Domingo 23 de septiembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Sociedad >> Ecología
Actualizado el 2004-12-19 a horas: 02:07:53

El capitalismo sacrifica la salud del planeta en nombre del ?desarrollo económico?

Greenpeace y otros grupos ecologistas se sienten decepcionados por los resultados de la X Convención sobre Cambio Climático; Estados Unidos hizo todo para boicotear un acuerdo mundial para reducir las emisiones de dióxido de carbono El capitalismo sacrifica la salud del planeta en nombre del ?desarrollo económico? (BBC, Europa Press y AFP).- A lo largo de este siglo, la temperatura de la tierra no debe aumentar más de dos grados si se quiere que los ecosistemas se sigan pareciendo en algo a lo que existe actualmente. Eso supone limitar la media de aumento del calor en 0,05 grados por década, y para conseguirlo sería necesario reducir las emisiones de CO2 de todo el mundo entre un 60% y un 80% para 2050, lo que significa recortar este tipo de gases un 30% para 2020. Sin embargo, Estados Unidos, el país que más contamina en la Tierra, se niega a firmar un acuerdo en ese sentido con el argumento de que normar las emisiones afectaría severamente a su economía.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Greenpeace y otros grupos ecologistas se sienten decepcionados por los resultados de la X Convención sobre Cambio Climático; Estados Unidos hizo todo para boicotear un acuerdo mundial para reducir las emisiones de dióxido de carbono

El capitalismo sacrifica la salud del planeta en nombre del ?desarrollo económico?

(BBC, Europa Press y AFP).- A lo largo de este siglo, la temperatura de la tierra no debe aumentar más de dos grados si se quiere que los ecosistemas se sigan pareciendo en algo a lo que existe actualmente. Eso supone limitar la media de aumento del calor en 0,05 grados por década, y para conseguirlo sería necesario reducir las emisiones de CO2 de todo el mundo entre un 60% y un 80% para 2050, lo que significa recortar este tipo de gases un 30% para 2020. Sin embargo, Estados Unidos, el país que más contamina en la Tierra, se niega a firmar un acuerdo en ese sentido con el argumento de que normar las emisiones afectaría severamente a su economía.

La asociación ecologista WWFAdena, durante la presentación de su informe Climas Extremos: ¿Puede soportarlo la naturaleza?, informa que la situación actual es peor que la prevista por el IPCC, el panel de científicos de control de cambio climático de las Naciones Unidas para estos años. El IPCC calcula que el aumento de la temperatura media anual desde los noventa ha sido de 0,7 grados, un ritmo que se debe reducir según las conclusiones de WWFAdena que pone como tope un incremento de la temperatura global de la tierra para este siglo de 1,5 grados.

Pese a la evidencia científica, Estados Unidos intenta obstruir las acciones a largo plazo para detener el calentamiento global. Con esa acusación terminó este sábado en Buenos Aires la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

Grupos defensores del medio ambiente se sienten decepcionados con la X Convención sobre Cambio Climático. La organización Greenpeace International describió los resultados de la conferencia como desalentadores, mientras que el Fondo Mundial por la Naturaleza afirmó que EE.UU. ha utilizado todos los mecanismos posibles para impedir el progreso, lo que fue negado por los estadounidenses.

En la madrugada del sábado los principales negociadores lograron un borrador en el que se comprometieron a celebrar una ronda de reuniones informales en mayo próximo para discutir la forma en que se deberá enfrentar el problema del cambio climático cuando expire el protocolo de Kyoto en 2012.

?El protocolo de Kioto es importante porque significa un cambio de tendencia, pero es solo un primer paso. Necesitamos compromisos más serios para después de 2012?, asegura Mar Asunción, responsable del área de Cambio Climático del grupo Adena.

La Unión Europea deseaba que la conferencia acordara celebrar una serie de reuniones para convenir nuevas restricciones a la emisión de gases que provocan el efecto de invernadero. Pero dicha propuesta fue bloqueada por Estados Unidos, que ha rechazado firmar el protocolo de Kyoto.

El borrador final estuvo a punto de ser bloqueado por un grupo de países, liderados por India, que quería que las reuniones comprometidas para mayo incluyeran una garantía por escrito de que no llevarían a una imposición de restricciones de emisión para los países en desarrollo.

El acuerdo para volver a reunirse fue alcanzado trabajosamente y a última hora después de dos semanas de sesiones, poniendo claramente de manifiesto la tensión entre los intereses económicos y la preocupación por el medio ambiente.

Sacrifican la salud de la tierra a costa del ?desarrollo?

Estados Unidos es el mayor contaminador mundial, pero sostiene que las restricciones que fueron acordadas en la cumbre de Kyoto en 1997 para reducir el calentamiento global provocarían un severo daño a su economía. Washington pretende concentrar la discusión en el desarrollo de tecnologías más limpias en vez de establecer límites a las emisiones.

Los defensores del economicismo capitalista piensan que la imposición de límites a la emisión de gases que causan el efecto invernadero, o la imposición de impuestos al carbón, aumentarían el costo de la energía. Argumentan que una gran parte de las emisiones proviene de hogares, y el aumento del costo de la energía a las familias afectaría el gasto del consumidor.

Es cierto que las temperaturas altas traen mayor número de tormentas, inundaciones y sequías y niveles más elevados del mar. Eso implica efectos adversos sobre la agricultura en algunos lugares y la necesidad de gastar dinero en la adaptación de mejores sistemas defensivos en zonas donde hay riesgo de inundaciones. Sin embargo, añaden los economistas, medidas para enfrentar el cambio climático conllevaría a un crecimiento económico más lento.

Mientras más rápido crezca la economía mundial, más aumentarán las emisiones y de igual manera se hará más difícil y costoso estabilizar el nivel de los gases que producen el efecto invernadero. Pero algunos defensores del desarrollismo ortodoxo llegan a la conclusión de que no vale la pena actuar ahora, incurriendo en grandes gastos, por un beneficio que es incierto y remoto.

Hay que viajar menos en avión

El transporte aéreo mundial de pasajeros genera más emisiones de gases de efecto invernadero que un país como Francia, por lo que el esperado aumento del tráfico podría tener un impacto significativo en el cambio climático, según el informe publicado por el Instituto Francés de Medio Ambiente (IFEN).

Según esta investigación, en 2000 la aviación comercial fue responsable del 2,5 por ciento de las emisiones totales de dióxido de carbono derivadas de la actividad humana, y sin embargo el Protocolo de Kioto sólo tiene en cuenta las emisiones de los vuelos interiores.

Cuando se analizan las emisiones por persona, se descubre que cada pasajero es ?responsable? de unos 140 gramos de CO2 por kilómetro, 40 gramos más que los provocados por un viaje en coche (tomando como referencia la ocupación media de 1,8 pasajeros por vehículo en Francia).

Si se añaden a la ecuación las emisiones derivadas de la fabricación de los vehículos y del transporte del carburante, que agravan el peso contaminante de los coches particulares, el pasajero de aerolínea sigue emitiendo un 16 por ciento más que el de coche. Y esta distancia se acentúa cuanto más corta es la distancia recorrida.

El Instituto explica que, con un vuelo charter completo, sin clase preferente, ?tal vez es peor para las piernas pero es más beneficioso para el clima?. Incluso un solo vuelo ida y vuelta París-Nueva York puede suponer a un cuarto de las emisiones anuales ligadas al consumo de un francés medio durante todo un año.

Esta situación podría agravarse durante los próximos años debido a las ofertas de las aerolíneas de bajo coste, la incorporación al turismo de consumidores de países de economía emergente como China o India, y a las cada vez más largas distancias recorridas por los viajeros.

Así, el IFEN estima que un crecimiento del 5% anual del transporte aéreo multiplicaría por 2,4 las emisiones de CO2 en los próximos treinta años. Estos expertos consideran que sólo dos obstáculos podrían frenar esta progresión: el aumento del precio del petróleo y la imposición de una ?tasa clima? para los viajes en avión.

El estudio del instituto francés indica que el transporte aéreo, debido a las emisiones de vapor de agua, afecta directamente a las temperaturas, tal y como se pudo comprobar en los tres días de ?cielos cerrados? posteriores a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

En aquellos días, la diferencia de temperaturas entre el día y la noche se acentuó entre uno y dos grados en todo el país. Además, cada kilo de queroseno consumido libera 3,15 kilos de CO2, a los que se añaden las emisiones de óxido de nitrógeno a la troposfera derivadas del transporte a altura de crucero.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014