Martes 21 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Sociedad
Actualizado el 2006-02-01 a horas: 12:47:14

La cuestión del agua en América Latina

Roberto Malvezzi (Gogó) / Coordinación Nacional de la CPT/Brasil.- Estamos en medio de una profunda crisis civilizatoria. El modelo occidental fundado en la explotación de los seres humanos por otros seres humanos y en la intensa explotación de la naturaleza por una elite mundial restricta ya no tiene más sustento. De los seis billones de personas que habitan la faz de la tierra, apenas 1,7 billones pertenecen al modo consumista y depredador de la civilización contemporánea. Para sostener los caprichos de esa elite mundial son necesarias 1,5 Tierras para algunos, o hasta seis Tierras para otros.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Esa elite no se encuentra sólo en el primer mundo, sino también en sus “islas’ en el segundo, tercero y cuarto mundo. Extender ese modelo de producción y consumo a todos los seres humanos es imposible, por los propios límites de los bienes en nuestro planeta.Para sostener ese modelo el mayor tiempo posible para una elite restricta, es necesario restringir el acceso de los otros a esos bienes. El mejor mecanismo para seleccionar los incluidos del modelo es aplicar las reglas del mercado a todas las dimensiones de la existencia. Quien puede comprar, entra. Quien no puede, queda fuera. La conciencia de los límites del planeta comenzó a surgir a partir de la década del 60, pero se profundizó en la década del 70 y se generalizó a partir de la década del 80. La Cumbre Mundial del Medio Ambiente en Río de Janeiro consagró la cuestión ambiental como fundamental para el destino de la humanidad y del planeta Tierra.Coincide con la toma de conciencia de los límites del planeta e implantación mundial del neoliberalismo. No fue por casualidad. La elite mundial percibió los límites del planeta y que su “modus vivendi” no podría jamás ser extendido a toda la humanidad. Entonces creó un mecanismo para establecer un “límite natural” para los que tienen acceso a los bienes y para los que jamás lo tendrán. Así, a través de las reglas del mercado, la elite mundial reservó para sí los bienes que antes también tenían destino universal. Entre éstos está el agua.La regla número uno del mercado es transformar todos los bienes en mercaderías. En ese sentido, el mundo vive hoy una disputa por los últimos bienes de la naturaleza que todavía no fueron privatizados. Son muy pocos: restaban todavía la vida en sí, el agua, el sol y el aire. La vida está siendo privatizada a través del patentamiento de semillas, principios activos de plantas y por el avance de la ciencia en la propia genética humana. Todavía no descubrieron mecanismos de privatización para el sol y el aire. Pero la privatización de los suelos, del agua y de la biodiversidad sigue a pasos agigantados en todo el planeta. La cuestión del aguaLa privatización del agua no se da por casualidad, o de forma dispersa. Ésta pasa por la elaboración de grandes estrategias, mapeando la abundancia del agua en todas las regiones del planeta y construyendo planes que, a largo plazo, permitan la apropiación privada a escala mundial, de ese bien. Vamos a citar aquí rápidamente los planes que existen desde Canadá hasta el sur del continente latinoamericano, para dar una idea mínima de lo que está siendo estratégicamente pensado. Detrás de esos planes siempre están las grandes empresas transnacionales, la intermediación de los organismos multilaterales como Bird, Banco Mundial y FMI, siempre en articulación con los gobiernos y elites locales dispuestos a transferir el patrimonio público a las empresas privadas. Generalmente esos planes se concentran en inversiones en infraestructura. Posteriormente, por los tratados de libre comercio, sea a nivel continental como el ALCA, o tratados bilaterales (Los TLCs – Tratados de Libre Comercio), esas infraestructuras terminan privatizadas. Plan “Puebla-Panamá” en América Central

El Plan es un conjunto de grandes proyectos de inversión en infraestructura, transporte, comunicaciones, energía, turismo y otras obras en países como América Central y en los estados del sur de México. Abarca Puebla, Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Ro, Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Va desde Puebla, México hasta Panamá. A través de ferrovías, carreteras, puertos, comunicaciones y una red eléctrica que permite conectar y explotar el potencial hidroeléctrico de toda la región, llevando energía en dirección Norte. Fundamentalmente busca facilitar el acceso a los bienes naturales de la región, crear facilidades para el paso de los productos de México y Estados Unidos, controlar a los guerrilleros de la región y controlar las migraciones. Uno de los principales objetos de codicia es el agua. Sólo el estado de Chiapas, con fuerte presencia de la guerrilla, contiene 40% de todo el agua dulce de México. Pero toda América Central es rica en agua dulce. Una serie de empresas transnacionales, interesadas en esa agua se han instalado en la región, principalmente cervecerías, incluso Ambev con una fábrica en Guatemala y otra en República Dominicana.Hay también un potencial hidroeléctrico extraordinario. Solamente en México está prevista la construcción de 25 nuevas represas, lo que podrá desplazar a cerca de ocho millones de indígenas de los 10 millones que habitan esas regiones. [1]

IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional de América del Sur)

Por el momento, es más bien una concepción estratégica que una realidad. También planea tener corredores industriales, hidrovías, carreteras que conecten los lugares más recónditos de toda América Latina, incluso la región amazónica, donde estaría 20% de toda el agua dulce del mundo.Pero no sólo la Amazonia es rica en agua dulce. Toda la cuenca del Plata también lo es, y considerada la segunda en el mundo, después de la Amazonia. Es en esa región donde también se encuentra el Acuífero Guaraní, un mar subterráneo de agua dulce. Los principales interesados son empresas embotelladoras de agua y fabricantes de bebidas que demandan mucha agua.En Brasil, el plan estratégico del Estado Brasilero para la construcción de represas ni siquiera merece comentarios. Es también de conocimiento público que hoy la construcción de represas se dejó en manos de empresas privadas, lo que ha traído más problemas para las personas afectadas por las represas, que ahora tienen que negociar con particulares y ya no más con gobierno. NAWAPA (North American Water and Power Alliance)

Ese es un plan de los americanos del Norte. Pretende desviar vastos recursos de agua de Alaska y del Oeste de Canadá para Estados Unidos. Ese es el plan de infraestructura. Ya existen problemas serios en la explotación de las aguas canadienses por parte de Estados Unidos. El plan de libre comercio de la región es el NAFTA.En los días actuales, cuando toda la riqueza natural del planeta ya está mapeada, los colosales intereses privados no tienen dificultades para armar sus estrategias. Cuando se trata de disponibilidad de suelos, agua dulce y biodiversidad, las Américas, principalmente América Central y del Sur, están necesariamente incluidas en cualquier gran estrategia, exactamente por la abundancia que poseen de esos bienes imprescindibles para el futuro de la humanidad y de la vida del planeta. El nuevo discurso sobre el AguaEl discurso sobre el agua cambió rápidamente en los últimos años. El bien abundante y sin valor, “insípido, inodoro e incoloro”, rápidamente se volvió “oro azul, escaso, dotado de valor económico, objeto de codicia, factor de guerra entre las naciones”. Ese discurso no es ingenuo, y exige un difícil discernimiento para distinguir lo que es realidad y lo que son los intereses de aquellos que lo producen.En primer lugar, es necesaria la distinción entre agua y recursos hídricos. Agua es un bien de la naturaleza que está en el planeta hace billones de años. Es el ambiente donde surgió la vida y componente de cada ser vivo. Por eso, el supremo valor del agua es el biológico. Recurso hídrico es una parte del agua usada por los seres humanos para alguna actividad, principalmente económica. Por lo tanto, agua es un concepto mucho más amplio que recurso hídrico, a pesar de que sea indisociable. La cuestión es que el uso del agua hoy es mucho más intenso que algunas décadas atrás. Hoy, el promedio mundial es que del agua utilizada, 70% se destina a la agricultura, 20% a la industria y 10% al consumo humano. Ese uso intensivo del agua principalmente en la agricultura y en la industria, ocurre a un ritmo más acelerado que la reposición hecha por el ciclo natural de las aguas. De esa forma, muchos manantiales están siendo eliminados por el uso desmedido que se hace de ellos. Aún peor, al devolver el agua a su ciclo natural, ésta vuelve contaminada por los agro-tóxicos de la agricultura y por la química de la industria. La falta de saneamiento ambiental, sobre todo en los países pobres, colabora para la contaminación de los manantiales. En consecuencia, hoy en el planeta, según la ONU, 1,2 billones de personas no tienen acceso al agua potable y 2,4 billones no tienen acceso al saneamiento. El impacto en la salud humana y en el medio ambiente es una tragedia. Por lo tanto, la llamada “crisis del agua” es de cantidad y calidad, no por razones naturales, sino por el uso irresponsable que el ser humano hace de ella. Se agrava aún más esa situación cuando la ambición, con vistas a futuros usos privados del agua, también se privatiza. La escasez producida entonces comienza a ser cuantitativa, o cualitativa, o social, o en todos los niveles simultáneamente. El crecimiento poblacional ayuda a agravar la situación. En ese sentido, la crisis del agua es progresiva. La posición de la ONU es clara, o se cambia la forma de gestión de las aguas, o esta será la peor crisis que la humanidad ya enfrentó en su historia sobre el planeta. Sin duda el quid de la cuestión está en el intenso uso agrícola e industrial del agua. El agua también es usada para navegación, pesca, generación de energía eléctrica, uso doméstico en general, entre otros. El así llamado “uso múltiple del agua”. Sin embargo, cuando se constata que un promedio de 70% va para la agricultura, es necesario preguntarse qué agricultura es esa que consume agua en semejantes proporciones que llega a desequilibrar el propio ciclo de las aguas.¿Es una agricultura de primera necesidad, o es una agricultura que se dirige a producir permanentemente bienes que en realidad son estacionarios, consumidos por una elite mundial restricta? Esa respuesta es variada y depende de cada país. En Asia la producción de arroz es un bien fundamental. En Brasil, en la región del Valle de San Francisco, el agua es usada para producción de frutas para exportación, o hasta incluso para irrigar caña para la producción de alcohol y azúcar. El etanol, que se usa como combustible para autos en Brasil y en Europa, puede ser visto como un combustible limpio, si no se tiene en cuenta el agua invertida en su producción. La Transposición del río San Francisco para el Nordeste Septentrional en Brasil, se dirige sobre todo a la producción de camarones en cautiverio y a la fruticultura irrigada. El concepto de escasez, introducido como fundamento económico por los neo-clásicos, ahora también se aplica a la cuestión del agua. Para esos pensadores, un producto tiene más valor económico cuanto más escaso es. En consecuencia, aplicar el concepto de “escasez” al agua tiene una clara connotación ideológica de los principios liberales de los neoclásicos. Mientras tanto, en lo que se refiere al agua, su escasez cuantitativa y cualitativa no es una cuestión natural, sino producida por la mano humana. Por lo tanto, puede ser evitada. La propia ONU afirma que la crisis del agua es más una cuestión de administración que de escasez. Uno de los argumentos utilizados para justificar la escasez del agua es que 97,6% de las aguas del planeta son saladas y apenas 2,4% son de agua dulce. El cuadro que sigue a continuación, nos da una visión detallada de la distribución del agua en el planeta.

CUADRO DE LAS AGUAS [2] LOCALIZACIÓN VOLÚMEN % Renovación (1.000 Km3)

-------------------------------------------------------------------------------------

Océanos 1.464.000 97,6 37.000 años Masas Polares 31290 2,08 16.000 años Rocas Sedimentarias 4371 0,29 300 años Lagos 255 0,01 1 a 1000 años Suelo y Subsuelo 67 0,004 280 días Atmósfera 15 0,001 9 días Ríos 1,5 0,0001 6 a 20 días -------------------------------------------------------------------------------------

Sin embargo, la naturaleza es sabia y hasta algunas décadas atrás nunca faltó agua para ninguna forma de vida, dependan éstas de agua salada o de agua dulce. Una vez más, el problema no es de la naturaleza, sino de la acción humana sobre ella. El agua es un bien natural renovable, y el ciclo de las aguas, siempre que sea respetado su ritmo, repone los mismos volúmenes de agua dulce y salada que hace muchos millones de años. La crisis del agua, por lo tanto, tiene que ser vista en su punto clave, es decir, la forma en la cual el ser humano viene administrando la porción de agua que utiliza. Ciertamente una nueva administración impondrá límites al desperdicio y al lujo. Clasificación de disponibilidad del agua según la ONU (1997) [3]

Stress de agua inferior a 1.000 m3/hab/año Regular 1.000 a 2.000 m3/hab/año Suficiente 2.000 a 10.000 m3/hab/año Rico 10.000 a 100.000 m3/hab/año Muy rico más de 100.000 m3/hab/año. Cabe destacar que el Banco Mundial tiene otro padrón para el stress, esto es, menos de 2000 m3 por persona por año para todos los usos. Sin embargo, algunos especialistas consideran que esta referencia basada en el padrón de consumo de Estados Unidos es insostenible. Por lo tanto, es lógica la opción para trabajar con los padrones de la ONU.El agua en América Latina Hay un detalle en esa reflexión. Incluso habiendo suficiente agua para todas las formas de vida, si fuera administrada sustentablemente, hay una distribución desigual del agua dulce sobre el planeta. Los países pobres en agua sufren una escasez particular. En la otra punta, continentes enteros, y dentro de aquellos algunos países, tienen abundancia de agua dulce. Es el caso del continente latinoamericano, particularmente de algunos países. Para dar un ejemplo, Perú es un país que está situado en el parámetro de “suficiente”. Su disponibilidad per cápita de agua hoy es de aproximadamente 1.790 m3 por año. Sin embargo, la proyección es que en el año 2025 su disponibilidad sea de 980 m3 por persona por año. Dejaría de estar en la franja de suficiente para la pasar a la situación de stress [4]Países como Brasil, Bolivia, Colombia, Venezuela, Argentina y Chile se sitúan en el parámetro de los países “ricos”, esto es, tienen entre 10.000 y 100.000 m3/persona/año. Guyana Francesa se sitúa en la franja de los “muy ricos”, esto es, sobre 100.000 m3/persona/año. Además, Latinoamérica es un continente privilegiado en el régimen de lluvias. La intensa precipitación de aguas meteóricas sobre el continente, incluso con un intenso promedio de evaporación, produce un gran excedente hídrico. Una vez más es necesario considerar los detalles dentro del continente y de los países. Por ejemplo, en Lima, Perú, nunca llueve. Sin embargo las aguas que descienden de los Andes abastecen a la capital peruana. Basta comparar el volumen de nuestras aguas con el de los países donde realmente ella es escasa, para tener una noción de la abundancia que tenemos:País Disponibilidad m³/hab./año Kuwait Prácticamente nula Malta 40 Qatar 54 Gaza 59 Bahamas 75 Arabia Saudita 105 Líbia 111 Bahrein 185 Jordania 185 Singapur 211 Texto Base “Agua, Fuente de Vida” [5]

Precipitación en los continentesRegión Precipitación Mm/año Km³/año Evapotranspiración Mm/ano Km³/ano Excedente Mm/ano Km3/ano Europa 700 8,290 507 5,230 283 2,970 Asia 740 32,200 416 18,100 324 14,100 África 740 22,300 587 17,700 153 4,600 América del Norte 756 18,300 418 10,100 339 8,180 América del Sur 1,600 28,400 910 16,200 685 12,200 Australia y Oceanía 791 7,080 511 4,570 280 2,510 Antártica 165 2,310 0 0 165 2,310 Totales 800 119,000 485 72,000 315 47,000 Fuente [6] Nuestros ríos también son abundantes [7]

Las Cuencas Hidrográficas representan hoy la diferencia fundamental para la gestión de las aguas. Es un modelo francés, pero que resulta pertinente. Brasil, por ejemplo, fue dividido en 12 grandes regiones hidrográficas, cada una de ellas a su vez con varias cuencas hidrográficas. La Ley Brasilera de Recursos Hídricos (9.433/97) concibe la gestión de las aguas a partir de las cuencas hidrográficas. Aquí están las aguas más accesibles al ser humano para todos los usos. Los ríos, incluso, se volvieron el destino final de los desechos industriales, hospitalarios, domésticos. Brasil, que tiene el mayor volumen de agua dulce del planeta y un inmenso entretejido de ríos, tiene 70% de sus ríos contaminados. Por lo tanto, queda comprobado que no basta tener abundancia, sino que es necesario un cuidado especial para tener agua en cantidad y calidad.Aquí, una vez más, América Latina aparece de forma destacada en el escenario mundial. Las dos mayores cuencas hidrográficas del planeta están en territorio latinoamericano, éstas son el Amazonas y la Cuenca del Plata. Son los dos mayores flujos fluviales de la faz de la tierra. El flujo promedio de la cuenca Amazónica es de 212.000 m³/s, mientras que la de la Cuenca del Plata es de 42.400 m³/s. Brasil, con el agua de la Amazonia Internacional, tiene 53% de las aguas de América del Sur y 13,8 del total mundial.Estas dos cuencas hidrográficas, además de proveer agua dulce en abundancia, integran a los países latinoamericanos. Si fueran sabiamente manejadas y preservadas, garantizan tranquilamente el futuro de nuestros pueblos.Acuífero Guaraní: América Latina fue también bendecida con la mayor napa de agua subterránea del planeta, con 1,2 millones de km². Abarca siete estados brasileros (Goiás, Minas Gerais, Mato Grosso do Sul, São Paulo, Paraná, Santa Catarina, Rio Grande do Sul) y parte de Argentina, Paraguay y Uruguay. Se extiende por Brasil (840.000 Km²), Paraguay (58.500 Km²), Uruguay (58.500 Km²) y Argentina (255.000 Km²) [8]. Tiene agua para abastecer 360 millones de personas indefinidamente, siempre que sea bien administrado. Este número es la población de toda América Latina.Toda esa agua, prácticamente aún inexplorada, es objeto de codicia nacional e internacional. Solamente ahora existe un esfuerzo conjunto de los países bañados por el acuífero Guaraní para el establecimiento de una serie de medidas que faciliten la gestión y preservación común del manantial. Sin embargo, la abundancia de agua del acuífero también genera ambiciones. Las grandes transnacionales del agua ya buscan instalarse en el espacio del acuífero y reservar su cuota en vistas al futuro.Pantanales y riadas: Nuestro continente tiene también una serie de pantanales y de áreas inundadas, fundamentales para la dinámica de las aguas y para la biodiversidad. El Pantanal de Mato Grosso, que abarca también a Bolivia y Paraguay es un caso ejemplar. Con una fantástica biodiversidad animal y vegetal, se sitúa en el corazón de América del Sur. Su biodiversidad incluye más de 650 especies diferentes de aves, 262 especies de peces, 1.100 especies de mariposas, 80 especies de mamíferos y 50 de reptiles. Además, el Pantanal cuenta con 1.700 especies de plantas [9]. Es también un área ambicionada por su riqueza. La Iglesia del Reverendo Moon compró en esa región un área de 10 millones de hectáreas de tierra. El tamaño de la propiedad causó problemas en Brasil, donde por muchas personas es considerada una cuestión de seguridad nacional.Por otra parte, las áreas inundadas de América Latina son mucho más amplias que el Pantanal de Mato Grosso. Una pequeña lista nos da una visión más completa de la abundancia de pantanales y riadas de nuestro continente. País Total de áreas Extensión (hectáreas) Brasil 38 59.789.733 Venezuela 29 14.447.155 Chile 49 9.188.713 Argentina 57 5.797.930 Paraguay 5 5.723.528 Bolivia 18 4.017.920 México 40 3.377.900 Nicaragua 17 2.111.349 Colombia 36 1.928.389 Uruguay 12 773.500

Fuente [10]

Problemas contemporáneos del AguaEl uso múltiple del agua: el gran problema del agua está en la ecuación más justa de su uso múltiple. El padrón mundial adoptado de utilizar 70% del agua dulce en agricultura indica que es insostenible. El uso del agua en agricultura precisará ser redefinido. Ese debate ya existe, por ejemplo, en Brasil. ¿Es correcto usar la poca agua disponible del Nordeste Brasilero para irrigar caña de azúcar? ¿Es correcto usar 80% del agua del río São Francisco, también en el Nordeste Brasilero, para generar energía, mientras que millones de persones esparcidas por la región no tienen un vaso de agua potable para beber? Por lo tanto, el uso múltiple del agua exige criterios éticos, no apenas técnicos o económicos. Por eso, además de hablar de “uso múltiple” de las aguas, es necesario hablar también de sus “valores múltiples”. Por lo tanto, es necesario hablar del valor biológico, social y ambiental del agua. Además de éstos, el agua tiene un valor simbólico, religioso, cultural, paisajístico, turístico. El agua también tiene dimensiones económicas, políticas y de poder. Controlar el agua es tener poder sobre los demás seres humanos y los demás seres vivos. Privatización y mercantilización: la privatización y la mercantilización del agua es el gran desafío para el agua del mundo contemporáneo. La estrategia de las grandes multinacionales del agua es transformarla en una mercadería cualquiera. Sin embargo, el agua es un bien imprescindible e insustituible. Ningún ser vivo sobrevive sin agua. Controlar el agua es controlar la vida. Por eso, a nivel mundial también surgen resistencias a los intentos de privatizar y mercantilizar el agua. En América Latina tenemos resistencias en Bolivia, Argentina, Brasil, Perú, Chile, Uruguay y otros. Mientras tanto, en América Central los servicios de agua ya están siendo privatizados. Hay también privatizaciones de agua en India, Filipinas, países africanos y Europa. Contaminación: Otra cuestión fundamental es la degradación cualitativa de las aguas. La civilización humana hizo de los ríos sus caminos, después su vivienda, después su cloaca. Hay varios ríos en el mundo, principalmente aquellos que cortan los grandes centros urbanos y agrícolas, prácticamente inutilizables para el consumo humano. En Perú la contaminación viene principalmente de las explotaciones mineras instaladas a lo largo de los ríos que abastecen a Lima. Los datos de saneamiento de los países más pobres son aterradores. Brasil, por ejemplo, tiene 20% de su población sin acceso al agua potable, 50% de sus domicilios sin cloaca y 80% de las cloacas son descargadas directamente en los ríos sin ningún tipo de tratamiento. Eso hace que 70% de los ríos brasileros estén contaminados. Sin embargo hay situaciones aún peores, como el caso de Haití, donde en Puerto Príncipe , las cloacas corren a cielo abierto por el centro de la ciudad.La pérdida de la calidad de las aguas es uno de los grandes dilemas de la humanidad. Hoy se habla de contaminación fina, a base de hormonas, antibióticos y metales pesados. Normalmente esos elementos no son detectables en los tratamientos más comunes de las aguas para consumo humano. Por lo tanto, la calidad del agua consumida en los días actuales no ofrece una seguridad total. En Brasil, se estima que 40% de las aguas de las canillas no tienen un nivel de potabilidad confiable.Deforestación de las matas ciliares: Agrava aún más la situación de las aguas la deforestación. Hay una correlación íntima entre cubierta vegetal, almacenamiento de agua en las napas subterráneas y la preservación de los manantiales de superficie. Donde hay cubierta vegetal, el agua de las lluvias tiende a infiltrarse más en los suelos, elevando el nivel de las napas subterráneas. Donde la tierra está desnuda, la tendencia del agua es escurrirse para el lecho de los ríos con poco proceso de infiltración. Además de eso, la cubierta vegetal de las márgenes de los ríos – las matas ciliares – protege los lechos de la sedimentación provocada por materiales sólidos acarreados por las corrientes. Por lo tanto, el proceso continuo de deforestación influye directamente en la disponibilidad hídrica de los manantiales de superficie y subterráneos. Pobres sin agua: la exclusión de gran parte de la humanidad de la “seguridad hídrica” ya es una realidad mundial. Repitiendo los datos iniciales, en el mundo contemporáneo 1,2 billones de personas no tienen agua de calidad para beber y 2,4 billones no tienen acceso al saneamiento básico. Esa realidad, según la ONU, tiende a agravarse con el crecimiento de la población mundial. No es un problema de escasez, sino de cuidado, administración y justicia social.Hoy en varios lugares de Brasil se comienza a instalar la “tarjeta pre-paga” de agua, como en la telefonía celular. Es evidente que ahí hay una flagrante violación del derecho humano al agua. Las poblaciones más pobres no pueden estar sujetas a esas reglas del mercado. Muchos pobres no tienen cómo comprar su agua, pero todo ser vivo tiene derecho a ella. El surgimiento de los “sin agua”, es una de las más aberrantes tragedias que podrán asolar a la humanidad. Luchas populares por el AguaAgua como bien público, derecho humano, patrimonio de todos los seres vivos: Como reacción al proceso de privatización, mercantilización y degradación de las aguas, surgió la conciencia del “cuidado”, de la “preservación”, del agua como “bien público, universal, patrimonio de la humanidad y de todos los seres vivos”. Esas articulaciones prosperan en todo el mundo a través de ONGs, defensores de derechos humanos, Iglesias y especialistas que tienen una visión amplia del agua, no apenas mercantilista. En el Foro Social Mundial de 2005, en Porto Alegre, se fortaleció la “RED VIDA”, como una articulación de entidades que luchan en defensa del agua siguiendo una serie de diez principios, todos en la dirección del agua como un bien público. Por parte de las Iglesias y entidades defensoras de los derechos humanos, crece la conciencia y la defensa del agua como un “derecho humano”. Sin embargo, hay resistencias por parte de los gobiernos locales y de las transnacionales del agua. La tendencia es admitir el agua apenas como una “necesidad” y no como un derecho. Es la misma postura que se tiene en relación al “derecho humano a la alimentación”. Si el agua fuera reconocida como derecho humano, así como la alimentación, entonces es obligación del Estado frente a sus ciudadanos. Bajo la dirección de los verbos “proteger, promover y proveer”, el Estado está obligado a garantizar a todos sus ciudadanos la alimentación y el agua necesaria para su seguridad hídrica. Por lo tanto, cambia la relación mercantil para con los alimentos y el agua que las transnacionales quieren aplicar a esos bienes fundamentales para la vida. Así, las transnacionales del agua establecen una ruptura entre el derecho natural y el derecho positivo. El derecho natural no es más reconocido automáticamente como un derecho positivo y hasta es puesto como subalterno en relación a aquel.A pesar de que el reconocimiento del agua como un derecho humano no garantice su ejecución práctica, es muy importante para la lucha de los más pobres. Importante también es la lucha de las Iglesias y de las entidades de los derechos humanos para que el agua sea definitivamente reconocida como derecho humano.Muchos esfuerzos concretos existen en todo el territorio latinoamericano para que las poblaciones más pobres tengan acceso al agua en cantidad, calidad y regularidad. Crece también el esfuerzo para con el agua en la producción de alimentos. Un ejemplo es lo que sucede en el semiárido brasilero, donde ochocientas entidades están articuladas para construir un millón de cisternas para un millón de familias de la región. Hasta ahora, ya fueron construidas aproximadamente 150 mil. A pesar de estar lejos de alcanzar su objetivo, prácticamente 900 mil personas hoy tienen agua de calidad, por lo menos para beber. Sin este tipo de iniciativa, dejando apenas las iniciativas en manos del Estado, esas familias no tendrían el agua para el consumo garantizada. Ese es el tipo de práctica que contempla las necesidades de los más desheredados, garantizándoles el acceso al agua a la cual tienen derecho.Notas [1] Equipo Maiz: “La Plaga Para la Gente Pobre / el Plan Puebla Panamá“. El Salvador, 2003. [2] COSTA, Ayrton: Introducción a la ecología de las aguas dulces. Universidad Federal Rural de Pernambuco. Prensa Universitaria. 1991. Pg 5.[3] Rebouças, Aldo C. et. al Aguas dulces em Brasil. São Paulo, Escrituras Editora, 1999. P. 31[4] Idem, p. 21[5] Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil|: “Água, Fonte de Vida”, pg. 48. Texto Base de la Campaña de la Fraternidad de 2004. [6] Aldo C. Rebouças, idem, pg. 12. [7] Idem, pg. 11. [8] www.ambiente.sp.gov.br/aquifero/principal_aquifero.htm - 2k[9] www.estadao.com.br/ext/ciencia/arquivo/pantanal/ - 22k - 8 set. 2005 - [10] Aldo C. Rebouças, idem, pg. 24.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 27

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014