Sábado 23 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-03-18 a horas: 19:12:05

Las margaritas del presidente boliviano

Isaac Bigio

Del 6 al 17 de Marzo Carlos Mesa se las pasó deshojando margaritas diciendo me quedo o no me quedo en la presidencia de Bolivia. Al final ha decidido seguir en el cargo. Sus maniobras, si bien le han hecho aparecer inestable, han permitido el fin de los bloqueos y cierta estabilización política.

Isaac Bigio

Isaac BigioIsaac Bigio es un analista internacional formado en la London School of Economics & Political Sciences. En ésta, considerada la principal universidad internacional especializada en ciencias sociales, él ha obtenido grados y postgrados en Historia y Política Económica, y ha estado investigando y enseñando. Su especialidad son países en conflicto y transición entre distintos sistemas sociales.

Ha llevado cursos y seminarios en el Instituto Europeo, la Escuela de estudios Asiáticos y Orientales, la escuela de Estudios Eslávicos y Europeo Orientales así como en otras dependencias de la Universidad de Londres. Es una de los analistas que habla castellano o portugués con mayor conocimiento de las guerras en Afganistán, el Medio Oriente o los Balcanes.

Sus artículos han sido publicados en unos 200 medios en 5 continentes. Es columnista regular de El Comercio (Perú y Ecuador), La Patria (Bolivia), El Panamá América, Noticias (Reino Unido), La Opinión (EEUU) y otros diarios y decanos. Colabora con la BBC, CNI, Canal N, Radio Progreso y diversas emisoras de radio y TV. Sus escritos son difundidos por medios afiliados al ALAI, Adital, al Grupo de Diarios de América y otras redes de prensa. Diversos diarios electrónicos le han creado páginas web entre ellos Notionline, informativos.net, altopilar.com, analítica.com, Gran Valparaíso y El Ojo Crítico Digital. En 1998 obtuvo 2 Premios significativos: el de la Excelencia de Dillons-Waterstone (la mayor librería británica), y el E.H. Carr del Departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales, Aberyswyth (el primer departamento de dicha disciplina en el mundo). Isaac Bigio se encuentra escribiendo un libro sobre la revolución boliviana de 1952.

Contactos con el autor
close

Contacto con Isaac Bigio




10 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Marzo se inició como un mes caliente en el cual los sindicatos y la ciudad del Alto (la cuarta del país) iniciaron marchas y bloqueos de rutas demandando la expropiación de Aguas del Illimani (una empresa privada francesa dueña del agua potable de La Paz y El Alto) y el que las transnacionales que exploten los hidrocarburos bolivianos (el principal recurso del país) abonasen un 50% de regalías.

En la víspera del lunes 7, cuando los sindicatos campesinos decretaron el bloqueo a escala nacional, él presentó su renuncia a consideración. Dos días después, el Martes 8, decidió retirarla cuando el parlamento y los principales partidos tradicionales decidieron suscribir un pacto. Una semana más tarde, el Martes 15, volvió a decir que se iba pero en 5 meses cuando convocaría a elecciones parlamentarias, constituyentes y presidenciales. Tras que el parlamento aprobó una ley de hidrocarburos (híbrida que combina las propuestas de la derecha y la izquierda) y que éste rechazó como inconstitucional la propuesta de adelantar los comicios, Mesa decidió asegurar que se quedaría en el sillón presidencial.

Estas constantes oscilaciones pueden dar la impresión que él demostraba inseguridad o inmadurez. En el fondo es el reflejo de la propia situación boliviana.

Mesa llegó a la presidencia por accidente. El 6 de Agosto del 2002 él arribó a la vicepresidencia tras Gonzalo Sánchez de Lozada, quien había conseguido menos del cuarto de los votos válidos (alrededor de la octava parte de los inscritos) pero quien recibió la presidencia debido a que el resto de partidos de centro y de derecha le prefirieron a él antes que al sindicalista cocalero Evo Morales.

Sánchez fue el hombre quien en Septiembre 1985 creó el nuevo modelo económico monetarista boliviano siguiendo la escuela de Chicago. Con él se inició la congelación salarial, el despido de la mayoría de los mineros y fabriles y la privatización de las empresas estatales (que llegaron a representar el 70% de la economía).

En Octubre 2003 una rebelión popular fue sofocada por Sánchez. Tras la muerte de más de 60 personas su gobierno se desplomó y él renunció dejándole la batuta a su segundo. Mesa, quien había llegado tan alto acompañando al arquitecto del neo-liberalismo boliviano, debía estabilizar al país buscando concertar con Morales, quien se proclamaba el archi-enemigo de dicho modelo.

Durante 17 meses la alianza entre Mesa y Morales logró disuadir más de 800 conflictos. El primero se valía del segundo para contener la protesta social. El segundo conseguía algunas concesiones así como la posibilidad de mantener a un gobierne que evolucione al país para que en el 2007 acabe él en la presidencia habiendo mostrado a los inversionistas que él podría estabilizar Bolivia siguiendo el camino de Lula, Lagos o Tabaré.

Dicha alianza se resquebrajó debido a presiones de ambos extremos. El empresariado de Santa Cruz exige orden y garantías y utiliza la protesta popular autonomista como mecanismo de presión. Las multinacionales petroleras pugnan por mejores condiciones para invertir.

De otro lado, Morales estaba perdiendo peso en los sindicatos a favor de corrientes más radicales que llamaban a romper con mesa y exigen la nacionalización del agua potable de La Paz y del gas.

Ante el conflicto social Mesa tuvo dos alternativas. La primera era reconstruir la llamada ?megacoalición? de la centro-derecha para imponer sus planes decretando estados de sitios (tal como lo hicieron todos sus predecesores en las últimas dos décadas: MNR, MIR, ADN, UCS y NFR). El riesgo de tal política es que Mesa perdería mucha de su popularidad (él se jacta que tiene el aval de 2 de cada 3 bolivianos), debería sentarse en las bayonetas y caer prisioneros de los partidos tradicionales que él cuestiona. Esto, a su vez, podría conseguir echar leña a la hoguera y acabar produciendo una reacción popular como la que depuso a su antecesor.

La segunda salida era buscar que los bloqueos se suspendieran sin echar bala utilizando una serie de maniobras y chantajes. Al amenazar con retirarse puso al Movimiento Al Socialismo (MAS) en una difícil situación. Algunos de sus antiguos parlamentarios habían defeccionado hacia el ?Bloque Patriótico? (oficialismo) bajo el argumento que la izquierda muchas veces ha tumbado gobiernos ?progresivos? para acabar haciendo que estos sean remplazados por más ?retrógrados?. El MAS creía que si caía Mesa quien lo remplazase iba a ser alguien peor. Morales llegó a decir que si el presidente del senado llegaba a la presidencia no duraría ni 24 horas pues los sindicatos le acusan de ?narco? y de haber apoyado la represión de Sánchez. Morales calculaba que si iban a elecciones prematuras no las ganarían pues habrían enajenado a clases medias y empresarios ?progresistas? que buscaban ganar.

De otro lado, ninguno de los partidos de la centro-derecha se sienten fuertes. Todos ellos están en crisis y sin una figura carismática presidenciable. Nuevas elecciones no les darían más votos y quienes pudiesen remplazar a Mesa (los presidente del Senado o Diputados) no son populares ni tendrían una coalición estable.

La derecha acusa a Morales de revolucionario pero él es sobre todo un evolucionista quien no quiere un levantamiento sino mantener el orden jurídico. Por eso es que él no ha querido elecciones anticipadas ni tampoco desencadenar un estallido social. No quiso aprovechar el vacío para lanzar una ?toma del poder a lo Lenin?.

Morales ha querido mantener a Mesa como la mejor forma de hacer que haya un presidente que acepte algunas de sus demandas y le prepare el terreno para ser él el nuevo presidente. La centro-derecha igualmente le prefiere a él antes que a Morales o al caos. Las FFAA no pueden dar un golpe debido a su descrédito y la coyuntura internacional.

Gracias al temor de su salida es que Mesa ha logrado disuadir los bloqueos. El seguirá siendo el presidente que gobierna sin partidos y el apoyo de los otros poderes pero cuya base es su popularidad y el estar constantemente de equilibrista entre presiones de uno u otro lado. Este escenario podría cambiar.

Mesa ha repetido varias de las tácticas de Siles Suazo (presidente en 1956-60 y 1982-85). Siles usó una huelga de hambre contra los sindicatos para desbaratar olas de huelgas y luego tratar de partir a la Central Obrera Boliviana.

Los sindicatos sostienen haberle dado a Mesa un cuarto intermedio, pero también el presidente podría acabar cambiando sus tácticas para fortalecerse y ver el momento más oportuno para lanzar una contraofensiva contra un movimiento sindical acostumbrado a hacer bloqueos y huelgas radicales.

Otros artículos de Isaac Bigio

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014