Martes 17 de septiembre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2004-09-19 a horas: 01:54:26

Comunistas, sindicalistas y académicos de Bolivia, Chile y Perú delinean una integración regional contraria a los TLC capitalistas

En el Primer Encuentro Trinacional se criticó con dureza a los tres gobiernos por colaborar con las empresas transnacionales Comunistas, sindicalistas y académicos de Bolivia, Chile y Perú delinean una integración regional contraria a los TLC capitalistas Entre el 3 y el 5 de septiembre la ciudad de Iquique recibió a un centenar de delegados chilenos, peruanos y bolivianos, para dar inicio a uno de los más importantes pasos en la construcción del camino de Bolívar, aquel de la Patria Grande, aquel de la Patria Nueva, aquel en el que el ser humano sea el centro y razón de su lucha.

En el Primer Encuentro Trinacional se criticó con dureza a los tres gobiernos por colaborar con las empresas transnacionales

Comunistas, sindicalistas y académicos de Bolivia, Chile y Perú delinean una integración regional contraria a los TLC capitalistas

(Revista el Siglo de Chile).- Entre el 3 y el 5 de septiembre la ciudad de Iquique recibió a un centenar de delegados chilenos, peruanos y bolivianos, para dar inicio a uno de los más importantes pasos en la construcción del camino de Bolívar, aquel de la Patria Grande, aquel de la Patria Nueva, aquel en el que el ser humano sea el centro y razón de su lucha.

El primer fin de semana de septiembre, representantes de Chile, Perú y Bolivia se dieron cita en Iquique para discutir una plataforma única de integración regional, que conduzca a la consolidación de la Patria Grande. Abandonando nacionalismos reaccionarios y chauvinismos extremos, delegados de estos tres países, más un observador de Argentina, se reunieron en torno a la discusión de un proyecto alternativo de integración que vaya en beneficio de los pueblos.

Organizaciones sociales, sindicales, académicas y centros de estudio se vieron representadas en tres días de discusión, la que se remitió a cuatro temas esenciales: Integración y complementariedad económica (corredores bioceánicos, TLC y ALCA), salida al mar para Bolivia, armamentismo y migración. Perú tuvo en su delegación a destacados representantes del mundo social y político, entre ellos el Partido Comunista del Perú, Partido Comunista Patria Roja, Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), Partido Socialista Revolucionario, Partido Democrático Descentralista (PDD), Comité Malpica, Frentes Regionales de Tacna, Arequipa y Monquehua.

Los delegados provenientes de Bolivia representaban, entre otras, a: Partido Socialista Multinacional, Partido Comunista, Juventud Comunista, Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Mártires por la Libertad Nacional (ASOFAMD), Central Obrera de Bolivia (COB), Movimiento Al Socialismo (MAS), Movimiento Sin Miedo (MSM), Universidad Mayor de San Andrés.

Por parte de los anfitriones: Partido Comunista, Juventud Comunista, Departamento de Sociología Universidad Arturo Prat (UNAP), Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Colegio Nacional de Profesores, Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), Coordinadora Bolivariana de Arica, entre otras.

De esta forma, las dependencias de la Universidad Arturo Prat fueron sede por unos días de la fraternidad y la hermandad de tres pueblos. Chilenos, peruanos y bolivianos sin dejar de lado sus realidades, historias y tradiciones, probaron un poco del sueño de Bolívar, y al parecer quedaron con gusto a poco.

La voz de los excluidos Rolando Breña, representante del Partido Comunista Patria Roja del Perú, expresó el convencimiento de la delegación peruana sobre la importancia de este proceso, poniendo énfasis en la responsabilidad que recae sobre la izquierda. Afirmó: "Demasiado tiempo hemos abandonado este terreno a las clases opresoras, ellos han ensayado con nuestros pueblos un conjunto de integraciones en su propio beneficio. Hoy, cuando las cosas son más difíciles, es importante reflexionar sobre la necesidad de la integración".

Siendo parte de la delegación compuesta por más de 30 delegados de distintas zonas del Perú, más allá de su visión como miembro de un determinado partido, Breña expresó en el marco del encuentro trinacional la trascendencia de la influencia del neoliberalismo en las culturas nacionales, afirmando que "se pretende con el cuento de la integración neoliberal destruir nuestras identidades, dejando sin historia a nuestras naciones, porque los pueblos sin alma y sin pasado son proclives a ser manejados de cualquier manera".

Además de convocar al reforzamiento de la integración latinoamericana, convocó a los pueblos a defender su cultura nacional, porque es ésta la que fortalecerá las luchas. Las tradiciones y diferencias de cada país son las fortaleza de esta integración, ya que es su espíritu arraigado en el pueblo el que la llevará adelante.

Algo con lo que concordó el observador de Argentina, Patricio Etchegaray, Secretario General del Partido Comunista de ese país, quien afirmó: "Estamos en una época en que junto al proceso de integración latinoamericana promovido por los pueblos, las izquierdas tenemos que tomar las reivindicaciones nacionales en cada uno de nuestros países con la mayor energía". Esto analizando las realidades de las burguesías de cada nación, las que día a día se van entregando a las grandes transnacionales, perdiendo la capacidad de encarar procesos de mínima independencia, en sus palabras: "se han transformado en burguesías locales, absolutamente funcionales a los intereses de la dominación monopólica, dispuestas a aplicar desde sus partidos y organizaciones los planes de sumisión y depredación".

Este es el denominado proceso de mundialización, en el que las naciones son parte activa de un proceso internacional y no simples observadores de la expropiación de sus riquezas y la anulación de sus culturas, como lo hace la globalización neoliberal.

A juicio de Jorge Insunza, miembro de la Comisión Política del Partido Comunista de Chile: "Se requiere la unidad de todos los pueblos para confrontarse a los hechos que conlleva esta globalización neoliberal en beneficio de las grandes empresas transnacionales y que arremete cada día a todos los pueblos del mundo".

El integrante de la delegación chilena se refirió a la significación de este encuentro, en el sentido de su trascendencia para toda la región latinoamericana, y explicó que se debe a que "queremos una solución que abra espacio a todos los pueblos no sólo del Cono Sur sino de América, por eso vinculamos esto directamente al tema de la integración y a la construcción desde los pueblos de caminos de paz, para alcanzar esos objetivos irrenunciables".

En la misma tónica, Juan Carlos Alvarado, de la delegación boliviana, expresó la importancia de la unión de los pueblos para avanzar hacia la construcción de un mundo nuevo: "Este encuentro debe sentar las bases para cumplir el sueño del libertador Bolívar de forjar la Gran Patria Latinoamericana. Deseamos que esta reunión sirva para estrechar nuestros lazos, que las discusiones no queden en palabras sino que en hechos concretos para una verdadera integración".

Todas estas voces representan el sentir de chilenos, peruanos y bolivianos, de todos los participantes en este Primer Encuentro Trinacional, quienes en representación de los pueblos latinoamericanos vivieron un fin de semana de verdadera integración, de fusión de las distintas culturas, de respeto y hermandad.

Las principales luchas "Nuestros intercambios nos convencen de que América Latina sólo tiene como alternativa de progreso material y humano la integración regional latinoamericana y caribeña, naturalmente con la inclusión de Cuba". Este extracto de las conclusiones del encuentro es un botón de muestra de su esencia. La necesidad de la integración se hace imperativa a la hora de analizar, tanto por separado como a nivel regional, las posibilidades de los pueblos de superar la pobreza y la miseria en las que el sistema capitalista neoliberal los tiene inmersos.

Todos los países participantes reconocieron con indignación la actitud de sometimiento de los gobiernos a las políticas provenientes del norte, las que son impuestas a través de Tratados de Libre Comercio(TLC) o estrategias como el Plan Colombia.

Así es como el documento final da cuenta de que: "El gobierno de Chile suscribió un TLC con EE.UU. donde aceptó todas las normas que la mayoría de América Latina rechazó en Puebla. Con ello, condena a Chile a ser un país productor y exportador de materias primas; arruina la agricultura, incapaz de competir con los productos subsidiados de EE.UU., refuerza el despojo de nuestros yacimientos mineros iniciado en 1983 por la dictadura pinochetista".

Además, da cuenta de que: "En Bolivia, su gobierno distorsiona las exigencias que el pueblo reivindicó en el levantamiento popular de octubre del año pasado y los resultados del referéndum, eludiendo recuperar el dominio nacional sobre sus hidrocarburos y aceptando la intromisión del embajador yanqui y las transnacionales sobre los contenidos de las leyes que deben dictarse."

Y además: "En Perú, su gobierno continúa la entrega de los recursos naturales al extranjero y empobrece crecientemente a vastos sectores de su población, destruyendo la industria nacional y el agro, continuando las mismas políticas económicas del periodo fujimorista dentro de esquemas neoliberales". De esta forma es que las luchas de los tres países se unen en su diversidad contra el común enemigo, estableciendo la tajante oposición de todos los delegados a la continuación de las privatizaciones a favor de las grandes transnacionales y el consecuente despojo de los recursos naturales y riquezas a los pueblos.

Pero además se planteó la negativa a que el despojo de las culturas locales continúe y, por sobre todo, la utilización de éstas por parte de los poderosos, creando continuamente falsos patriotismos que sólo aspiran a la creación de odiosidades y a la división de la región.

Esto queda de manifiesto en la declaración final del encuentro trinacional, donde se afirma el enérgico rechazo a "estos empeños que persiguen envenenar el clima de entendimiento y colaboración y la solución negociada y pacífica de los problemas que puedan surgir entre nuestros países."

Precisamente este espíritu de paz es el que conduce al tema de las políticas de armamentismo de las tres naciones, de las que nuestro país es constante víctima pues millonarios recursos son destinados a solventarlas mientras miles mueren de hambre y sufren el abandono del Estado.

Así, el militarismo, definido por el encuentro como "la hipertrofia y perversión de las instituciones militares, que pasan por sobre sus funciones y por sobre el control ciudadano", heredado de las dictaduras militares sigue estando vigente en las naciones de la región.

Por esto, el encuentro definió que: "El enemigo no está entre los países hermanos de América Latina, sino en las transnacionales y la política imperialista de Estados Unidos, y en consecuencia, las FF.AA. deben colocarse al servicio de la soberanía nacional y latinoamericana, democratizándose y subordinándose al pueblo". Pero sin lugar a dudas uno de los temas que provoca mayor controversia entre los ciudadanos comunes de las tres naciones es el de la mediterraneidad de Bolivia, sobre el cual los delegados del encuentro no dudaron en plantear la necesidad de buscar y encontrar una pronta solución.

"El enclaustramiento del país es una espina amarga en el corazón de todos y cada uno de nuestros hermanos bolivianos y lo seguirá siendo si no abrimos camino a una solución", se afirmó claramente en el documento.

Una relación de vecindad amistosa, estable y sólida, es imperativa para que cualquier avance en este tema sea posible: "Mirar al futuro implica atender a las nuevas realidades y, en la convivencia internacional, implica crear condiciones para desarrollar plenamente el polo de integración formado por Perú, Bolivia y Chile".

Para este avance, lo más importante es la educación y concientización de los pueblos acerca de la importancia de que las sociedades hermanas mantengan una relación fraterna y solidaria, alejada de los antivalores del neoliberalismo, como el egoísmo y el individualismo. Es por esto que una de las principales conclusiones fue el "acentuar el esfuerzo por formar una voluntad política común de integración, desarrollando estudios e iniciativas conjuntas y, sobre todo, la confianza y credibilidad mutuas, el acercamiento cultural y la solidaridad".

Así, con el compromiso de dar una solución consensuada, armónica y en beneficio de todas las partes, es que este Primer Encuentro Trinacional se considera un paso histórico y se resuelve institucionalizar su realización anual y sucesiva, siendo Bolivia la sede del próximo año.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



7 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 10

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014