Sábado 23 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-05-13 a horas: 08:44:56

De la organización, objetivos comunes y la etica

Vezna Marinkovic

Sin duda que los países son grandes y poderosos en función de su organización y esfuerzo en procura de objetivos comunes. Estados Unidos es, a no dudarlo, un buen ejemplo de esto que acabo de mencionar. Sin embargo, si a ello le agregamos una mentalidad alejada de todo principio ético y moral, en aras de mantener el poder; ese país, como es el caso de Estados Unidos, no conoce límites.

Vezna Marinkovic

Vezna MarinkovicEs comunicadora social y abogada con post grado en ciencias políticas. Fue corresponsal de prensa, productora y conductora de programas de corte periodístico para la televisión, consultora de la OPS-OMS y Directora del Centro de Comunicación Alternativa (CECAL). Ejerce la cátedra universitaria, es columnista de diversos periódicos y es consultora independiente.

Contactos con el autor
close

Contacto con Vezna Marinkovic




13 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

De esa ausencia de límites es que hoy quiero hablar a partir de visibilizar algunas aristas de ese grado de organización, esfuerzo y falta de ética para entender, adecuadamente, la actual estructura de poder del Imperio y sus líneas de acción estratégicamente dispuestas en el marco de su política externa, canalizada por sus eficientes operadores como son los organismos internacionales de la talla del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, en base a postulados loables de organización, modernización, solidaridad y justicia social. Una de esas líneas de acción, hábilmente internalizada entre las elites intelectuales bolivianas ha sido, a no dudarlo, la descentralización. La Ley 1654 de descentralización Administrativa, aprobada en la primera gestión de Gonzalo Sanchez de Lozada, fue implementada permitiendo; de entrada, la privatización y el desmantelamiento de la estructura empresarial pública. Su objetivo fue, desde un inicio, atomizar el Estado boliviano con el propósito de propiciar la expansión del poder transnacional, sin frenos de naturaleza estatal. Su "dinamización" tuvo como base la capitalización que, sin duda, achico dramáticamente el Estado regalando las empresas estatales estratégicas como YPFB, ENDE, ENFE y el propio LAB, a la voracidad transnacional. La descentralización fue considerada, a partir de ese momento, como la panacea para la modernización del Estado, a cambio de quedarnos sin Estado. ¡Qué tal!. Esa es, sin duda, una falta de ética inaguantable que da cuenta de la doble moral del Imperio que día a día nos subyuga bajo la artificiosa acción de sus intermediarios pero también es una muestra de su grado de organización. Por el momento, la descentralización, distribuída entre el discurso de algunos intelectuales y una pequeña elite del oriente boliviano, solo ha servido para abonar el terreno de la disgregación e internalizar la insólita pretensión de manejar, vía las autonomías y una amañada Ley de Hidrocarburos, los recursos naturales de manera irrestricta y arbitraria desde una sola región y bajo la batuta del poder transnacional, dada la poca ubicación de la elites regionales; en materia de negociación y en virtud a su dramático desprecio por el interés nacional.

En esta escalada de "buenas intenciones" a favor del Estado, estuvo el Referéndum por el gas-- y toda la tramoya que no pudo ocultar la intencionalidad de Mesa y de las petroleras en contra del país?ahora, las autonomías y la elección de prefectos; independientemente de si su sola mención es violatoria o no de leyes y de la propia Constitución y, entremedio, un Presidente de la República irremediablemente apegado a miedos casi ancestrales que lo han convencido de nuestra fragilidad frente al conjunto de la comunidad internacional al extremo que ya no gobierna para los bolivianos, sino para el interés transnacional como grafica su recurrente actitud frente a la Ley de Hidrocarburos. Por el momento, Mesa parece estar jugando su última carta. Se insiste en su deseo de cerrar el Parlamento y en la posibilidad de un golpe de Estado, con sabor a Chile, previa la desgastada medida de renuncia del presidente con el objetivo, en ambos casos, de otorgar a las petroleras la ansiada "seguridad jurídica", a costa de la inseguridad de todo un pueblo aprobando una Ley de Hidrocarburos totalmente contradictoria al interés nacional. No es descartable, tampoco, que Mesa esté apostando a la rearticulación del bloque de poder vía una nueva convocatoria a elecciones, con el único objetivo de cerrar las puertas a todo intento del pueblo boliviano por recuperar la propiedad de los hidrocarburos. Sin embargo, también otro escenario es posible; el de un golpe de Estado, bajo la batuta del poder ciudadano toda vez que Mesa, el Presidente que contó con el mayor apoyo popular, perdió hoy toda posibilidad de jugar un liderazgo político inteligente.

Otros artículos de Vezna Marinkovic

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014