Martes 20 de agosto del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Cultura >> Varios
Actualizado el 2004-12-13 a horas: 12:24:13

La música transgénica

La música transgénica Ramón Rocha Monroy La cumbia villera es como la papa transgénica, que allí donde se propaga, mata cualquier otra variedad autóctona o extranjera. Ese engendro inventado por algunos conjuntos argentinos, ha tomado la obra maestra de la cultura popular colombiana, ha reducido sus armonías a dos o tres pisadas para oligofrénicos, le ha añadido una percusión de latas y cacharros de cocina, insistentes como una marcha de cacerolas vacías, y con esa receta casera ha hipnotizado ya no diremos al poblador pobre y atribulado de las villas miseria de Buenos Aires, sino incluso a graduados en música clásica y grandes conductores de televisión como Tinelli, para sumirlo en la peor forma de la abyección musical.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




11 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

La música transgénica

Ramón Rocha Monroy

La cumbia villera es como la papa transgénica, que allí donde se propaga, mata cualquier otra variedad autóctona o extranjera. Ese engendro inventado por algunos conjuntos argentinos, ha tomado la obra maestra de la cultura popular colombiana, ha reducido sus armonías a dos o tres pisadas para oligofrénicos, le ha añadido una percusión de latas y cacharros de cocina, insistentes como una marcha de cacerolas vacías, y con esa receta casera ha hipnotizado ya no diremos al poblador pobre y atribulado de las villas miseria de Buenos Aires, sino incluso a graduados en música clásica y grandes conductores de televisión como Tinelli, para sumirlo en la peor forma de la abyección musical.

Pude comprobarlo en esta ola de fiestas de bachilleres, particularmente en una de ellas, gobernada por un DJ cretino pero insistente, que en medio de música relativamente alegre, preguntaba sibilino al público si se atrevían a bailar? y dale con el ritmo machacón de una cumbia villera. De pronto vi a profesores universitarios, bachilleres en humanidades, profesionales universitarios y hasta un par de militares de elevada graduación que alzaron las manos para responder con un rotundo sí? y entonces se abrieron las puertas del cielo, se divisó la cumbre del Sinaí y alguna divinidad sin luces envió un diluvio de cumbias villeras. La fiesta se dividió como el Mar Rojo, pues alguna gente prefirió sentarse, mientras otros, se movían totalmente mesmerizados, arriba y abajo, arriba y abajo, arriba y abajo? bajo la conducción del DJ que oficiaba de pitoniso.

¡Listo! Al ritmo hipnótico de esa música transgénica desaparecieron para siempre una gama increíble de especies nativas. Nadie pidió una saya, mucho menos una seguidilla de huayños o taquiraris; no afloraron los pañuelos de la cueca, pero ni siquiera se escuchó a Azul Azul con su exquisita poesía del tipo de: "Alza la pata que me estás pisando / alza la pata que me estás pisando?" ¡Adiós Molotov, Juanes y Carlos Vives! ¡Adeus el samba, el bossa nova o la marchinha! ¡Adiós Shakira, Ricky Martin y Los Fabulosos Cadillacs! ¡Adiós Los Kharkas, Los Gualiquis, Los Waina Wilas! Todo el universo mundo se uniformó bajo la cumbia transgénica.

El origen de este virus del nuevo siglo es indescifrable, pues su ADN es desconcertante. Tan pronto parece una cullaguada como un ritmo del norte de México. ¡Pero nada que ver con la gracia de la música andina ni con el galope gallardo de Los Broncos! Por llamarse cumbia, reivindica un apellido ilustre de la cultura colombiana, pariente del vallenato que, al menos para García Márquez, es una revelación divina, nacida en la entraña rural del pueblo, y no como ésta que no es fruto de la vida pobre de las villas, como el tango fue arrullo de prostitutas. ¡Noooo! Porque la cumbia villera es un engendro de laboratorio con ingredientes modestísimos: un tecladista a quien le bastan dos dedos (y le sobran ocho) para tocar armonías simples con dos teclas; un vocalista de memoria tan escasa que sólo puede almacenar un estribillo por vez; tres golpeadores mancos de latas, cacerolas, raspadores de queso o coladeras y, de consuelo, tres o cuatro rubias bárbaras entrenadas para mover el único músculo de su cuerpo con algo de neuronas.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014