Sábado 20 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Política >> Partidos políticos
Actualizado el 2005-11-11 a horas: 20:11:53

Por un estado multinacional

Manuel Robles Sosa(PL).- El Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia propone convertir a este país en un estado multinacional en el que florezcan y se respeten las diversas culturas y los pueblos indígenas, mayoritarios, tengan el sitial que históricamente les corresponde.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El planteamiento es hecho en una campaña electoral que para muchos marca el preludio de la hora de los indígenas, condición que reivindica más del 60 por ciento de la población de Bolivia, donde un líder originario, Evo Morales, candidato del MAS, es uno de los favoritos para ganar la Presidencia.

Pese a ello, sin embargo, la problemática indígena está presente sólo en forma transversal en el programa de gobierno del líder del Movimiento al Socialismo (MAS) y en la medida que los cambio sociales y económicos que anuncia benefician a todos los excluídos.

El tema es en cambio abordado en profundidad y con precisión en la

propuesta del MAS sobre la nueva carta magna que deberá elaborar la asamblea constituyente prevista para el año próximo, lo que motiva resquemores y urticaria en sectores derechistas y empresariales que temen el diseño de un nuevo Estado que cancele sus privilegios.

La organización plantea de entrada que los indígenas deben

tener una representación específica, integrada por 26 delegados nominados por los pueblos aborígenes, mediante los usos y costumbres de estas y formarán parte de la asamblea, junto a otros 204 delegados elegidos por votos universal.

El MAS plantea igualmente el reconocimiento del derecho de las nacionalidades y comunidades culturales indígenas a la autonomía política como parte del Estado y la nación boliviana, así como la vigencia legal de los distintos niveles de gobierno regional.

Esas administraciones originarias, indica la propuesta del MAS, ejercerán competencias político-administrativas en los niveles que los pueblos y la Constitución lo establezcan, desde los comunitarios, en el caso de pueblos pequeños, los municipales, regionales y supraregionales en el caso de las naciones indígenas mayoritarias, como la aymara y quechuas.

Prevé además la representación y participación de las naciones indígenas en los entes de gobierno regional y general del Estado, tanto en las cámaras legislativas como en los ministerios, con el objetivo de dotar al Estado un contenido realmente multicultural y multinacional.

La presencia equilibrada y equitativa de todas las culturas y comunidades lingüísticas en la administración pública de los gobiernos municipales, regionales y el nacional es otro de los planteamientos reivindicativos del movimiento de Evo Morales.

Para el MAS, no se trata solamente de habilitar gradualmente una

presencia mayoritaria de funcionarios públicos de origen indígena en la administración pública, sino que los funcionarios con altos cargos deberán ser bilingües, es decir, dominar el español y el idioma indígena predominante en la región en la que trabajan.

De esta manera, el espacio de reconocimiento, de valoración y legitimidad social de los idiomas indígenas más importantes ampliarán su radio oficial de reconocimiento y, por tanto, su aptitud para ser utilizados como idiomas legítimos estatalmente, dice el planteamiento del MAS sobre la nueva carta magna.

La atención de las reivindicaciones indígenas se inserta para el MAS en un futuro estado multinacional que modifique la actual situación de desencuentro entre el aparato estatal y la composición socioeconómica del país.

Proponemos, dice la organización, dejar de simular homogeneidad cultural en una sociedad predominantemente multicultural, lo que implica "romper la esquizofrenia de unas élites que durante siglos han soñado con ser modernas y blancas".

Esas élites copian instituciones y leyes modernas para aplicarlas en una sociedad en la que los indígenas son mayoría y la modernidad mercantil y organizativa es inexistente para más de la mitad de la población, agrega.

Ello plantea, según el MAS, la necesidad de diseñar una nueva estructura estatal capaz de integrar la diversidad étnico-cultural en todo el armazón institucional, en la distribución de poderes y en la normatividad legal del país, mediante un diseño de descentralización basado en modalidades flexibles de autonomías departamentales y regionales por comunidad lingüística y cultural.

"Solo mediante diferentes formas de autogobierno las distintas culturas y naciones pueden hallar un espacio de reconocimiento, validación y desarrollo", añade.

Apunta también que el autogobierno permitiría estructura un sistema de instituciones políticas capaces de estimular las prácticas culturales de la colectividad (el idioma, la vestimenta, los hábitos, etc.) y crear un campo de competencias administrativas, económicas y culturales basadas en la diversidad lingüística.

En virtud de esos argumentos, el MAS propone el reconocimiento constitucional del régimen de autonomías y, por tanto, el tránsito a un Estado autonómico, con una delimitación de competencias nacionales y regionales caracterizada por la eficiencia administrativa, la solidaridad entre regiones y la unidad del Estado nacional.

La formulación alude y excluye las tendencias regionalistas a ultranza que, azuzadas por elementos empresariales derechistas, propugnan el virtual despedazamiento del Estado y una especie debalcanización económica, al extremo que pretenden que cada departamento (provincia) maneje los recursos naturales de su territorio, algo que va acompañado de tendencias escisionistas.

El MAS plantea en cambio que las competencias nacionales garanticen la unidad del país mediante el control directo y la soberanía sbre las Fuerzas Armadas, la moneda, las relaciones internacionales, el comercio exterior, la administración de justicia penal, la propiedad de los recursos naturales y el manejo de todo el patrimonio nacional.

El proyecto establece que las autonomías regionales establecidas bajo esos principios deberán reconocer los derechos político y territoriales de los pueblos indígenas e incorporarlos a su normatividad legal.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014