Sábado 23 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-06-07 a horas: 02:48:06

Voluntad de vivir

Alex Aillón Valverde

Carlos D. Mesa, ya no está más en el Palacio Quemado. Se fue en un momento en que el país necesitaba que se vaya. De ahora en adelante, Bolivia tiene que demostrar si le puede más la pulsión de la muerte, que tal parece se ha asentado de manera permanente como la sombra de un buitre sobre la cabeza casi agónica de nuestro pueblo, o si nuestra voluntad de vivir es superior y logra sacarnos a flote del corazón de este huracán casi incontrolable en el que nos encontramos sumergidos.

Alex Aillón Valverde

Contactos con el autor
close

Contacto con Alex Aillón Valverde




8 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Lo de Mesa hay que tomarlo como lo que es: si bien en la perspectiva política real su gobierno ya estaba perdido desde hace mucho tiempo, su renuncia ha sido un acto de desprendimiento político que no puede ser obviado por el resto de las fuerzas sociales en conflicto.

Así, este presidente, el mismo que para muchos que siguieron con esperanza los sucesos de ese octubre que terminó con el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, estaba destinado a dirigir los hilos de una nueva revolución silenciosa de acercamiento entre todos los bolivianos, se va víctima impotente de sus propias contradicciones y del peso de un país que no pudo interpretar a cabalidad, pero en cambio le deja a esta Bolivia convulsionada, la palabra para pedir y demandar la misma actitud y una búsqueda concertada de los protagonistas de este peligroso escenario, para tratar de resolver los problemas que hoy por hoy hacen que nuestra realidad sea un poco menos que inviable.

Bolivia tiene que aprender. Una crisis es algo demasiado serio como para desperdiciarla, y esa fue exactamente la gran tragedia de Mesa: no supo traducir en un gobierno, en una verdadera agenda de acercamiento nacional, la inestimable oportunidad histórica que le dejaron los sucesos de octubre.

Definitivamente, Bolivia tiene que aprender, los bolivianos, sean quiénes sean, de dónde sean, cómo sean, tienen que saber que las cosas no puede seguir así, que hay problemas que no se arreglan con la salida de Mesa, ni siquiera con la constituyente o la consulta autonómica, son problemas de raíz, de fondo, que tienen que ver con un conjunto de contradicciones sociales, culturales, políticas no resueltas a través del tiempo.

Ahora, de algo debemos estar también seguros, la solución a estos problemas pasan inevitablemente por nuestro reconocimiento como Nación, una Nación que no sea sino la configuración de un horizonte simbólico común, donde puedan confundirse y convivir todos los relatos particulares de la gran diversidad de pueblos que habitan estas geografías.

Ninguna solución, cualquiera sea la que plantean, o la Nación Camba, o los movimientos sociales radicalizados, podrá ser sin el reconocimiento del Otro y sus expectativas de futuro. No puede existir el Uno, sin el Otro. El Nosotros no tiene cabida ni futuro, sin los Demás.

Así de claro. Debemos tratar de desbloquear ese extraño dispositivo por el cuál hemos entrado a una dimensión muy peligrosa de varios tipos de política primitiva y hormonal. Para vivir, Bolivia tiene que demostrar que tiene esa voluntad. Debemos ganarnos el derecho a existir y ahora es el momento, no mañana ni pasado. Ahora.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014