Lunes 22 de octubre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Documentos >> Discursos
Actualizado el 2005-05-31 a horas: 03:40:30

Discurso del Presidente en el aniversario de los "Colorados"

Señores ministros de Estado; señores generales y almirantes; miembros del Alto Mando Militar y policial; señores Embajadores; agregados militares acreditados en el país, señores generales, oficiales superiores, oficiales subalternos y suboficiales; sargentos; soldados y jóvenes premilitares del glorioso Regimiento Colorados; señoras y señores.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Los Colorados de Bolivia se llenaron de gloria en una batalla en la que independientemente del resultado, mostraron valor, dignidad, decisión, porque tenían claro que defendían a Bolivia, porque tenían claro como tiene hoy claro este regimiento y las Fuerzas Armadas de la Nación, que su primer interés, su primera lealtad y su primer sacrificio, es la Patria.

Los Colorados reflejan en toda su magnitud lo que nuestras Fuerzas Armadas hacen hoy y ya desde hace más de dos décadas, en un compromiso inalterable, admirable por Bolivia y por su democracia.

El país le debe a las Fuerzas Armadas un reconocimiento por ese trabajo, por esa responsabilidad, por esa serenidad y por ese compromiso que, igual que en la guerra tienen hoy en la paz, y es bueno que terminemos con algún argumento que pone en tela de juicio lo que nuestras Fuerzas Armadas hicieron, hacen y estoy seguro que harán en función de preservar la democracia y el orden legalmente constituidos.

Quiero en un día como hoy, de reconocimiento a los héroes que vistieron esta brillante chaqueta colorada, hacer algunas reflexiones en torno al momento que está viviendo el país.

La ciudad de La Paz ha visto en estos últimos días, de hoy, y probablemente mañana y pasado mañana y algunos días más, movilizaciones que tienen su origen en la ciudad de El Alto y en algunos lugares del Altiplano paceño, que han llevado adelante acciones de hecho por la vía de los bloqueos, por la vía del uso de dinamita en las principales calles de la ciudad, y por la vía de rodear sistemáticamente la plaza Murillo, con una serie de consignas que valdría la pena ir desbrozando, para ver en su dimensión exacta lo que estas representan.

La primera consigna: la nacionalización de los hidrocarburos. Grupos minoritarios, grupos minoritarios que pueden reunir 1.000, 2.000, 5.000, 10.000, 20.000, 30.000, siguen siendo grupos minoritarios, frente a un país que tiene 9 millones y medio de habitantes, y que el 18 de julio del 2.004 asistió al Referéndum sobre los hidrocarburos y expresó su opinión por el sí o por el no a esas preguntas del Referéndum.

Ese es el mandato popular; el cumplimiento de ese mandato popular es la única obligación que tenemos quienes gobernamos.

Y es tiempo de que esos grupos minoritarios sepan que el cumplimiento de un mandato es una obligación constitucional y legal del Presidente de la República.

Si hay personas o grupos que quieren la nacionalización, que vayan por el camino de la ley, que vayan por el camino de la democracia y que vayan por el camino del Congreso Nacional.

Esa es una consigna que no responde al mandato popular mayoritario, abrumadoramente mayoritario, que se planteó y se respondió el 18 de julio. Esa es una consigna que está violentando la ley, y que está violentando el Referéndum, porque aquí no estamos hablando de cosas subjetivas, estamos hablando de un hecho objetivo, un Referéndum mayoritariamente respondido por el sí, que no logró otra cosa que la recuperación de los hidrocarburos en favor del país en función de los elementos que allí se plantearon.

La segunda consigna de quienes están generando zozobra en nuestras calles, es el cierre del Parlamento Nacional. El cierre del Parlamento Nacional es un golpe de Estado. No existe democracia sin Parlamento, y cualquier persona, institución, grupo o representante del poder que decida la clausura del Congreso y que de hecho haga el cierre del Congreso, está dando un golpe de Estado.

Lo que esos grupos minoritarios proponen es un golpe de estado y ciertamente no contarán con el Presidente de la República. El Presidente de la República defiende la democracia y defiende al Congreso Nacional, independientemente de las diferencias que pueda tener con el Congreso Nacional que se resuelven por la vía de la democracia y por la vía del uso de las mayorías y las minorías.

Y el presidente de la República respeta las decisiones del Congreso Nacional, porque es su obligación, porque ese Congreso surgió del voto popular, porque si en un determinado momento el país cree que hay que cambiar a esos representantes nacionales, tendrá que esperar al momento de las elecciones generales para llevar adelante, mediante el voto, la censura o el aplauso a sus representantes por el trabajo que hayan hecho.

Por lo tanto pedir el cierre del Congreso Nacional, es pedir un golpe de Estado.

Quiero mencionar aquí también, que los mismos líderes de esas minorías que acusaron al anterior gobierno de asesino; esos mismos líderes, están hoy provocando en las calles con el uso de dinamitas, con acciones violentas, enfrentando a una policía que tiene la instrucción de no ejercitar violencia, para encontrar un muerto que les de una bandera que les permita llamarme asesino a mi.

Esta es una realidad que ustedes saben que es absolutamente cierta. Esa provocación sistemática del ejercicio violento en la calles para buscar una víctima -que no serán ellos desde luego-, que quieren que sean otros la carne de cañón que utilizan para generar violencia y para tratar de demostrar que no hay control de la situación, para provocar al gobierno y al Presidente al uso y al ejercicio de la violencia.

Y el presidente que hizo un compromiso en el pasado, lo ratifica, y el presidente cree que es la línea del diálogo, la línea del respeto, la línea de la comprensión y la tolerancia y no la del ejercicio de la represión, la que encuentra respuestas positivas al país.

Quiero ser absolutamente categórico: esos líderes irresponsables que manejan a minorías, están buscando en estos días -provocando violencia-, una víctima que les de la bandera que están esperando desde hace mucho tiempo para desestabilizar al gobierno, pero sobre todo para desestabilizar a la democracia.

En lo que a mi toca, haré el máximo esfuerzo para responder con la paz y con el diálogo al ejercicio de la violencia, pero quiero dejar claramente establecida esta realidad, quiero que el país sepa que ese es un objetivo, que eso es lo que ellos están buscando.

Y quiero que el país sepa que parte de esa estrategia es impedir que el Congreso Nacional se pueda reunir mañana en la ciudad de La Paz. Están buscando impedir que el Congreso se reúna para inmediatamente después decir: el Presidente y el gobierno no pueden garantizar que el Congreso se reúna y, por lo tanto, que no siga gobernando.

Si estos señores quieren profundizar la democracia ¿por qué quieren el cierre del Congreso? Si estos señores quieren profundizar la democracia vía Asamblea Constituyente, ¿por qué quieren impedir que el Congreso se reúna para precisamente tocar el tema de la Asamblea Constituyente y de una vez por todas definir una fecha y establecer las características de esa Asamblea Constituyente?

¿Cómo podemos aceptar esta paradoja absurda, de quienes exigen al Congreso, que haya una Asamblea Constituyente y a la vez tienen una estrategia rodeando la plaza Murillo para evitar que el Congreso se reúna?

Eso es simple y sencillamente un corralito, evidente y obvio para desestabilizar el sistema democrático.

Y no podemos hacerles el juego, no podemos hacerle el juego a quienes no están en una teoría que busca democracia, sino están en una teoría que busca caos, que busca destrucción, que busca no importa lo que venga después, hay que destruir el sistema.

¿Por qué tendríamos que creer en ese mensaje que es absolutamente paradójico y absolutamente contradictorio?

Se olvidan estos líderes que están haciendo estallar sus petardos y sus cachorros de dinamita, que en este país hubo una cosa que se llamó Diálogo Nacional Productivo, y se olvidan que la mayoría de quienes viven en La Paz y el Alto, apostaron y apuestan por la producción.

La palabra nacionalización, es una palabra que oculta posiciones radicales que hacen imposible la vida económica de El Alto, que están espantando a los inversionistas bolivianos que han invertido en El Alto, o que quisieran invertir en El Alto y que se van a Santa Cruz, porque en Santa Cruz tienen condiciones de trabajo mejores que las que tienen en El Alto, y no porque El Alto no sea un escenario extraordinario y potencialmente maravilloso para la inversión, sino porque en estas características de vida cotidiana es imposible tener la certeza del trabajo y la creación.

Estos señores que les dicen a quienes viven en El Alto, que bloqueen, que les dicen que se movilicen, que les dicen que nacionalice lo que sea, piensan acaso el impacto que tiene sobre el aeropuerto internacional de El Alto, bloqueo y manifestación e impedir el tránsito de vehículos para llegar a tomar los aviones.

¿Qué línea aérea quiere venir a El Alto y aterrizar en El Alto en ese contexto?

Y la gente que tiene su trabajo en el aeropuerto y los taxistas, y los vendedores, y las artesanías y el transporte y lo que representa la llegada de turistas ¿a quien le importa?

A todos nosotros, a la mayoría de nosotros pero no a esos activistas. A esos activistas que hablan de justicia, esos activistas que les mienten a sus conciudadanos de El Alto, y que nos están llevando a un suicidio permanente, no les importa en absoluto el Diálogo Nacional Productivo.

El Diálogo Nacional Productivo en el que estuvieron 70.000 bolivianos, 70.000 ciudadanos bolivianos, una gran parte por lo menos un 20 por ciento de El Alto, no habló de bloqueos, no habló de movilizaciones, no habló de amenazas, ni de que los cachorros de dinamita se vendieran como confites en las calles.

Habló de productividad, y para que haya inversión pequeña, mediana o grande, tiene que haber un clima de respeto, tiene que haber un clima de cumplimiento de la ley, tiene que hacer un clima de paz, porque esos activistas no le dan trabajo a quienes marchan todos los días, ni les van a dar trabajo mañana, ni pasado mañana.

El trabajo lo da el industrial textilero que se pone en El Alto, el trabajo lo da la esforzada mujer y hombre que nació en El Alto, y que tiene su pequeño trabajo productivo en El Alto. Es ahí donde está el verdadero esfuerzo y donde está el verdadero compromiso de la mayoría de los alteños, que son arrastrados con mentiras y consignas contradictorias, y consignas golpistas, porque el cierre del Parlamento es una consigna golpista.

¿Qué quieren nacionalizar estos ilustres ciudadanos?, quieren nacionalizarlo todo para que no invierta nadie en La Paz, ¿no es que habían hidrocarburos en La Paz? ¿Creen los paceños que alguien va a invertir un dólar para explorar hidrocarburos en el departamento de La Paz en este clima que estamos viviendo?

Esas verdades no se dicen, esas verdades se ocultan, porque es mucho más fácil salir a las calles con mentiras y con consignas en medio de un clima de incertidumbre artificialmente creado.

A quienes piden que el Presidente de un paso al costado si no puede gobernar: gobernar es que la economía crezca, y la economía está creciendo, gobernar es, en medio de este clima complejo aumentar las inversiones. Y las inversiones extranjeras a pesar de todo están creciendo y están creciendo en el ámbito de la minería en el occidente del país, en departamentos como Potosí; gobernar es reducir el desempleo, y hemos reducido el desempleo; gobernar es manejar la economía desde el gobierno con austeridad y con transparencia, y estamos manejando el gobierno con austeridad y transparencia.

Gobernar es multiplicar las exportaciones y las exportaciones han crecido en un 32 por ciento; gobernar es generar un espacio más amplio de productividad y de exportación, y estamos abriendo mercados específicamente para los granos que no se habían abierto en esa dimensión hace muchísimos años.

Gobernar es darle infraestructura al país, estamos construyendo más carreteras que las tres gestiones anteriores juntas, en inversiones que están muy cerca de los 1.000 millones de dólares, carreteras como la que une a Tarija y Potosí, y que pasa por el departamento de Chuquisaca cruzando finalmente por asfalto el centro, al sur del país y no como siempre líneas transversales.

¿Por qué debería dar un paso al costado un gobierno que está cumpliendo su tarea, que está tomando decisiones, que tiene además una línea de futuro, vinculada a un plan económico y social financiado?

Por cierto, el derecho de petición es un derecho democrático, cualquier ciudadanos o institución puede pedir lo que quiera, siempre que lo haga en paz, en el marco de la Ley y en el respeto de la Constitución.

Y por cierto, mi obligación constitucional es ser Presidente de la República hasta el 6 de agosto del 2007.

A todos aquellos que quieren artificialmente generar un clima de mentira, un clima de mentira traducido en el perímetro de la plaza Murillo y en los accesos a la ciudad de El Alto, les digo: la mayoría de los bolivianos, la abrumadora e inmensa mayoría de los bolivianos quiere un país distinto del que quieren estos señores.

Y no les vamos a hacer el juego, no les vamos a dar el gusto que ellos quisieran que les demos. Lo que vamos a hacer es seguir trabajando por el país, y lo vamos a hacer en paz. Tenemos que demostrarnos a nosotros mismos, que estos soldados de la patria no están aquí para disparar contra sus compatriotas; están aquí para garantizar el orden, la constitución y la democracia.

A quienes quieren provocar un muerto, que hagan la responsabilidad y la tomen de su muerto, que ellos quieren fabricar, irresponsablemente, criminalmente, que descalificados, que dizque vistiendo el uniforme son escuchados por los medios de comunicación, a los que se les otorgan espacios como si se tratara de héroes; medios de comunicación que les dedican entrevistas y poco menos que elogios a quienes están proponiendo un golpe de Estado y la subversión del orden legítimamente constituido.

¿No es tiempo de que reflexionemos a quien le damos voz?, démosle voz a los pobres, démosle voz a los que no tienen voz, démosle voz a los desposeídos, pero no les demos voz a delincuentes, que por mucho que vistan un uniforme que están humillando, lo único que proponen es destrucción y lo único que proponen es inestabilidad y lo único que proponen es un golpe de Estado.

¿Cómo es posible que esta sociedad haya llegado a un punto tal en que no sepamos distinguir el grano de la paja? ¿cómo es posible que escuchemos con la misma atención a quien está descalificado moralmente como persona y como militar y que además propone la subversión?

¿Por qué lo hacemos? ¿Qué gana este país con una lógica en la que le demos voz a los descalificados que quieren seguir alimentando la hoguera de la violencia, frente a quienes estamos tratando con todo nuestro esfuerzo de defender la paz, y sobre todo, gobernar generando una situación global netamente mejor que la que heredamos?

Es en este contexto que debemos actuar todos; en el contexto de nuestra responsabilidad democrática, en un contexto difícil por el que tenemos que pelear.

Si de verdad estos señores que manejan irresponsablemente a minorías quieren democracia y profundización de democracia, que el Congreso se reúna mañana, que el Congreso debata lo que tiene que debatir a nombre de todos los bolivianos, que el Congreso decida el Referéndum Autonómico y la Asamblea Constituyente, porque es al Congreso, y nadie más que el Congreso el que tiene que hacer.

Y que quede claro: las responsabilidades a cada quien en cada momento y el Congreso en lo que a mi toca contará con mi mayor respaldo y yo deseo que el Congreso Nacional logre un resultado positivo para la convocatoria al Referéndum Autonómico en fecha, y para la decisión de una ley adecuada y fecha de convocatoria a la Asamblea Constituyente.

El Congreso Nacional puede contar con el Presidente de la República, porque cuando el país está en problemas el Presidente de la República no puede ser mezquino con el Congreso Nacional, independientemente de sus diferencias.

Que el Congreso sepa, que como gobierno, daré todas las garantías para su reunión utilizando los mecanismos de la persuasión y el diálogo. Que el Congreso sepa, que espero de verdad y deseo en lo más profundo que tenga éxito en su deliberación, y que nos resuelva ese problema, que cuando el Congreso haga lo que tiene que hacer, yo haré lo que tengo que hacer.

Los mecanismos que permitan que esa Asamblea puede reunirse, los mecanismos que permitan que el voto se lleve, como ha sido en el pasado en paz y tranquilidad, el poder Ejecutivo por supuesto que apoyará a que ese Referéndum Autonómico y esa Asamblea Constituyente funcionen como deben funcionar.

Este no es tiempo de engaños, ni de trampas, ni de medias verdades, ni de medias palabras. Es tiempo de hablar claro: hay una conspiración para que el Congreso no se reúna mañana, de los radicales que controlan a las minorías. Esa conspiración pretende demostrar que aquí no hay gobierno; esa conspiración pretende quitarle a Bolivia su derecho de hacer democracia, porque impedir que el Congreso se reúna es impedir que la democracia funcione.

No le hagamos el juego a esas minorías, ni a ese corralito descarado, a ese corralito que no tiene otro argumento que la desestabilización; respondamos con democracia, respondamos en paz, respondamos con diálogo, respondamos con tolerancia.

Y lo digo aquí, en el escenario de los heroicos Colorados de Bolivia, porque si algo hicieron nuestros antepasados, es dar su sangre por esta patria, por esta patria que tenemos la obligación que construir.

Colorados, sientanse orgullosos de la chaqueta roja que visten, premilitares, mujeres y hombres, sientanse orgullosos de vestir el uniforme de la Patria, sientanse orgullosos de sus Fuerzas Armadas, sientan que están defendiendo a Bolivia, sientan que ustedes reciben los valores esenciales que nos permitirán permanecer en la unidad, sientan que estas Fuerzas Armadas representan al país, porque la representan, y sientan que ustedes en estos meses que cubren su servicio militar, están aprendiendo a amar a un país que los necesita, hoy más que nunca.

Colorados de Bolivia subordinación y constancia.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 15

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014