Domingo 19 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-11-14 a horas: 09:57:31

Tuto no tiene quien le escriba

Alex Aillón Valverde

A Tuto le encanta escribir cartas, de eso no me cabe ya la menor duda, y lo llamativo del asunto es que le encanta escribir cartas a una persona en particular.

Alex Aillón Valverde

Contactos con el autor
close

Contacto con Alex Aillón Valverde




10 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Hugo Chávez es el objeto del deseo de Quiroga, es su destinatario privilegiado, es la figura central de su obsesión epistolar.

Cada vez que el mandatario venezolano abre la boca, menciona Bolivia, o se reúne con Evo, el candidato de Podemos, salta como impulsado por un poderoso resorte, directo a la computadora, para reiniciar uno de los rituales más antiguos del hombre: el correo.

Por supuesto, las cartas que Tuto escribe a Chávez distan mucho de ser las cartas de amor que Neruda le escribía a Matilde Urrutia, son cartas que lejos de ser impulsadas por un sentimiento o convicción de esa naturaleza, están movidas por un vulgar afán propagandístico.

El ex presidente Quiroga, le escribe a Chávez porque sabe que cualquier tipo de discusión, confrontación, o lo que sea, alrededor de la polémica figura del ex militar venezolano, es material fresco para la prensa y las agencias internacionales, que han hecho del presidente de la patria de Bolívar, sin saberlo, la más grande vedette de la política internacional de los últimos tiempos.

Tuto quiere servirse del odio que Chávez despierta en la derecha internacional, y de esta forma, de paso, deja claro que su alineamiento ideológico tiene más afinidad con Washington que con cualquier otro tipo de proyecto político en la región.

Ahora, lo que al parecer no sabe Quiroga, o pretende no saberlo, es que si bien hay gente que odia a Chávez de manera visceral, en Bolivia hay gente que lo mira con simpatía y le reconoce ser uno de los pocos presidentes democráticos que se ha plantado frente a Estados Unidos y propone proyectos alternativos de vida e integración para Latinoamérica.

En este sentido, es posible que Tuto en vez de estar haciéndose un favor se vea perjudicado, no olvidemos la lección de las últimas elecciones presidenciales, en la cual una sola declaración del embajador de Estados Unidos, ayudó a Evo Morales a casi hacerse del Palacio Quemado.

Quiroga tiene que tener mucho cuidado con cómo maneja este arma de dos filos. Se estrella contra Chávez y es fiel a su educación americana, pero no debe olvidar que hay un sentimiento antiestadounidense creciente en la gente, que se ha arraigado en la última década, gracias al intervencionismo de su política internacional y al fracaso de las reformas estructurales que han llevado a varios países de nuestra región al borde del colapso, y que fueron impuestas, justamente, por el llamado Consenso de Washington.

El ex presidente Quiroga debe soñar con que Hugo Chávez le responda alguna de las cartas que con tanto esmero, dedicación y cariño, le escribe refugiado en sus largas noches de desvelo.

Seguramente, como dice la letra de aquél inolvidable vals peruano, quiere más odio que indiferencia, pero justamente lo que recibe es eso: una soberana indiferencia, ni una sola línea por parte del presidente venezolano.

Cuántas cartas más tendrá que franquear el candidato para recibir noticias desde Caracas, como lo hacía Manuelita Sáenz en su villa del norte de las afueras de Quito, cuando esperaba noticias del Libertador, es algo que nadie puede predecir.

Por lo pronto, veo a Jorge Quiroga sentado tras los ventanales de su casa, esperando con estoica paciencia a que un buen día, por fin, el cartero se detenga en su puerta y llame dos veces.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014