Martes 14 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-06-07 a horas: 02:50:45

No hay manera (con los bolivianos)

Alfonso Gumucio D.

Ahora que la iglesia católica, a pedido del Presidente de la República, ha convocado a un diálogo amplio con todos los sectores para buscar una salida a la situación de desmoronamiento social y político que vive el país, los que no quieren diálogo, los que prefieren que el país termine de estallar en pedazos, adelantan maniobras que obstruyen el diálogo.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




6 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Por una parte está "Porky" Vaca Diez, chancho de oficio, que nuevamente se las arregla para sabotear las sesiones parlamentarias, cancelando la que estaba en la agenda con el argumento de que hay que esperar los resultados del diálogo convocado por la iglesia, como si el Congreso no tuviera una función específica que cumplir.

Por otra parte está el "Emperador Bocaza" que ahora pide la renuncia del Presidente Mesa y de los cabecillas de senadores y diputados. Así sabotea el diálogo convocado por la iglesia, pues antes de empezar a dialogar cierra la puerta de una patada. Eso es típico de Evo Morales, que nunca supo dialogar, no conoce lo que es el diálogo, ni siquiera con quienes lo rodean en su partido. En eso se parece a la ultra-derecha cruceña, que quiere forzar el referéndum sobre las autonomías, antes de la Asamblea Constituyente. Ni Evo ni la ultra-derecha camba quieren llegar a la Asamblea Constituyente. Prefieren una sucesión presidencial que puedan manipular desde el parlamento.

Por uno y otro lado leo y recibo opiniones sobre Carlos Mesa: "no toma decisiones" es el comentario más generalizado. Pero resulta que cuando el Presidente las toma, nadie quiere aceptarlas. Una breve revisión muestra hasta qué punto los bolivianos somos imposibles de complacer. Con los bolivianos no hay modo, no hay manera, todo esfuerzo es inútil.

Vamos por partes (dijo el descuartizador). Hace unos meses el Presidente Mesa ofreció su renuncia aquel domingo por la noche en que se hartó de las jugarretas de Evo Morales. Pero su renuncia fue rechazada, no solamente por una masa de gente que acudió a la Plaza Murillo de La Paz para apoyarlo, sino por el parlamento, y por los principales dirigentes políticos del país. Hasta Evo Morales y algunos dirigentes sindicales que no tienen nada en la cabeza, se pronunciaron en contra de la renuncia presidencial.

Otro ejemplo. Poco tiempo después, en la medida en que los mismos sectores seguían hostigando y no habían cambiado en nada su actitud, Carlos Mesa volvió a ofrecer su renuncia, y sugirió elecciones anticipadas para presidente y para el Congreso. Nuevamente, su ofrecimiento fue rechazado. Nadie quería que se fuera, y el Congreso le hizo promesas de portarse bien, que luego no cumplió. La joda siguió, día a día, un carnaval sin propuesta, de pura consigna y conspiración.

Luego vino el ping-pong del Congreso con la Ley de Hidrocarburos. Durante semanas fueron jugando con los articulados, olvidándose de lo que el pueblo ya había decidido en el Referéndum Vinculante sobre el Gas. La Ley de Hidrocarburos no les preocupaba realmente, era solamente un instrumento para poner en dificultades al gobierno. Al aprobarla, los diputados y senadores sabían que no se ajustaba a los resultados del referéndum, pero lo que querían era provocar el veto presidencial, para hundir a Carlos Mesa. Pero el presidente les devolvió la pelota. Primero observó la ley en su conjunto, y luego dejó que pasaran los diez días que indica la Constitución para que la ley fuera aprobada automáticamente en el Parlamento. El mensaje era claro: si ustedes quieren esa ley, háganse responsables de ella. De mal humor, Porky Diez tuvo que firmarla y asumir la paternidad.

Lo mismo sucedió con la convocatoria para la Asamblea Constituyente y para el Referéndum sobre las Autonomías. El Presidente se pronunció en favor de ambas, pero dijo que el Congreso debía fijar las modalidades, las fechas, etc. Efectivamente, ese es el rol del Congreso, concertar a todas las fuerzas políticas y a todas las regiones del país. Pero el Congreso no hizo nada con esa papa caliente en su manos. Porky Diez y Mario Cossío, otro sátrapa con ambiciones políticas, se enfrascaron en una serie de maniobras dilatorias para impedir que el congreso sesionara e hiciera su trabajo. Lo siguen haciendo hasta el día de hoy.

Frente a eso, Carlos Mesa tomó una decisión que correspondía: puesto que el Congreso se negaba a discutir ambos temas y se burlaba una vez más del pueblo que espera respuestas, promulgó el Decreto Supremo que convoca a la Asamblea Constituyente y al referéndum autonómico. De ese modo, estaba atendiendo a un pedido que se expresa en las calles de La Paz y de Santa Cruz.

Entonces saltaron todos los sectores diciendo que esa decisión era inconstitucional, que el presidente no debía lanzar ese decreto, que no le correspondía? ¡Pónganse de acuerdo tarados! O quieren que el presidente tome decisiones o no quieren que las tome. Cuando no las toma lo acusan, cuando las toma también. Es decir, no hay forma de complacerlos, no hay forma de acertar. Cualquier cosa que haga Carlos Mesa, se le vienen todos encima, codo a codo, los neo-fascistas cruceños, los grupos de alteños enardecidos, los empresarios soberbios, los periodistas oportunistas que tienen una cola de paja larguísima, y Evo Morales el "Emperador Bocaza". A todos estos, no hay forma de complacerlos. No hay manera. Quizás nos merecemos a uno de esos como presidente, a ver si nos gusta.

Mientras tanto la mayoría de los bolivianos, la verdadera mayoría, no nos atrevemos a saltar a la palestra para decirles a los citados: basta, ya estamos hartos de ustedes.

Cuando me encuentro con alguien que me dice: "el presidente no hace nada", lo primero que hago es preguntar: "Bueno, tú qué harías si estuvieras en su lugar". Hasta ahora, no he recibido ninguna respuesta coherente. Unos me dicen que tiene que "ponerse los pantalones, pero sin matar" (eso debe ser muy sencillo en la cabeza de algunos); otros me dicen que "tiene que tomar decisiones" pero ninguno me dice qué decisiones. En suma, nos estamos volviendo todos unos grandes demagogos cabeza-hueca. Nadie debería tener derecho a exigir y protestar si no es capaz de proponer una solución. Y nadie debería olvidar que Carlos Mesa aún goza del apoyo de la mitad de la población. Ningún dirigente político, sindical o empresarial, lo iguala. Duplica a Evo, para empezar.

La maniobra del Evo no sirve para nada. Si se adelantan las elecciones presidenciales, deberían también adelantarse las elecciones parlamentarias. No basta con cambiar a los presidentes de la república, del senado y de diputados. Una sucesión constitucional no le sirve al país, porque el congreso actual ya no representa a nadie. Lo único que lograríamos es entrar al Libro de Guinness como el país más payaso de América Latina. Sería darles más pasto a los periodistas paquidermos que dicen que hemos tenido más golpes de Estado que años de Independencia.

La verdad es que Evo no quiere perder lo que tiene en el parlamento. Si estuviera seguro de volver a repetir la hazaña de las elecciones generales del 2002, se atrevería a respaldar un pedido de elecciones generales adelantadas. La sucesión presidencial con algún mediocre del actual parlamento, no soluciona nada. Al día siguiente ya estarían todos arrepentidos de haber perdido a Carlos Mesa. El país no necesita de este parlamento lleno de inútiles maniobreros. Nuestro pueblo tiene derecho a elegir representantes más dignos y más honestos. Tenemos derecho a no equivocarnos de nuevo. Tenemos derecho a confirmar, con un nuevo voto, la desaparición de la escena política del MNR, del MIR, del NFR, de ADN. Y respecto a Evo Morales, tenemos derecho a decirle: ya no más votos fáciles, ahora tendrás el tamaño que te mereces, porque usaste a tu antojo los votos de confianza que te dieron cientos de miles de ciudadanos que no eran militantes del MAS.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014