Jueves 13 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Política >> Partidos políticos
Actualizado el 2005-12-16 a horas: 16:44:40

Elecciones confirman la crisis de los partidos

(PL) Las elecciones bolivianas del domingo próximo confirmarán sin margen de dudas la grave crisis de los partidos tradicionales, al borde de la extinción o luchando por su supervivencia por diversas vías. Las organizaciones que protagonizan la contienda son relativamente nuevas y buscan distanciarse lo más posible de la imagen desprestigiada de los partidos tradicionales, desgastados en dos décadas de administración del neoliberalismo.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El Movimiento al Socialismo (MAS), cuyo líder Evo Morales es el favorito para ganar los comicios, nació en 1997, integrado por dirigentes y organizaciones populares y posteriormente incorporó nuevas fuerzas y grupos de izquierda preexistentes. Poder Democrático Democrático Social (Podemos) fue creado por el ex presidente Jorge Quiroga -segundo en las encuestas- para este proceso electoral y Unidad Nacional (UN), del empresario Samuel Doria Medina -tercero en los sondeos- se fundó hace dos años. Lejos de los primeros puestos o con participación marginal en los comicios, aparecen los partidos tradicionales que se alternaron en el ejercicio del gobierno en los últimos gobiernos, siendo el más importante el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). El más antiguo de los partidos bolivianos, fundado en 1940, es el de más posibilidades de supervivencia, aunque muy lejos de la victoria obtenida hace dos años y medio, cuando su líder, Gonzalo Sánchez de Lozada, fue electo presidente al frente de una coalición centro-derechista. La crisis del MNR se debe precisamente al fracaso de ese régimen, que sucumbió a una rebelión social anti-neoliberal en octubre de 2003. Desde entonces, su líder vive autoexiliado en Estados Unidos. En esta oportunidad, presenta un candidato poco conocido, Michiaki Nagatani, hijo de japoneses inmigrantes, y según los sondeos logrará el cuarto lugar y conseguirá mantener el registro legal del partido, lo cual requiere obtener al menos tres por ciento de los votos. Acción Democrática Nacionalista (ADN), fundado en 1979 por el ex dictador Hugo Banzer y con el cual este logró e 1997 volver a ser presidente por la vía legal, ni siquiera participa en los comicios, pese a que Quiroga procede de sus filas. Para viabilizarse, Quiroga abandonó la jefatura de ADN y decidió formar lo que llamó un frente ciudadano nuevo, el cual cuenta sin embargo con ex funcionarios, ex legisladores y candidatos de la vieja organización. El socialdemócrata Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), fundado en 1971, tampoco figura en las papeletas electorales, sumido en una profunda crisis, agudizada por su participación en el régimen de Sánchez de Lozada. Su jefe, el ex presidente Jaime Paz Zamora planteó el repliegue de la organización a los comicios regionales en algunas zonas donde conserva cierta presencia, en un acuerdo tácito con Quiroga para endosar a este su electorado en la elección nacional. Su propuesta fue rechazada por un congreso del MIR que designó candidato presidencial al polémico legislador Hormando Vaca Diez. Ignorando esa decisión, Paz Zamora formó una nueva agrupación regional de la cual es candidato a la prefectura (gobernación) del rico y sureño departamento (provincia) de Tarija, y las encuestas no le auguran el triunfo. Ante la actiud del jefe del MIR y el virtual desbande de legisladores y dirigentes que se enrolaban como candidatos de Podemos y UN, Vaca Diez renunció a la candidatura y acusó a Paz Zamora de sabotear su postulación. Otro partido relativamente nuevo, Nueva Fuerza Republicana (NFR), formación centroderechista, ha reducido su presencia a la candidatura, con otra sigla, de su jefe, el ex militar Manfred Reyes Villa, a la prefectura del departamento central de Cochabamba. La incorporación de elementos del MNR, el MIR, ADN y NFR a las nuevas fuerzas y principalmente a Podemos, ha merecido repudio de amplios sectores de la ciudadanía, que acusa a los desertores de transfuguismo y a quienes los reciben de reciclar a los partidos tradicionales. Todos contra el neoliberalismoNinguna de las fuerzas políticas en pugna se atreve a defender el modelo económico neoliberal y, por el contrario, todas prometen darle de baja o modificarlo. Independientemente de su extracción y convicciones recientes, los candidatos han asumido posiciones a tono con las posturas antineoliberales de la ciudadanía, parte de las motivaciones de la rebelión social que en 2003 obligó a renunciar al gobernante derechista. En tal sentido, propugnan, con diferencias, una mayor presencia del Estado en la economía, algo que sobresalta a los economistas y empresarios neoliberales ortodoxos que persisten en la defensa del modelo establecido aquí hace 20 años y considerado un fracaso. Entre los principales postulantes a la Presidencia, el más rotundo acusador de esa tendencia es el líder indígena Evo Morales, del MAS, que propugna sustituir el modelo vigente por otro de matriz productiva. Ese esquema estaría basado en la propiedad estatal de los recursos naturales y otros resortes fundamentales de la economía. Morales va aún más allá y habla de refundar Bolivia bajo nuevas bases, para lo cual entiende que no basta con ejercer el gobierno con una telaraña de leyes neoliberales tejida para maniatar a cualquier administración. Por eso, propugna avanzar a la elección de la asamblea constituyente, prevista para julio de 2006, desmontar allí toda la estructura legal del neoliberalismo y sentar las bases del nuevo modelo y el nuevo país. Su principal rival, Jorge Quiroga, un ingeniero graduado en Estados Unidos, fue ministro de Hacienda en el régimen neoliberal de Jaime Paz Zamora (1989-93) y gobernó un año (2001-02) como heredero del ex dictador Hugo Banzer, ante la renuncia de este por enfermedad. Pese a ello y que sus críticos lo consideran la encarnación del continuismo de esa corriente, el candidato de Poder Democrático Social (Podemos) niega esta condición y asegura que establecerá un nuevo modelo económico. Promete además una "Bolivia productiva, con empleo, vivienda y servicios básicos", además de ofrecer una serie de subsidios para la población pobre y diversos sectores económicos y gestionar la condonación total de la deuda externa. Para ponerse a tono al menos en el lenguaje con la propuesta de Evo Morales sobre los hidrocarburos, habla de nacionalizar los beneficios del gas, es decir hacer un uso adecuado y social de los tributos pagados por las transnacionales. Otro ex ministro de Paz Zamora, el empresario Samuel Doria Medina, iniciador de las privatizaciones, propugna ahora "un gran cambio económico" con una mayor intervención del Estado en la economía, en favor de los sectores más pobres. Doria Medina, de Unidad Nacional (UN), ofrece también masificar la creación de "empresas populares", fomentar la creación de empleo y el rescate de prácticas indígenas y colectivas de reciprocidad económica.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014