Sábado 19 de octubre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Cultura >> Varios
Actualizado el 2005-12-28 a horas: 08:48:23

Homenaje a Coco Manto

Ramón Rocha Monroy

Mañana, cuando nuestros nietos escriban la biografía de Jorge Mansilla Torres (Llallagua, 1940), probablemente hagan uso de este título: "El Coco era una fiesta". Lo recordé cientos de veces al leer su último libro: "Breverías. Aforismos bolivianos a más no joder", y me lo imaginé viajando en el Metro, riendo solito mientras devora distancias en el vientre del DF, como un cascabel en reposo o un mosquito nominalista, pues es también un hervidero de travesuras verbales y un cirujano que hace cosquillas a las palabras y las obliga a confesar sus anécdotas más divertidas. Claro, hay el peligro de la reducción y la manía de la clasificación entomológica que nos hace sentir tranquilos al reducirlo a humorista, cuando es un poeta mayor y un ciudadano andino de esa patria universal que fundaron Quevedo, Rabelais, Wilde, George Bernard Shaw, Ramón Gómez de la Serna, Julio Cortázar y Guillermo Cabrera Infante.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




13 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Sus "Breverías" son (¿hay que decirlo?) un homenaje expreso a las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna, pero esa deliciosa manía de retorcer las palabras para obligarlas a escupir todos sus heterónimos, parece un avatar de Bustrofedon, el personaje que encarnó la habilidad mayor de Guillermo Cabrera Infante para retorcer las palabras y obligarlas a escupir, etcétera. Coco Manto es un poeta universal aun siendo tan boliviano y provinciano como cualquiera de nosotros; quizá por eso muchas de sus breverías tienen el ajayu andino de la metafísica popular.

Trazados estos paralelos, siento, sin embargo, que no he conseguido completar su retrato, porque he omitido rasgos de primera magnitud: su vena política, su conciencia social, su apostólica sencillez que sabe reír a costa de sí mismo y su franciscana generosidad. En la contratapa del libro que compré y devoré ayer hay el principio de una revelación sobre este petiso engendrado entre las mejores cepas de altura: en México publicó unos 10 mil epigramas en el diario Excelsior. Lo recuerdo muy bien, porque había un anciano periodista de apellido compuesto (¿era Campos y Sánchez?) que resumía con gracia la noticia del día en un epigrama de cuatro versos (diríamos un "aro" de cueca). Este señor se enfermaba a veces y tenía que internarse en el hospital por semanas; sin embargo su columna tan buscada seguía saliendo. Era Coco Manto, que suplía al viejo colega sin divulgarlo, sin consultarle siquiera y con la mayor reserva. Cuando se aliviaba y volvía a la faena, sus ojos se iluminaban al ver en la redacción a Coco, el Caballero de la Breve Figura, y entonces se saludaban que era un contento. Campos y Sánchez (¿se llamaba así?) decía: "Qué pasó, mi Cocolega", y el Coco le contestaba: "Pos nada, mi Cuatedrático".

El anciano pasó a mejor vida y el espacio en blanco que dejó lo asumió el Coco, aunque hacía varios años que escribía sus propios epigramas en la edición vespertina.

¡Qué asombrosos eran los encuentros verbales entre Coco Manto y Ricardo Pérez Alcalá! Parecían dos pilas voltaicas generando una cascada chisporroteante de frases felices. Cierta vez Ricardo nos reunió para festejar su cumpleaños, y la suerte me deparó una silla en la mesa que compartían Coco, Ricardo y Eduardo Manzano, nada menos que uno de Los Polivoces. Reíamos tanto que el embajador boliviano –un vendedor de seguros despoblado de neuronas, frío y estirado como un cadáver—pidió que compartiéramos. Y entonces Eduardo Manzano se mandó una de las rutinas más desopilantes que mis castos oídos hayan oído jamás en labios de un cómico de la legua.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014