Domingo 26 de mayo del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2005-01-29 a horas: 12:40:32

De Auswichtz a Irak: algún día pagarán

Alfonso Gumucio D.

Alfonso Gumucio Dagron En estos días se ha recordado en el mundo el campo de concentración de Auswichtz, clausurado hace exactamente 60 años, luego de que los nazis exterminaran a un millón y medio de judíos, a quienes consideraban de una raza inferior. ¿Tendremos que esperar seis décadas para que el mundo recuerde horrorizado los cientos de miles de muertos bajo la bombas gringas en Irak? ¿Cuándo tendrá lugar un juicio equivalente al de Nuremberg, para juzgar a George Bush (ambos), y a sus empresarios amigos, asociados en los jugosos negocios de la guerra?

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




14 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Alfonso Gumucio Dagron

En estos días se ha recordado en el mundo el campo de concentración de Auswichtz, clausurado hace exactamente 60 años, luego de que los nazis exterminaran a un millón y medio de judíos, a quienes consideraban de una raza inferior. ¿Tendremos que esperar seis décadas para que el mundo recuerde horrorizado los cientos de miles de muertos bajo la bombas gringas en Irak? ¿Cuándo tendrá lugar un juicio equivalente al de Nuremberg, para juzgar a George Bush (ambos), y a sus empresarios amigos, asociados en los jugosos negocios de la guerra?

José Antich, el director del diario español La Vanguardia aconseja: "Quizás, además de lamentos justos y necesarios, sería hora de que nuestros gobernantes consideraran llegado el momento de que las escuelas dieran a la historia la importancia que tiene. Enseñar lo que pasó, darle la trascendencia que tiene a esta materia, es el mejor antídoto para que no vuelvan a repetirse determinadas barbaries."

Por el momento, ni siquiera sabemos a ciencia cierta el número de ciudadanos iraquíes muertos y heridos por los ataques de la aviación de Estados Unidos. Cuando se trata de contar los muertos gringos, además de ofrecernos la cifra exacta cada día (1,418 uniformados de Estados Unidos hasta el 25 de enero de este año), nos bombardean en CNN con la biografía de cada uno, con lúgubre música de fondo. Sobre los asesinados iraquíes, muy poco. En Irak no sólo mueren combatientes de la resistencia; igual que en Vietnam, Estados Unidos arrasa poblaciones enteras, incluyendo ancianos, mujeres y niños. Eso, por definición, es genocidio, y no se diferencia en absoluto del genocidio étnico en Yugoslavia, por el cual está siendo juzgado el ex-presidente Milosevich. No se diferencia tampoco del genocidio de los nazis, ni del genocidio de los militares guatemaltecos que exterminaron a centenares de comunidades mayas, más de 200 mil personas.

Mientras esto sucede, los gobiernos de los países "civilizados" mantienen un bochornoso silencio sobre los crímenes de guerra de Estados Unidos. Están muy puestos de solemnidad para conmemorar los 60 años de Auswichtz, golpearse el pecho y decir "nunca más permitiremos los horrores nazis", pero hacen la vista gorda con los horrores que cometen las tropas norteamericanas en Irak, en una guerra que no tiene la menor justificación, como ya se ha probado ampliamente. Solo el más descarado cinismo y la prepotencia militar más grande ?como la de Hitler- pueden explicar que todos los días la población de Irak disminuya bajo la bombas gringas mientras el resto del mundo mira a otro lado.

La payasada de las elecciones de este fin de mes, el gobierno títere instaurado por Washington a cuya cabeza está Ayad Allawi (que antes trabajó para la CIA), el discurso recalcitrante de Bush para hacernos creer que los Iraquíes están contentos con la ocupación gringa, son hechos intolerables que la comunidad internacional, inclusive las Naciones Unidas, aceptan cobardemente, bajo el paraguas de la "real politik".

Ninguno de los países "civilizados" de Europa, ni las mismas Naciones Unidas, tienen derecho a enarbolar las banderas de la democracia, de la justicia social, de la libertad de expresión, de los derechos humanos, porque todos ellos ?incluyendo franceses y alemanes que originalmente se opusieron a la agresión- toleran hoy la ocupación militar y los bombardeos masivos.

Estados Unidos, ya lo sabemos, se ha metido en un nuevo Vietnam, y de la misma manera saldrá dentro de unos años con la cola entre las patas, y terminará pidiendo perdón algún día. Los vietnamitas derrotaron al más poderoso ejército del planeta con su imaginación y su voluntad de libertad. En lugar de atacar por el aire, como los gringos, los vietnamitas lo hacían al ras de la tierra, o debajo de ella. Con cañas de bambú perforaban las gruesas suelas de las botas de los "marines" (hasta que estos cambiaron el diseño y le pusieron una placa de metal). Las trampas disimuladas bajo el follaje, los túneles que permitían a los combatientes vietnamitas desplazarse sigilosamente en las propias narices de los gringos, fueron armas eficaces en la lucha contra las bombas, los lanzallamas, los venenos químicos (agente naranja) que el ejército de Estados Unidos utilizaba en su guerra sucia de ocupación.

Los iraquíes luchan de la misma manera hoy. No tienen un ejército bien organizado, pero son un pueblo en armas, que con explosivos caseros y morteros de corto alcance, hace volar por los aires la prepotencia militar de Estados Unidos. El sacrificio será grande, el exterminio de la población civil continuará, pero en algún momento Irak se sacará de encima a los ocupantes y recuperará su libertad y el petróleo que le quieran secuestrar. La ocupación de los gringos en Irak pasará a la historia, algún día, igual que la ocupación de Francia por los nazis. El gobierno títere iraquí, quedará en la memoria peor que el gobierno de Vichy. Y los combatientes iraquíes ?tildados de terroristas- que hoy le ponen freno a los invasores, quedarán en la historia como los "maquis" de la heroica resistencia francesa que puso en jaque a los ocupantes nazis.

Lo malo, es que la historia se escribe con varias décadas de retraso, y nosotros quizás ya no estemos aquí para celebrarlo.

Otros artículos de Alfonso Gumucio D.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014