrecen los distintos mercados laborales.

Nuestra postmodernidad parece una nueva feudalidad. Las fronteras son imprecisas, lo público y lo privado se mezclan, el individuo se conecta a la vez a los flujos mundiales y a las raíces locales. Por otra parte los Estados-nación se intercalan entre las comunidades locales que los constituyen y la civilización Occidental que a su vez está en estado de emergencia.

Hoy se ha desatado una queja generalizada contra la inmigración masiva. Francia se queja de la invasión árabe, Alemania de la turca, Italia de la albana, Estados Unidos de la hispana y Argentina, para no ser menos, de la bolita(léase: boliviana, peruana, paraguaya, chilena).

Es sabido que hay países expulsores, porque sus gobiernos no logran garantizarles a sus ciudadanos un minimun vital para poder desarrollarse como hombres y, por otro lado, existen países receptores, cuyos gobiernos admiten mano de obra muy barata para tareas innobles que sus ciudadanos ya no realizan. Así Francia acepta a sus árabes en tanto balayeurs, Alemania sus turcos como mineros y Argentina sus bolitas para cavar zanjas en las veredas porteñas.

Hasta no hace mucho, en la época del Estado de Bienestar - hasta 1980- éste era concebido como gerente del bien común y otorgaba al inmigrante la recepción de colono,(al menos en Argentina) estableciéndolo en colonias que permitieron con el tiempo su arraigo a estas nuevas tierras. Hoy el Estado al renegar de su función primordial, ser agente de la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación, deja al inmigrante sin contención y librado a la explotación de las maffias que son las que lo trasladaron a tierras extrañas. Y si le exige algo, es la documentación y el contrato de trabajo al solo efecto de que pague impuestos. En ningún momento ni en ningún discurso oficial se exige la documentación por lo que ella es en último término: El acto oficial, por parte de un Estado dado, del reconocimiento de un individuo como tal. Cuya consecuencia político-jurídica es la transformación de un paria en sujeto de derechos.

Iberoamérica, y Argentina en particular, donde todos llegamos más temprano o más tarde de los barcos, se caracteriza como aquella región del mundo que hospita al hombre que viene a ella desde lo in-hóspito, la guerra, el hambre, la persecución, en definitiva, de la imposibilidad de llegar a ser plenamente hombre.

Negar o renegar de lo hóspito como carácter esencial de América es perdernos a nosotros mismos como americanos.

En cuanto al tema preciso de la inmigración de iberoamericanos hacia Argentina ello está mostrando que existe un problema no resuelto por parte de nuestras republiquetas respecto del tema de la identidad de nuestros pueblos. Antes que fuéramos repúblicas éramos una sola nación, así lo barruntaron Bolivar y San Martín, pero al encorsetarnos en “patrias chicas” negamos la existencia de los otros - los bolis (bolivianos),los pilas(paraguayos),los yorugas (uruguayos),los macacos (brasileños),los chilotes(chilenos),etc.- surgiendo así este falso problema de la identificación de nuestros hermanos.

Cabe preguntarse pues, si con todos ellos participamos de vivencias y valores comunes, enemigos y victorias compartidas a lo largo de quinientos años de historia en común. ¿ Es tan difícil pensar en la posibilidad de un documento único - válido inter nos - para todos los hombres que habitamos en el sur de América?.

Los viejos filósofos decían que hay que primero distinguir para luego, de ser posible, unir. Dado que el saber pleno es unitivo, totalizador, es holístico para hablar a la moda. Y lo primero que estamos obligados es a distinguir, hoy en Argentina y el cono sur de América, entre inmigración e indocumentación.

Así pues, la inmigración -inter nos- dentro de nuestra ecúmene cultural iberoamericana, es un falso problema. El asunto es el de la indocumentación razón por la cual un hermano nuestro, sea boliviano, peruano o paraguayo es explotado y tratado como un paria sin destino por los satisfechos del sistema, por los que usufructúan los pliegues del sistema para su enriquecimiento. Y esto no se arregla con “el todo vale” propuesto por algunos obispos, por el cual el inmigrante por el hecho de ser inmigrante es una maravilla, pues si todo vale no vale nada, ni tampoco con una deportación masiva, como algún funcionario trasnochado ha propuesto.

Los gobiernos expulsores y receptores deben asumir sus responsabilidades de una vez por todas y evitar tanto la partida sin documentos como la recepción incontrolada y sin ningún seguimiento. Ambos gobiernos deben evitar el mal del inmigrante, cual es la falta de arraigo, la ausencia del terruño y propender a su enraizamiento. Y esto se logra, en primer lugar, aprendiendo su historia y su lengua – cosa que el gobierno nacional dejó de exigir – pero sobre todo el nuevo arraigo empieza cuando trabaja la nueva tierra y puede gozar de sus frutos. Pues el hombre es y existe por su arraigo.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014