Lunes 24 de septiembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Economía >> Energía e hidrocarburos
Actualizado el 2004-08-31 a horas: 18:58:15

¿Política energética nacional?

¿Política energética nacional? Vincent Gómez-García Palao Los problemas de los últimos días surgidos a causa de los incrementos en los precios internacionales del petróleo, donde el sector del transporte público exige el congelamiento de los precios domésticos de los hidrocarburos que dependen de las fluctuaciones de las cotizaciones internacionales del oro negro han vuelto a poner en el tapete la muletilla gubernamental de la "política energética nacional", que cómo veremos tiene muy poco de nacional con muy pocas probabilidades reales de reforma.

Vincent Gómez-García

Es PhD. en Ciencias Políticas con mención en Economía Internacional del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales (IUHEI) de Ginebra, Suiza. Tiene una maestría en Econometría y Estadística en la Universidad de Ginebra, Suiza. En su experiencia profesional fue Consultor de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otras organizaciones internacionales. Fue viceministro de Comercio Exterior e Inversión. Es docente universitario de maestrías en varias universidades bolivianas y columnista de varios periódicos.

Contactos con el autor
close

Contacto con Vincent Gómez-García




6 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

¿Política energética nacional?

Vincent Gómez-García Palao

Los problemas de los últimos días surgidos a causa de los incrementos en los precios internacionales del petróleo, donde el sector del transporte público exige el congelamiento de los precios domésticos de los hidrocarburos que dependen de las fluctuaciones de las cotizaciones internacionales del oro negro han vuelto a poner en el tapete la muletilla gubernamental de la "política energética nacional", que cómo veremos tiene muy poco de nacional con muy pocas probabilidades reales de reforma.

Para empezar, conviene partir analizando dónde nos encontramos, es decir las razones de la actual política de indexar los precios domésticos de los hidrocarburos a los precios internacionales. El argumento teórico es que esa es la mejor manera de lograr la eficiencia en el sector, ofreciendo los incentivos adecuados a las empresas productoras para sus actividades de exploración, producción, transporte y comercialización; así como para evitar fenómenos de contrabando debido a eventuales diferenciales entre el nivel de precios interno y el de los países vecinos que, en teoría, también estarían alineados con los precios internacionales siempre y cuando no consideremos el ruido de las políticas impositivas de cada país.

Sin embargo, para entender a cabalidad este razonamiento conviene situarse en la situación actual del mercado internacional de los hidrocarburos y particularmente en las tendencias y proyecciones para el mercado del gas natural. Al respecto, un estudio de la empresa Royal Dutch/Shell publicado en la edición de esta semana del semanario británico The Economist da cuenta que se prevé que para el 2025 el gas natural sobrepasará en importancia al petróleo y se constituirá en la principal fuente energética del mundo, razón por la cual las empresas multinacionales del sector están tratando de tomar posiciones para beneficiarse de este negocio, más aún cuando se anticipa que habrán pocos jugadores en el mercado dada las grandes inversiones en juego. En efecto, la modalidad de comercio internacional de este energético será mediante la tecnología LNG, donde cada planta tiene un costo mínimo que oscila entre los $us. 5 mil millones y $us. 8 mil millones. Los estudios existentes demuestran que los proyectos de LNG son rentables con un precio de $us. 2,5 millones de BTU. Si consideramos que los precios actuales en el mercado norteamericano (precios spot Henry Hub) son de $us. 6 millones de BTU, llegaron a casi $us. 9 millones de BTU a principios de la década y que difícilmente bajarán del guarismo de $us. 5 millones por BTU en un contexto de demanda creciente, las perspectivas de negocio para las empresas petroleras son por demás interesantes a futuro.

Con este cuadro de situación queda claro que la actual política energética nacional ha sido decidida por las grandes empresas transnacionales interesadas en explotar nuestras reservas de gas natural, aprovechando de la ortodoxia del primer gobierno de Sánchez de Lozada y la secular débil institucionalidad de nuestro país, donde la ignorancia de nuestro potencial gasífero ya puesto en evidencia por YPFB durante las décadas previas, la ausencia de políticas públicas a partir de análisis estratégicos de largo plazo y el dogmatismo privatizador alentado por los organismos de financiamiento multilateral, sirvieron de caldo de cultivo para el experimento capitalizador que tenía el atractivo de interesantes negocios privados para sus artífices, como el caso ENRON.

Como si eso fuera poco, la actual administración plantea la cuadratura del círculo con una pretendida nueva política energética donde no se quiere afectar los intereses de las empresas transnacionales y se declara demagógicamente que se va a industrializar el recurso, cuando está claro que las reglas de juego en el mercado internacional ya están definidas para el que gas boliviano llegué al menor costo posible al puerto más cercano de los mercados de consumo para su traslado como materia prima. Ni qué decir de la prácticamente nula factibilidad de declaraciones demagógicas de cambiar la matriz energética del país (por ejemplo la conversión masiva del parque automotor al gas natural) de un Estado quebrado que recurre a este argumento para solucionar momentáneamente conflictos como el de estos días; ni la visión pequeña y miope de invertir los recursos derivados de una fracción minoritaria de la monetización de nuestras reservas (la que nos corresponde por regalías e impuestos) en educación y salud cuando esos montos apenas garantizarán la sostenibilidad fiscal de Estado manteniendo la actual estructura de gasto.

En definitiva, si bien hay actores inmensamente más grandes en el mercado del gas natura desde el punto de vista de reservas, como Rusia o países de la península arábica, nuestra posición tiene una importancia estratégica importante en la dimensión regional y hasta hemisférica. Es realmente una pena que por falta de estudios y análisis prospectivos, institucionalidad débil, mentalidad alienada de nuestra clase dirigente o simplemente negocios privados de unos cuantos, Bolivia haya prácticamente perdido cualquier oportunidad de fundar el desarrollo humano sostenible de su pueblo a partir del energético más importante en la segunda mitad de este siglo.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014