Jueves 19 de julio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2004-10-28 a horas: 16:19:19

La influencia del movimiento indígena boliviano en Latinoamérica

Entrevista con el antropólogo peruano Rodrigo Montoya, profesor emérito en la Universidad Mayor de San Marcos La influencia del movimiento indígena boliviano en Latinoamérica Enrique Herrera En los últimos cincuenta años, los movimientos sociales en Bolivia han tenido una repercusión directa sobre Perú y Ecuador. No se trata de una hipótesis, sino de una constatación: la revolución boliviana de 1952 se produjo antes que la revolución cubana, y para cualquier historia de la reforma agraria en cualquiera de nuestros países, el caso de Bolivia es un hito histórico.

Entrevista con el antropólogo peruano Rodrigo Montoya, profesor emérito en la Universidad Mayor de San Marcos

La influencia del movimiento indígena boliviano en Latinoamérica

Enrique Herrera

?Usted sostiene que, en los últimos cincuenta años, los movimientos sociales en Bolivia han tenido una repercusión directa sobre Perú y Ecuador. ¿Puede explicarnos esta hipótesis?

?Bien, en primer lugar no se trata de una hipótesis, sino de una constatación, de hechos históricos que están ahí y no tienen que ser probados. La revolución boliviana del año 1952 se produjo antes que la revolución cubana, y para cualquier historia de la reforma agraria en cualquiera de nuestros países, el caso de Bolivia es un hito histórico. No es gratuito que en Perú, por ejemplo, el primer intento de reforma agraria se produce en 1955. Y se produjo desde ambos lados de la sociedad, por un lado un reclamo campesino que comenzó a exigir la caída de los terratenientes, aunque de modo muy tibio ; y por el otro un gobierno de derecha, inteligente, que advirtió lo que se venía y creó por primera vez en Perú una Comisión Nacional de Reforma Agraria? era obvio que la influencia boliviana estaba marcando esos cambios, nadie dijo "es para evitar que pase lo que en Bolivia", pero basta un hecho de una envergadura como esa para pensar que efectivamente hubo una gran conexión. Hugo Blanco, con el movimiento de tomas de tierras entre 1958 y 1962, precipita la discusión del tema de la Reforma Agraria en Perú. Toda la década de los 60 está marcada por este tema, y en 1969 se da la Reforma Agraria más radical del continente, mucho más radical que la boliviana. Porque no sólo se acabó con las viejas haciendas, sino que se ocupó militarmente los complejos agroindustriales, algo que no había pasado ni en Cuba. Este me parece un hecho rotundo, que no necesita pruebas.

El segundo elemento viene a ser la Central Obrera Boliviana (COB), es un ejemplo fantástico desde entonces hasta hoy de una unidad sindical donde las discrepancias políticas pasan a un segundo plano para dejar asegurada la unión sindical, cosa que, por ejemplo, Perú no ha logrado nunca, porque lo que hay allá es un doble juego y los sindicatos se dividen en función a los partidos, esa es la lógica en Perú, en Ecuador, en el resto del continente. En cambio la COB ha sido un elemento de fuerza política y ha marcado un horizonte para el Perú, donde fue un ejemplo. Y eso no venía por la propaganda de la COB, venía por el conocimiento práctico de gente de la política peruana o de los sindicatos, que tenían contactos con ellos.

De ese modo la COB marcó una etapa para nosotros. Y bueno, pasada la época de la minería, hoy la COB sigue siendo importante en Bolivia.

?Ubicándonos en el momento actual, quedan varias incógnitas, quienes lideran los movientos sociales en Bolivia han sido los representantes de dos organizaciones políticas asociados a movimientos campesinos-indigenas. Uno es Evo Morales y el otro Felipe Quispe. En Bolivia se maneja actualmente la posibilidad de que Evo llegue a la presidencia ¿Qué perspectivas le ve a esa posibilidad ?

?Para entrar a responder a esa pregunta primero tenemos que hablar de Ecuador. La experiencia ecuatoriana es decisiva para poner en el escenario político a este nuevo político que son los movimientos indígenas organizados. Es la novedad del último tercio del siglo XX. Comenzó a gestarse en los 60, a fraguarse en los 70 y apareció en los 80; para los 90 ya eran una línea de combate.

Ecuador y Bolivia van juntos, porque el levantamiento ecuatoriano se procude en 1990 y la Marcha por el Territorio y la Dignidad, en Bolivia, es también del 90. Estoy casi seguro que no hubo conexión entre ambos movimientos, en términos de gente que haya ido de un lado al otro, que hayan coordinado acciones; pero los aires en la región son los mismos. En Ecuador, Perú y Bolivia tenemos la misma historia, las mismas caras.

Nosotros nos parecemos mucho más de lo que nos diferenciamos. En ese panorama, los ecuatorianos intervinieron para marcarnos un horizonte y recordarnos al resto de la región que el componente indígena es un componente importante y capaz de ser políticamente autónomo. Cosa en la que nadie creía y asunto que ni siquiera se discutía, porque la clase política peruana ha sido siempre antiindígena y ha sido siempre aindígena. En Bolivia pasa lo mismo y es una de las grandes responsabilidades de la izquierda de los 70, el haber dependido de Moscú y de China para plantear los problemas de clase y haber descartado completamente la naturaleza étnica de la población.

Los ecuatorianos nos enseñaron el camino, demostrándonos primero que la clase política tiene una gran debilidad, segundo, que existe una intelectualidad indígena en Ecuador, una intelectualidad redonda, y digo eso porque son personas que son médicos, abogados, sociólogos, es decir son profesionales indígenas, pero además son intelectuales indígenas porque tienen el conocimiento de las lenguas indígenas, defienden su lengua y su cultura, y desde esta defensa tienen una visión crítica de su país y de la región.

Ahora, aquí podemos ver cómo las distancias se van acortando, porque la distancia entre un hecho tan importante y el siguiente es mínima. Y hay una cosa más que me parece notable, y es que en Bolivia la experiencia ecuatoriana se procesa más rápido; es decir que lo que le costó al movimiento ecuatoriano al boliviano le cuesta menos. Bolivia tiene un antecedente importante que es todo el katarismo, ese katarismo que abre un enorme colchón de ruptura, de tensión y de conflcitos, entre la clase política que mira fuera de Bolivia y gente pensando en Bolivia, desde dentro de Bolivia. El katarismo no pudo formar una alternativa política de envergadura capaz de estar presente en el momento político y de tener una decisión como la de Evo o la de Quispe y sus respectivos movimientos. Pero éstos vienen de ahí, tienen un colchón, un período largo en el que la discusión sobre la cuestión étnica, la cuestión de clase se vio y todos los defectos de los liderazgos históricos anteriores volvieron a aparecer.

¿Evo presidente?

?Los sucesos que vivió Bolivia en el mes de octubre, que terminaron con la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada, han dejado una serie de incertidumbres e incógnitas. Entre ellas ?señalabamos? que a corto o largo plazo Evo Morales llegue a la Presidencia de Bolivia? ?Cuando se produjo el fenómoeno de octubre y por la rapidez con que se produjo, yo tenía miedo de que Evo Morales fuese nombrado presidente de la República. Y en el fondo de mi corazón deseaba que así no fuese. No porque no quisiese una alternativa política de ese tipo, sino porque creía que ni el movimiento de Evo ni el de Quispe estaban en condiciones de asumir una responsabilidad y un desafío político como el que significa gobernar un país. Ese temor, felizmente disipado, no se ha perdido y se mantiene y yo lo mantengo, en el sentido de que no se puede gobernar un país de 8 ó 10 millones de habitantes con menos de 3000 cuadros, de 3000 personas que estén en condiciones de tomar los puestos de dirección, en los diferentes niveles. Uno es la presidencia y los ministerios, otro son las direcciones dentro de los ministerios, el tercero es esa instancia intermedia que es clave, podemos tener muy buenos dirigentes para los dos niveles anteriores, pero si no tenemos nada abajo, ¿quiénes ocupan esos cargos? ¿Los de antes?

¿Los de siempre? Ellos serían una fuerza suficientemente grande como para bloquear cualquier construcción. Esa es nuestra más grande debilidad.

?¿No miramos con demasiada desconfianza a nuestra gente a la hora de hablar de estos temas ? ¿No hay una especie de mito creado para sembrar el miedo entre los movimientos alternativos a la hora de asumir el poder? Porque el MAS parece ser un movimiento con la gente suficiente como para ocupar esos niveles que menciona, quizá sin preparación, pero? ?Estoy de acuerdo con que el argumento de los adversarios es que la izquierda y los movimientos sociales no están preparados para gobernar. Pero eso no implica que para gobernar no se requiera de gente preparada. La pregunta es ¿preparada en qué? Ahí viene la discusión, no se trata de gente preparada en general, sino preparada en qué y para qué. El cambio de la realidad en Bolivia, Perú y demás países del continente, es un estado de ánimo general. Todos queremos cambiar la realidad. ¿Pero hacia dónde ?

¿Cómo la cambiamos? La solución de facilidad es: invirtiendo los términos del poder, como dice la vieja canción de la revolución española: "que la tortilla se vuelva", y la vieja tesis de la dictadura del proletariado. Que manden los que fueron dominados y que pasen a ser dominados los que mandaron. Pero creo que a lo que deberíamos aspirar es a una sociedad sin dominadores ni dominados. Entonces es a esa preparación a la que me refiero.

"Mandar obedeciendo"

?En ese sentido, mirando en movimientos como la CONAIE de Ecuador (que ya se alejó del gobierno de Lucio por los problemas que menciona) o en el MAS y el MIP de Bolivia, ¿encuentra usted la posibilidad de un cambio en el sentido que señala?

?Yo lo que creo que hay, en el caso de Ecuador y Bolivia, es una evolución positiva respecto a la situación anterior. Es decir no se va a repetir lo que ya conocemos, pero no se sabe todavía cómo podría ser un ejercicio nuevo del poder, eso que la subcomandanta Esther y los subcomandantes del EZLN están tratando de reflexionar. ¿Se trata de tomar el poder por el poder para hacer lo mismo que hacían los anteriores? ¿Se trata de formar un partido político como el de los otros? No. Se trata de "mandar obedeciendo", una contradicción absoluta en los términos de ciencias políticas occidentales clásicas. ¿Cómo es posible mandar obedeciendo? Esta reformulación de la política desde sus bases es lo que está germinando.

Debo mencionar una cosa más: el caso de los Estados Unidos. Y aquí hay que ser claros, gobernar significa resolver el problema de la relación con los Estados Unidos. El otro problema son los militares. Esos dos frentes de oposición son brutales y si no hay una opción frente a eso, por más que se tenga espíritu, corazón y valentía, no se puede hacer nada. Y, un tercer punto, las alianzas, ¿con qué sectores de las sociedades bolivianas o ecuatorianas nos podemos aliar, a quiénes respetamos y a quiénes no? Ése es otro desafío, porque eso significa salir de la estrechez del movimiento, significa comprender que el concepto de pueblo va más allá que el concepto del grupo étnico y que en ese concepto de pueblo hay personas que hablan castellano, están los que creen en dios, los que nunca se han sentido cercanos a los indígenas? y hay que tomarlos en cuenta, porque una alianza se hace para ganar. Y tenemos una gran debilidad para las alianzas, nos gana la radicalidad, nos gana la confrontación, la denuncia fácil, la hipervalorización de nosotros. En esas condiciones es difícil construir.

?Ha tocado un punto que quiero enfatizar en esta entrevista, el tema de la "autonomía" indígena. Se ve mucho en el caso boliviano o ecuatoriano esa madurez a la que han llegado estos movimientos, y se habla mucho de las propuestas de las poblaciones indígenas en la descentralización administrativa, la participación politica, la educación intercultural, los derechos territoriales, el manejo ambiental. Esos son temas donde se dice que existen propuestas indígenas autónomas. Sin embargo, creo que hay una cosa que se tiende a obviar: muchas de estas propuestas no son proposiciones de los grupos indígenas, sino parten de grupos e instituciones que acompañan a estos movimientos: ONGs, de la Cooperación Internacional.

Diferentes grupos de gente bienintencionada pero que insisten en acompañar a estos movimientos. ¿Hay realmente un crecimiento o desarrollo de la autonomía indígena? ¿Cómo debemos mirar la interferencia de esas organizaciones?

?La autonomía indígena está todavía en una fase de estado de ánimo en contra de la exclusión de parte de la clase política y en una fase de elaboración elemental que todavía no le da sentido a qué se entiende por autonomía. Queremos ser autónomos quiere decir, primero por negación, no queremos que el gobierno haga y deshaga con nosotros como hasta ahora; no queremos que los partidos nos usen como hasta ahora. En eso hay una debilidad. Lo otro es la reforma del Estado. ¿Cómo elaborar una autonomía indígena? Eso tiene que ser discutido, y en mi opinión los ojos nuestros tienen que volver sobre la experiencia española, así, decisivamente, porque es la experiencia más lograda y feliz de lo que es la construcción de las autonomías. Autonomía quiere decir unidad en torno a una lengua y cultura propias, autonomía quiere decir gobierno propio, autonomía quiere decir economía propia. Entonces, a mí se me ocurre, por ejemplo, que en el caso boliviano debería haber una autonomía aymara, una autonomía quechua, una autonomía amazónica, con sus gobiernos, con un reparto equitativo del presupuesto del país, y en una relación de coexistencia pacífica?

?Pero la pregunta por la autonomía va por otro lado? ?Estaba explicando primero aquello de la negación por la exclusión, que luego nos va a servir. Pero tiene razón en devolverme a la pregunta. Hablemos de Ecuador. En el liderazgo amazónico hay una deficiencia evidente si se compara con los cuadros quechuas de la CONAIE. Pero es una deficiencia comprensible porque ellos están llegando tarde a todo, ellos están hace apenas 25 años aprendiendo a leer y escribir. El resto de la clase política tiene cuatro siglos de historia en el asunto. El estar aprendiendo a leer y escribir impide estar en el debate, y por supuesto, los espacios que la negación de la exclusión abre son grandes y es ahí donde entran a escena estas personas, de ONGs e instituciones por el estilo, que quisieran que el movimiento, las organizaciones indígenas avancen más rápido. En otras palabras, tenemos que el movimiento indígena no es una cosa homogénea, tenemos liderazgos muy bien logrados en algunas zonas, deficientes en otras, y en algunas todavía en proceso de concientización, hay un peso enorme de las ONGs que controlan sectores del movimiento indígena y también hay una CONAIE que controla a todas las ONGs, esa es la particularidad del Ecuador. En Perú, su drama es que el movimiento indígena que está en surgimiento sigue en la prisión de las ONGs y están en el movimiento previo a romper con esa dependencia. Y bueno, es en el movimiento amazónico donde las debilidades son mayores, y donde los compromisos son menores porque son personas que no tienen dinero, que están aprendiendo a manejar dinero y en esas condiciones es muy fácil torcerles la mano, y la corrupción de las financieras y las ONGs ha sido fantástica en nuestros países para aprovechar estas lamentables circunstancias en que viven estas personas que no saben manejar el dinero. Estoy de acuerdo en que el movimiento no es una unidad, no es una homogeneidad? lo que tiene es un espíritu, un estado de ánimo muy claro respecto de lo que no quiere y algunas reflexiones todavía tempranas acerca de las decisiones serias que hay que tomar para reorganizar las cosas. Pero hablaremos de otro poder y de la socialización del poder cuando ese poder sea redistribuído. ¿Cómo será esa autonomía? Esa, en mi opinión, es la gran pregunta que se debería plantear.

El ejemplo zapatista

?Pero ¿quién entra y quién no entra? ¿Quién puede ser parte del movimiento indígena y quién no?

?Ese es un camino que no tiene jueces y no puede tener policías. Depende de la vitalidad del movimiento, del que exige entrar o del que no es admitido. No creo que hayan modos de decirle a alguien, "oye, tú no eres indígena". Descartamos el elemento biológico, porque no es valido. Tenemos la lengua, la cultura y el pasado, la herencia de tradiciones; y un cuarto elemento es el proyecto futuro, porque hay gente que se enamora de lo que se está construyendo. Pongamos el ejemplo de los zapatistas. Cuando llegan al centro de México los comandantes y las comandantas, 23 personas en un bus, son recibidas por 400 mil personas. De esas 400 mil, 300 mil no son indígenas ni tienen nada que ver con el movimiento indígena ni con Chiapas, pero encuentran en ese proyecto una esperanza. Porque lo último que hace que una persona quiera adherirse a un movimiento es que lo que espera a futuro pueda obtener gracias al movimiento. Si el sueño tiene peso, van a arrastrar a personas que no tienen nada de cultura ni de lengua ni de tradición y que se van a sentir identificadas con este movimiento. Ustedes deben saber que la guardia que protegió a los comandantes y comandantas zapatistas estaba formada por jovencitos y jovencitas de Europa?

?Las nuevas Brigadas Internacionales.

?Las Brigadas Internacionales, la vieja noción del sueño, si en España se juega la suerte del mundo hay que ir a España, si en México nace una esperanza hay que acompañar esa esperanza. Si mañana es Bolivia en buena hora nos vamos a Bolivia. Porque en París no hay nada, porque en Noruega no vemos nada y porque los suecos son más fríos que el invierno?

?Quizá aquí la prengunta importante es por qué en Perú no se dan estos movimientos.

?Ah, esa es la gran pregunta. Perú fue la capital del reíno, en Perú se dio la última batalla de independencia y en Perú se dará la última batalla de esta corriente. La gran tragedia del Perú es que la colonia creó la ciudad de Lima en contra del Cuzco. Es decir, Lima contra Perú, cosa que no ha pasado en otros lados y dificulta que el peruano se reconozca en estos movimientos. Pero tarde o temprano eso va a ocurrir. El mundo indígena en Perú es basto, enorme, en 4000 kilómetros tenemos ocho variedades lingüísticas del quechua. ¿Qué pasa entonces en Perú?

Un compañero ecuatoriano me decía: "nosotros tuvimos la suerte de que nunca tuvimos los marxistas leninistas que tuvieron ustedes". Argumento fundamental, porque los marxistas leninistas del Perú, agrupados en 18 familias, con 18 lenines, todas en competencia, lo que querían era copiar China e ignoraron rotundamente la realidad peruana, desde el primer prochino de Bandera Roja del 64 hasta Abimael Guzmán de Sendero Luminoso. Ahí está, ahí la tienen, la ceguera de una izquierda que nunca entendió en qué país estaba. Que no quería mirar el país porque era una izquierda limeña. Por eso digo, Lima contra el Perú. Otra cosa que es fundamental para responder esta pregunta es que en Perú todavía no hay una capa de intelectuales indígenas capaces y dispuestos a plantear a partir de su lengua y su cultura los problemas políticos, pero está en gestación. Las cosas están en marcha y sobre todo están los movimientos de Bolivia y Ecuador, pero a diferencia del 52 o del 90 y 91, ahora la gente está conectada, tiene internet, intercambia papeles, la gente entra y sale, se visitan, discuten. Eso es oro puro, ese será el cemento que irá pegando este nuevo movimiento.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 16

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014