Jueves 15 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-04-13 a horas: 09:48:05

Yo no me llamo Manuel

Ramón Rocha Monroy

Ayer fui a cobrar en una prestigiosa institución, deseoso de challar mi primer pago, pero me encontré con que el cheque había sido girado a nombre de Manuel. Tengo que hacer un trámite para demostrarles que ese Manuel virtual y este servidor somos la misma persona, cosa que ya me pasa con el Ojo de Vidrio, que no se atrevió hasta hoy a cobrar mis sueldos, pero ¡con qué entusiasmo los gasta!

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




10 * 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Salí de aquella bendita caja traicionado además por mi inconsciente, pues de inmediato me dictó un viejo rock español que repite constantemente "Yo no me llamo Javier / deja ya de joder..." y unas pecaminosas revelaciones.

Del mismo modo debería decir que Yo no me llamo Monroy. Mi recordado progenitor apellidaba Rocha y presumiblemente el río es mi tatarabuelo, aunque él también tiene un problema de identidad materna, pues qué nos costaría darle el segundo apellido y que se llame el río Rocha Monroy, digo yo ¿no? Así el conocido taquirari diría: El río Rocha Monroy / cuida tu hermoso verdor... Pero no se molesten, porque es sólo una sugerencia.

Esto de las confusiones de identidad funciona bien en las telenovelas de Televisa: la humilde y naca imilla que resulta casándose con el patrón, pero aun más, tan bella que en realidad ella es la rica heredera, y no el patrón, que es hijo del chofer ¡en el abuelo! Recuerdo que un venerable profesor de primaria me interceptó muy cordial en una vía pública y me saludó por mi apellido. Sólo que me decía Montaño. ¿Cómo está Montaño? ¿Bien, Montaño? Esto es, esto es, Montaño. Vaya, vaya, Montaño. Para colmo agrega: "Sigo siempre su carrera. Médico, ¿verdad?" "No, le aclaro, abogado". Y me contesta: "Uy, qué pena" (¡!)

Mis familiares de La Paz no me llaman Ramón, ni Ojo, ni siquiera Manuel. Me llaman Enrique, como mi hermano. El colmo llegó cuando una tía muy querida me atropelló a besos en la Mariscal Santa Cruz para preguntarme: "Enriquito. ¿Qué has sabido del Ramón?" A estas alturas estoy como mi amigo Tavo Giacoman que sin embargo no tiene una crisis de identidad pese a que era comunista de la línea soviética, y el Partido ídem desapareció y el Muro de Berlín se cayó ¡y la Unión Soviética se difuntió!

Otro problema surge cada vez que alguien te saluda muy familiar en la calle y te dice: "No te estás acordando de mí. A ver, ¿qué me llamo?" Suena un poco pretencioso, porque es mejor asumir de partida que NADIE RECUERDA TU NOMBRE. Al menos el cajero de la venerable institución donde cobro.

Una cosa así le pasó a cierto ex ministro y ex diplomático boliviano, figurón como él solo, cuando llegó Fidel Castro en 1993. Resulta que se aproxima al Comandante y le dice: "Sin duda usted se acuerda de mí, porque presidí la delegación boliviana al Congreso Mundial de Juventudes de 1960 en La Habana". Imagínese el lector cuán difícil será para un Mandatario recordar el rostro de un joven de 1960 que para colmo no se parece en nada al vejete que lo interpela cuarenta años después.

Por esas cosas del periodismo, este servidor era testigo de la escena y pudo constatar que Fidel lo miró perplejo y le dijo una frase que hay que adoptar para estos casos: "Pero, chico, ¡si no has cambiado nada!"

Otros artículos de Ramón Rocha Monroy

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014