Sábado 23 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Política >> Ejecutivo
Actualizado el 2005-03-18 a horas: 09:48:45

Los problemas siguen siendo los mismos, pero sus seguidores dicen que ya no volverá a hablar de renuncias

Mesa ahora quiere quedarse, pero no dice cómo garantizará la gobernabilidad

J. Osvaldo Calle Quiñonez

Al final de un nuevo episodio de la cuasi novelesca historia presidencial de los últimos días, Carlos Mesa decidió quedarse como presidente. En un parco discurso, sin la emotividad ni la extensión de los últimos en los que incluso llegó a renunciar, el mandatario dijo que no le dará la espalda al país que le acompaña, aunque no dijo cómo garantizará la gobernabilidad frente a un Congreso, al que insiste en atacar, los movimientos sociales para los cuales Mesa es un defensor del interés de las transnacionales y, ahora, también frente a la crítica de los analistas que consideran que uno de los problemas del presidente, es el mismo presidente.

J. Osvaldo Calle Quiñonez

J. Osvaldo Calle QuiñonezPeriodista especializado en economía. Trabajó en el Semanario Aquí, los periódicos, La Razón, Ultima Hora, Hoy, La Prensa y el semanario Pulso. En 2000 incursionó en el periodismo electrónico organizando el sitio report-e.com y en la actualidad dirige el periódico por Internet www.bolpress.com.

Ha escrito libros sobre los procesos de reforma económiica y es colaborador de publicaciones en México, España y Bélgica. En la actualidad reside en Alemania.

Contactos con el autor
close

Contacto con J. Osvaldo Calle Quiñonez




13 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Mesa, convertido en el presidente que más veces amenazó con renunciar a su investidura, ahora se enfrenta a las consecuencias de las ya consideradas "impulsivas acciones".

Desde octubre de 2003, la antipatía que el mirista Hormando Vaca Diez ?uno de los políticos que respaldó a Gonzalo Sánchez de Lozada durante las jornadas sangrientas de Octubre? provoca en la población se habían convertido en el seguro de Mesa para mantenerse en la presidencia.

Fiel al estilo de Gonzalo Sánchez de Lozada, Mesa creyó e hizo creer a muchos que sin él la democracia se terminaba en Bolivia. Por esta razón, muchas veces amenazó con presentar su renuncia si no se hacía lo que él quería.

"Chantaje" para frenar la Ley de Hidrocarburos

El 6 de marzo, pasó de la amenaza a los hechos y presentó su renuncia ante el Congreso, posición que fue interpretada como un "chantaje" para evitar la aprobación de la Ley de Hidrocarburos.

Si el Congreso no acepta una agenda mínima, renunciará de manera irrevocable, dijeron sus allegados.

Con esa amenaza de por medio, buscó el apoyo de los partidos políticos, aquellos a los que el orgulloso presidente había desdeñado, y logró que la Nueva Fuerza Republicana (NFR) cambie su posición de pedir el 50% de regalías en el negocio petrolero.

En su arrebato de la primera semana de marzo, Mesa se peleó con el MAS y la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, a cuyos líderes atacó y responsabilizó de la crisis. El ataque obligó a una radicalización del MAS que volvió a sus orígenes y participó en masivos bloqueos de carreteras, aquellos que pusieron en jaque a un presidente quien ?no está claro si porque no quiso o porque no pudo? no ordenó reprimir los bloqueos, como normalmente lo hicieron sus antecesores.

En la noche en la que la Cámara de Diputados se aprestaba a aprobar la Ley de Hidrocarburos, en un esfuerzo de última hora, Mesa envió al Congreso un proyecto de Ley para adelantar las elecciones, a la par que sus seguidores afirmaban que si el proyecto era rechazado, iba a renunciar irrevocablemente.

Mesa quería cambiar la agenda del Congreso, esperaba que la población vuelva a salir a las calles a pedirle que siga. Pero los diputados ignoraron el mensaje presidencial y aprobaron la ley que las petroleras consideran confiscatoria y, en esa misma línea, el gobierno la considera suicida, además que esta vez no hubieron marchas en las calles.

Un escritor dijo que los procesos suelen repetirse, la primera vez como drama, la segunda como una comedia. Las amenazas del Presidente se habían devaluado, las anunciadas renuncias apenas parecían una tragicomedia que dejó en la incertidumbre a los bolivianos.

Aún así, el jueves, el país estuvo en vilo esperando la decisión congresal, a la par que muchas voces ya daban por hecho la renuncia del presidente.

Al término de una sesión en la que los congresales le dieron diversos calificativos a las acciones del presidente, entre ellas "la falta de pantalones para gobernar", el Congreso ratificó el previsible rechazó a la propuesta presidencial argumentando razones legales.

A esas alturas, el congreso ya tenía la opción "B", es decir una salida constitucional para una eventual renuncia del Presidente quien a su vez inició una maratónica serie de reuniones, primero con los militares (¿qué habló con ellos, qué les pidió?), policías, obispos, su bancada formada por políticos conversos y su gabinete para anunciar que se quedaba.

Cerca de las 23.00 Mesa volvió a las patallas de televisión, el lugar donde mejor ejerce su cargo. Allí, no hizo referencia a la ilegalidad de su propuesta y le echó la culpa del rechazo congresal a su pedido al interés que tienen los congresales de "aferrarse a su permanencia como miembros del Congreso Nacional".

"No tendría ningún sentido, no tendría ninguna consecuencia ni ninguna coherencia el que yo entregue la Presidencia a alguien que no tiene la legitimidad del voto de hoy, porque lo importante es la recuperación de la legitimidad del voto de hoy", dijo el mandatario que nunca postuló para presidente.

Si esperaba un nuevo "balconazo", Mesa se quedó con las ganas. Ya no hubo gente que saliera a agradecerle su decisión, por el contrario, después de de su nuevo mensaje, el presidente comenzó a recibir críticas de políticos y analistas, algunos de los cuales afirmaron que uno de los problemas del presidente, es el mismo presidente.

"Esta jugada política (la renuncia de hace dos semanas) terminó en un fracaso porque el país volvió a desordenarse y él (Mesa) perdió todo el apoyo político que había logrado concitar", dijo el politólogo Jorge Lazarte.

Casi al mismo tiempo, en un estilo parecido al de los padres que deben dar la cara por algunas acciones de sus hijos, el senador Franz Barrios, dijo que "el presidente de la República se comprometió a no hablar más de renunciar a su cargo dando lugar a que más bien se lleve adelante un proceso de concertación entre todos los sectores del país, dentro del marco de un gran acuerdo nacional".

Todo sigue igual

"Mesa se queda sin tener segura la gobernabilidad", "El Presidente se queda, pero no despeja la incertidumbre", dicen los principales titulares de La Prensa y La Razón, dos periódicos conservadores de la sede de gobierno.

El mensaje de la noche del jueves, muy corto en relación a los largos discursos a los había acostumbrado a los bolivianos, no hizo referencia a las nuevas condiciones en las que garantizará la gobernabilidad en la emergencia de los movimientos sociales.

El nuevo episodio de la presidencia terminó. Mesa se queda en el poder, pero todo sigue igual, quizás incluso peor, porque el mandatario comenzó a perder la simpatía de la clase media que, esta vez, ya no hizo circular correos electrónicos argumentando apoyos para el mandatario.

En lo inmediato, además del deterioro de la imagen presidencial, nada ha cambiado en la situación social boliviana. Los movimientos sociales siguen en un proceso de acumulación de fuerzas, lo mismo que el atrincheramiento de los sectores sociales allegados a los intereses de las transnacionales que tienen el control de la economía boliviana.

Lo que sí se ha deteriorado mucho es la relación del Presidente con el Congreso que, así como están las cosas, quizás solo por ego puede aprobar y obligar a que Mesa cumpla con leyes que no estén hechas a medida de las transnacionales a las que defiende Mesa.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 6

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014