Viernes 19 de julio del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-03-24 a horas: 14:27:15

¿Por qué mataron a Luis Espinal?

Ramón Rocha Monroy

Este año el Carnaval y la Semana Santa se adelantaron tanto que la conmemoración del martirio de Jesús coincidió con el aniversario de la muerte de Luis Espinal.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




8 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Busqué unos pequeños "Cuadernos de Cine" que Luis publicó en la Editorial Don Bosco ?no sé por qué no preparan una nueva edición?y me encontré con una frase de Tomás Moro que él destaca del guión de una película famosa y que parecería que la dijera el propio Luis: "O sea que me matan no por mis acciones, sino por mis convicciones. Así, en esos términos, no vale la pena vivir."

Luis fue fiel a su vocación religiosa y jamás predicó la violencia; pero heredó también la valentía de Jesús para fustigar a los poderosos y a los fariseos. El semanario "Aquí", que fundó, fue el azote de la dictadura. No dio cuartel en su función de mirada del pueblo puesta en el abuso del poder. Por eso lo mataron, porque su palabra era más peligrosa que la fuerza bruta.

Luis es una de las pocas imágenes que unifican a todos los sectores en un respeto y admiración compartidos. Allí en la misa de recordación estaba el presidente Mesa junto al dirigente de la COB, con un ánimo distinto al que exhibieron en una fugaz mesa de diálogo. Pero hay cualidades de Luis que hay que puntualizar: su vocación auténticamente cristiana lo impulsaba a alinearse con los oprimidos, con los trabajadores, con los que no tienen el favor de los medios y sólo pueden hacerse escuchar en las calles, pues de lo contrario el poder no los escucha: bastante trabajo tiene defendiendo los intereses de las transnacionales.

Luis jamás dio cabida al odio racial; jamás se sintió blanco en medio de una nación de indios y cholos. Fue testigo de los errores cometidos por algunos dirigentes sindicales, vecinales, populares, pero jamás se ensañó con ellos. Si su crítica fue dura contra el dictador o contra los privilegiados del poder, se dulcificaba como el consejo de un hermano al referirse a los dirigentes populares.

Era humilde con los humildes e implacable con los soberbios. Tenía la película muy clara en este sentido, a diferencia de algunos que hoy esgrimen su imagen como si hubieran recogido su legado de lucha por la justicia aquí y ahora y no sólo en la vida eterna.

Su condición de religioso pudo haberlo eximido de la represión política, pero él debía denunciar la injusticia y entonces editaba su semanario a salto de mata, y lo distribuía en forma clandestina para que el pueblo conociera la verdad y no la noticia censurada por la dictadura o autocensurada por los medios.

Su condición de artista pudo haberle conseguido un sitial seguro y rentado para su labor cinematográfica, pero Luis no era cualquier artista desligado de su realidad. Luis se había comprometido con la lucha del pueblo boliviano, con la lucha por la democracia y la justicia social, y en esa escala estaba primero la lucha que su increíble conocimiento del séptimo arte.

Cuando lo secuestraron inerme, no tenía ningún escudo para defenderse, menos una espada para herir a sus enemigos. Fue fácil torturarlo y darle muerte, pero así ascendió al cielo de la memoria popular, mientras a sus captores y torturadores los sigue persiguiendo el demonio de sus propias conciencias.

Otros artículos de Ramón Rocha Monroy

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014