Sábado 23 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Documentos >> Discursos
Actualizado el 2005-06-07 a horas: 02:34:02

Discurso de renuncia de Carlos Mesa

Ciudadanas y ciudadanos de Bolivia:

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

No se nos escapa creo, que ni a ustedes ni a mi, el momento tan dramático y tan difícil que está viviendo el país. Uno de los más difíciles, sin ninguna duda, de toda su historia y es en el momento de la mayor dificultad, en el momento en que tenemos que ser capaces de la mayor claridad de ideas y de la mayor condición de enfrentar cada uno la responsabilidad que nos toca

En el tiempo que he tenido el privilegio de gobernar Bolivia, marqué algunas pautas de mi conducta, de manera personal intima, pro también de manera pública con ustedes.

Creí que había que establecer algunos elementos que nos permitieran mirar las cosas de un modo distinto. Creí que había que trabajar sobre bases firmes, en temas como la honestidad, como la transparencia, como la austeridad y como la tolerancia.

Creí que era posible un gobierno que tuviera como elementos fundamentales estas premisas, premisas que hacen a la visión moral, a la visión ética y a la visión política.

Creí que era posible definir una agenda, que le diera al país un nuevo horizonte, era consciente cuando me hice cargo de la presidencia de que teníamos una larga crisis que se venía arrastrando y que el país tenía que resolver. Era consciente de que la relación entre Estado y la sociedad estaba quebrada y que teníamos que construir un nuevo pacto social entre todos los compatriotas para poder encarar los días venideros de mejor forma.

Creí que era indispensable construir un escenario de convivencia después de la violencia y después de la intolerancia.

Hoy más que nunca, esos desafíos siguen presentes y además hemos vivido una experiencia terriblemente traumática en estas últimas semanas, que parecen más bien conducir las cosas por otro camino, conducir las cosas por la búsqueda de la violencia y de la intransigencia entre unos y otros.

Por eso, me parece indispensable que nos detengamos en el camino y nos preguntemos qué estamos haciendo y hacia dónde estamos llevando a Bolivia. Y aquí, en mi cargo de Presidente de la República, esa pregunta es fundamental, qué estoy haciendo como Presidente de la República y hacia dónde voy en el camino de mi responsabilidad.

Quiero primero expresarle a la Patria mi disculpa si no he sido capaz de conducirla adecuadamente, quiero expresarle a usted ciudadana, ciudadano que ha creído en mi y que me ha acompañado durante todos estos meses que hice lo que estuvo en mi mano para entregarle una manera distinta y una visión distinta y una acción distinta, para lograr que Bolivia cumpliese una agenda, que es la agenda de todos.

La agenda que pasa por la Asamblea Constituyente, la agenda que pasa por el Referéndum Autonómico, la agenda que pasa por unos hidrocarburos que sean de Bolivia, de los bolivianos y que favorezca a los bolivianos. Una agenda que tenemos que seguir construyendo, pero que no va construirse como estamos.

No creo que el escenario de una sociedad para resolver sus problemas sea el escenario de pedir, de manera violenta, de manera irracional, de manera impositiva, sin opción de diálogo lo que yo creo que es correcto, porque eso no es una práctica democrática, ni es una práctica de tolerancia, ni es una práctica de respeto y lo que es más grave, no es una práctica del cumplimiento de la ley, de la Constitución de mi obligación, de nuestra obligación como ciudadanos.

Solo podremos trabajar el futuro si entendemos que una sociedad civilizada tiene leyes que se deben cumplir, que nos gusten o no nos gusten es un tema absolutamente distinto. Tenemos la obligación de cumplir las leyes y Bolivia está acercándose a un punto en el que nadie está dispuesto a escuchar al otro y en el que unos pocos están imponiendo sus criterios sobre una gran mayoría que no acompaña ni esas prácticas y probablemente tampoco necesariamente todas las ideas que están en juego.

A lo largo de nuestro gobierno, hemos cumplido nuestros compromisos de manera rigurosa, hemos hecho la convocatoria a un Referéndum para definir una política de hidrocarburos, el pueblo se ha expresado, se ha llevado adelante un proceso para la aprobación de una Ley de Hidrocarburos. El Presidente de la República y su gobierno presentamos ante la consideración del Congreso Nacional un proyecto de ley, que fue desechado y se estableció la discusión sobre otro proyecto de ley, que ha sido el que fue promulgado.

Después de esa promulgación un núcleo determinado a buscado y está buscando una solución por la vía de los hechos para forzar a un determinado resultado. El país no puede estar sujeto a la presión, al bloqueo y la violencia como mecanismos para entendernos. El país tiene que encontrar salidas por la vía de entenderse, pero sobre todo, de cumplir lo que dicen las normas.

Como Presidente, a lo largo de este tiempo, he tratado de transmitir, que el valor más importante, en el que creo por encima de todo, es el valor de la vida humana, perder la vida de un compatriota, es algo que no podemos tolerar, aceptar, promover, respetar la vida, respetar el valor más sagrado de todo ser humano debiera ser nuestro norte fundamental y ha sido mi compromiso con Bolivia.

Lo dije antes de acceder a la presidencia de la República. Me han preguntado si estaría dispuesto a matar y mi respuesta ha sido no. Quizás esa respuesta que les he dado todos los días de mi gobierno, ha sido entendida de diferentes manera y quizás esa respuesta y se compromiso que di al país ha sido aprovechado por sectores radicales, que sabiendo que el Presidente de la República y su gobierno apuestan por la paz y apuestan por el diálogo, han presionado y presionado y ajustado, y ajustado las cosas hasta un nivel insostenible.

Y quizás, en ese contexto no tiene sentido el continuar insistiendo en una filosofía que ha sido respondida como han visto ustedes a lo largo de estas semanas de una manera verdaderamente violenta y excesiva.

Es por esto que creo que mi responsabilidad es decir, hasta aquí, puedo llegar, es por esto que mi decisión es presentar mi renuncia al cargo de presidente de la República, una renuncia que tiene un solo objetivo, el objetivo de que la sociedad boliviana tome conciencia de que el desprendimiento tiene que ser genuino, que el cálculo personal tiene que quedar de lado y la solución de nuestros problemas tiene que basarse en el mejor interés de todos.

Esto implica la necesidad de que el Congreso Nacional pueda reunirse, yo quiero pedir y exhortar vehementemente a quienes están en posiciones duras, en posiciones pocas transigentes, que no bloqueen la posibilidad de que nuestro Congreso se reúna al más corto plazo posible, para discutir exclusivamente este tema y para darle una viabilidad al futuro del país.

Quiero pedir vehementemente, a quienes están por la línea de pedir la nacionalización de hidrocarburos que establezcan su petición en el marco de lo que es razonable dentro de la Constitución Política del Estado y en función al respeto del gobierno legalmente constituido.

Que ese debate, es un debate que no puede hacerse fuera de la Constitución y fuera de la ley porque no va a ser viable, es un debate que tiene que asumirse en un contexto de racionalidad, llevar al país a una confrontación violenta que ponga en riesgo su unidad, no va a lograr los objetivos que se están buscando.

No voy a hacer un recuento del tiempo que me ha tocado ser Presidente de la República porque ustedes han estado a mi lado y han seguido nuestros esfuerzos y nuestros logros. La modificación de la Constitución Política del Estado que ha permitido la participación de agrupaciones ciudadanas en la vida política, el referéndum por una política de hidrocarburos que sea beneficiosa para Bolivia y que tenga un sentido verdaderamente nacionalizador, nuestra apuesta por las autonomías y por la profundización de la descentralización, la aplicación de un programa económico que piensa fundamentalmente en las ciudadanas y en los ciudadanos de Bolivia, el crecimiento de nuestra economía, el aumento de nuestras exportaciones, un horizonte extraordinario desde el punto de vista económico, un trabajo profundo en el ámbito de la infraestructura y la construcción de carreteras que vertebran a Bolivia y un largo cúmulo de temas, pero por sobre todo, he querido dejar un testimonio de una visión ética, de una visión de comportamiento, de una visión de vida cotidiana transformada en la responsabilidad de servidor público.

He tratado de ser un buen servidor público, he tratado de responder a usted y quiero, para terminar, agradecerle profundamente, al pueblo de Bolivia, quiero agradecerle desde lo más íntimo, a usted ciudadano, a usted ciudadana, que ha acompañado a este gobierno, que creído en este presidente, que ha creído que éramos capaces, ustedes y yo, de avanzar para una Bolivia mejor.

Quiero lamentar profundamente, en lo más íntimo de mi corazón que estemos hoy donde estamos. Si yo tengo un grado de responsabilidad en ello lo asumo a plenitud y es por eso que pongo a disposición mi cargo para que no me convierta en un obstáculo, para que no me convierta en un elemento negativo, o en n elemento que pueda ser un factor de tropiezo y de obstrucción.

Al equipo humano que me ha acompañado, al Gabinete Ministerial, a los delegados presidenciales, al equipo de gabinete directo, a mi jefa de gabinete, a mi secretaria privada, al conjunto de personas que han estado a mi lado todo este tiempo. Por supuesto, a mis Fuerzas Armadas, extraordinario equipo humano que ha mostrado que es posible ser responsable, que es posible actuar con serenidad , que es posible actuar con temple en los momentos más difíciles, unas Fuerzas Armadas que son un orgullo de Bolivia, que son al institución que mejor ha entendido la democracia del país.

Quiero agradecerle especialmente, al ministro de Gobierno, un hombre que ha estado en la calle minuto a minuto, para que sea verdad nuestro compromiso de respetar la vida, la dignidad, ese valor tan sagrado.

A mi Policía Nacional, a nuestra Policía Nacional, a esa policía tan vapuleada, a esa policía tan criticada, que ha mostrado en la calle que puede respetar la vida, que puede respetar los derechos, que ha sido presionada hasta lo insufrible y que no ha perdido el control y que no ha perdido la calma, quiero agradecerles profundamente, porque son patriotas, porque nuestras Fuerzas Armadas y nuestra Policía son profundamente patriotas.

Quiero desear a la Iglesia Católica éxito en la mediación que está llevando adelante. Ojalá que la Iglesia pueda encontrar una respuesta positiva de todos los sectores del país, para salir de este momento tan difícil, que tiene que ser en democracia, que tiene que ser en el marco de la Constitución Política del Estado , que tiene que ser siguiendo los mecanismos que establece nuestra Carta Magna.

Quiero agradecer profundamente a mi familia, a mis padres, a mis hijos, especialmente a mi esposa, porque han estado siempre conmigo, porque me han acompañado en los momentos más duros, en los momentos en que espíritu necesita templanza.

Pueblo de Bolivia: esta decisión personal, tiene que ser entendida en la dimensión que tiene, en el tamaño que quiere tener de desprendimiento y de entrega por el país, que sepan que amo profundamente a Bolivia y que no puedo hacer otra cosa que entregar esta responsabilidad para que se pueda llegar a una solución que nos saque de este entrabamiento que está poniendo en juego, en serio riesgo, al país y a su futuro.

Y por supuesto, quiero que sepan algo muy claro: yo he nacido en Bolivia, vivo en Bolivia, quiero vivir en Bolivia. Yo sigo siendo Presidente hasta que el Congreso tome la decisión y el Congreso defina el futuro del país. No quiero que ustedes sientan que en estas horas, o en estos días, ojalá que solamente horas, que van a pasar hasta que el Congreso se reúna no hay Presidente; si lo hay, aquí, en La Paz, en el Palacio de Gobierno.

Esto es muy importante, mi responsabilidad termina el día en que el Congreso Nacional toma la decisión. Por lo tanto quiero que sepan que no estoy dejando mi responsabilidad, estoy aquí y estaré aquí. No está en mis ideas viajar a Miami o a Washington, está en mis ideas quedarme en mi Patria porque aquí está mi corazón y aquí está mi vida y quiero que ese último privilegio, el privilegio de no dejar de vivir aquí, y trabajar aquí, estar con ustedes y hacer lo tenga que hacer, desde el lugar que ocupe a favor de Bolivia se me prive, porque esa es mi responsabilidad.

Tendrán ustedes un Presidente que siempre da la cara que está en el lugar donde tiene que estar, hasta el minuto en que tiene que cumplir su obligación porque ese es mi trabajo como servidor público .

Es en ese contexto que estoy tomando esta decisión, con el deseo profundo, con el deseo íntimo, con el llamado más vehemente a mis compatriotas que están en actitudes tan violentas y tan intolerantes, que dejen estas acciones, que no asfixien a esta ciudad, que no ataquen con esas acciones a los más pobres, que tengamos la posibilidad de abastecimiento de combustible de vida civilizada entre compatriotas, que no nos hagamos daño innecesariamente, que no destruyamos innecesariamente nuestro futuro que es un gran futuro.

Y no hago reproches absolutamente a nadie. No creo en un discurso de un presidente que presenta su renuncia echándole cuentas a nadie, no quiero echarle cuentas ni culpas a nadie, asumo mi responsabilidad a plenitud, por todo lo que he hecho independientemente de los factores externos que hayan tenido que ver con los acontecimientos que hemos vivido.

Si algo debe aprender uno es asumir con claridad y con transparencia su responsabilidad y hacerlo de cara ustedes, al país. Estoy aquí, estaré aquí, cuentan conmigo en cualquier lugar, en cualquier momento y después de esta experiencia en la Presidencia de la República, mucho más que nunca porque he aprendido profundamente a amar a esta patria de corazón, a amarla, desde Santa Cruz, desde Tarija, desde Oruro, desde Chuquisaca, desde Potosí, desde Beni, desde Pando, desde Cochabamba, desde La Paz, desde los nueves departamentos de Bolivia.

El corazón es igual, el compromiso es igual, el tamaño de la responsabilidad, el tamaño del sentimiento es exactamente el mismo, estaré aquí para trabajar y contaré con ustedes siempre.

Buenas noches

La Paz, Palacio de Gobierno, 06 de junio de 2005

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 12

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014