Sábado 20 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-12-17 a horas: 17:38:55

Elecciones en Bolivia

Mauricio AiraCon motivo de las elecciones generales que tendrán lugar en Bolivia el domingo 18 de diciembre, fuerzas anónimas, han desatado una guerra de rumores, cuya procedencia no es difícil adivinar y que pretenden influír en aquel 12% de electores que todavía no han decidido por cuál de los candidatos depositarán su voto en forma secreta y personal.

La guerra de rumores consiste en asustar al votante con un supuesto plan de intervención militar, que estaría planeado en forma de ataque a Bolivia y contenido en un informe de contrainteligencia que empezó a circular hacia ya varias semanas cuya existencia hemos ignorado en atención a su tendencioso, subversivo, avieso propósito que no obstante conviene dilucidar y llamar las cosas por su nombre, para evitar la desinformación buscada.

Se menciona que los cascos azules integrados por tropas chilenas, marines norteamericanos, y contingentes de Brasil, Paraguay y Argentina ingresarían por la frontera con Paraguay y otras por la extensa frontera con Chile, dando como fecha de la invasión entre noviembre y enero, que coinciden con las elecciones y la toma del mando por el frente que resultare de la justa electoral, dependiendo “de que se logre crear las condiciones favorables desde dentro”.

Es tan ridículo el pretendido informe secreto, que confunde una intervención o un ataque de tropas extranjeras con la participación de boinas azules, que todo el mundo sabe están para intervenir en casos de extrema necesidad y por mandato expreso y reiterado de las Naciones Unidas.

La invención carece de toda autenticidad y refleja como ya lo calificaron observadores inteligentes, “como pataleo de los ahogados que se sienten perdidosos” y que recurren a maniobras ya tradicionales para sorprender a ciudadanos de buena fe, que pudieran resultar influenciados por la invocación de duendes y fantasmas que están agazapados, listos para saltar de su madriguera y evitar lo inevitable. Una votación masiva por el cambio, por el ascenso de fuerzas inéditas a la toma del poder para enrumbar la Nación por derroteros diferentes.

Más de un compatriota alarmado por los presagios de los agoreros de la desintegración y del caos, llegaron a pensar que sí, que era cierto que en noviembre del 2003, cuando Gonzalo Sánchez de Lozada se arrancó de Bolivia rumbo al Norte, un contingente del Ejército chileno avanzó hasta la frontera, “fueron 500 vehículos entre blindados, artillados y livianos desplazados hasta el Altiplano y levantaron campamentos en Pisiga, Todos Santos, Tambo Quemado y Charana” También por aquellos dias, cuando los medios publicaron imprecisas informaciones de la movilización de tropas, Chile aclaró que se había tratado de maniobras planeadas desde mucho tiempo atrás y que nada tenían que ver con la realidad.

Claro que el embuste va más allá, habla de refuerzos de artillería pesada, de tropas de élite y de acciones envolventes que comprendían territorio peruano, 30 mil chilenos están atrincherados en las fronteras y tienen relevos cada siete semanas. Un lector poco avisado podría creer que esto es así, que por tanto para no despertar el avispero, mejor sería dejar las cosas como están y mejor votar porque no se produzcan cambios que podrían conllevar las reacciones del Norte y de los chilenos.

Bien se puede apreciar que “la contrainteligencia” no es sino la oficina de relaciones públicas de algún frente político que habiendo realizado inversiones cuantiosas en la campana electoral percibe que el poder se le escapa de las manos y que ya no es posible continuar con el mismo esquema de poder, de unas pocas familias adineradas, de algunos terratenientes del Oriente y de los nuevos ricos, aliados de fuerzas multinacionales que están interesados en la explotación del gas, del petróleo o simplemente de retener el control, “para que Bolivia no salte por sobre las barreras de su real independencia”.

El “informe”, no deja de contener medias verdaderas al marcar que el principal operador “Estados Unidos propició múltiples reuniones, acuerdos y gestiones diplomáticas y militares, para proponer la formación de una fuerza combinada para ejecutar la invasión” aunque no puede evitar mencionar que tal idea fué rechazada por Brasil y Argentina.

Resulta lamentable que más de un medio alternativo de los Estados Unidos que persigue propósitos relacionados con la legalización de las drogas, hubiera podido ceder sus espacios para publicar el panfleto anónimo cual se tratase de un verdadero informe secreto haciéndole el juego justamente a los poderosos intereses que se mueven para no perder sus privilegios desde la fundación de la República el 6 de agosto de 1825.

Luego “los anónimos de la contrainteligencia” mencionan ciertos hechos que tienen que ver con las evidentes movidas del Imperio para mantener bajo su control el Continente Sur, la construcción de una pista de aterrizaje de 3,800 metros capaz de permitir el aterrizaje de sus grandes máquinas de guerra y los planes ya adelantados de tener una base militar en el Paraguay, donde afirma “que 10.000 matines se encuentran listos para entrar en acción”, extremo que no puede ser verdad, porque a esta altura de los hechos, son tales los problemas que afronta la Administración Bush, que los representantes demócratas y los mismos republicanos, no están dispuestos a poner su firma en nuevas aventuras, que le cuestan un ojo de la cara a los contribuyentes, y merced a las muy difíciles condiciones económicas anunciadas por el gurú Greenspan.

En los acápites finales se ocupa de acontecimientos relacionados con la política boliviana superados plenamente al dia de hoy por lo que las especulaciones que ensaya sobre las salidas a la crisis que confrontó el Estado, y que se desvanecieron al ratificar el Ejecutivo la determinación de llevar a buen término el proceso electoral, al margen de quién resulte ganador, siempre y cuando se cumplan las determinaciones de la Ley reguladas por la Corte Nacional Electoral.

Donde los autores se quitan la máscara es cuando sostienen que el fin de todo este negro panorama sería impedir “que suba a la presidencia Evo Morales, descabezar los grupos sociales eliminando a sus dirigentes con 80 nombres en que figuran dirigentes laborales, gremiales, campesinos, y tomar el control de los hidrocarburos”. No resulta difícil identificar en este “informe” a las fuerzas de derecha opuestas al cambio que se avecina aunque lo asocien a menudo con Venezuela y Cuba.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014