Viernes 19 de julio del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-07-20 a horas: 10:35:47

El día después del Referéndum... dónde estará el país

El día después del Referéndum... dónde estará el país Jorge Richter Recién el país se enteró que las mismas petroleras son las que pagan las encuestas del gobierno, los viáticos de sus funcionarios y consultorías que quedan todas ellas en familia, Así las cosas, se convierte en materia imposible pensar que el gobierno está del lado de los bolivianos. El gobierno defiende a quien le paga y aquí pagan las petroleras.

El día después del Referéndum... dónde estará el país

Jorge Richter

Cuando la noche del 17 de octubre pasado, aquel hombre que había defendido y realizado una convincente y exitosa campaña en favor de la capitalización de Y.P.F.B. le daba un portazo a sus convicciones políticas para asumir la defensa de lo que los bolivianos peleaban en las calles, el país entero decidió respaldarlo, hacer abstracción de su estrecha relación con el gonismo y hasta pasar por alto, su corresponsabilidad mediática en el proceso de capitalización. Es que entonces, el nuevo presidente que asumía el gobierno de la Nación, hablaba el mismo lenguaje que había triunfado en las jornadas de octubre "Llevaremos adelante un Referéndum vinculante para definir el tema del gas, el país lo ha pedido". (él mismo ofrecía, días después de las elecciones generales del 2002 un "Referéndum Consultivo a la NFR").

De ahí en más, durante, los días siguientes a octubre fueron para Mesa de un respeto y consideración pocas veces dada a un político en nuestro país. La gente lo apoyaba, la gente quería que se quede, la gente lo encontraba honesto y finalmente, la gente quería darle una oportunidad. Cuando llegaron las primeras encuestas al escritorio del nuevo Presidente, él y su gente de confianza se miraron en silencio, estaban allí Galindo, Ferrufino y algunos de sus más estrechos. Al principio nadie lo dijo, pero lo estaban pensando "por qué dejar la Presidencia de la República con un respaldo popular solamente visto en la época que el país quería a Siles Zuazo y Jaime Paz en el poder" Desde entonces, con tropiezos, engreimiento y a veces hasta con riesgo de la propia institucionalidad democrática del país, fueron construyendo el proyecto "Mesa hasta el 2007". Esta decisión, marcaría un profundo cambio en las relaciones del presidente con los grupos de poder y los movimientos sociales. Aquel día del anuncio, de que el presidente se quedaba hasta el 2007 (primeros días de enero de 2004) empezaron las desconfianzas de unos, las corridas golpistas de otro y los planes del gobierno para matizar el modelo neoliberal con algunos matices muy moderados, propios de la gente de izquierda que rodea al presidente.

La decisión de quedarse siempre estuvo atada al cumplimiento de la Agenda de Octubre: Referéndum, nueva Ley de Hidrocarburos y Asamblea Constituyente. Allí Mesa empezó a vacilar entre sus compromisos con los poderes económicos (petroleras y embajada fundamentalmente) y tradicionales (compromiso con el sistema de partidos políticos, en esencia el MNR) y aquella realidad que en las calles le exigían, bajo una amenaza silenciosa, de dar cumplimiento a sus promesas, voluntariamente asumidas el 17 de octubre de cara a todo el país.

Finalmente, después de idas y vueltas, de dubitaciones hasta la histeria, el presidente decide convocar a un Referéndum para el 18 de julio de 2004 y poco tiempo después, cuando los bolivianos comenzaban a agotar su paciencia, conocen las preguntas que propone el presidente. Días antes, en las nueve ciudades del país se había instalado una poderosa especulación sobre el tema de la nacionalización y su incorporación como principal pregunta al país. Los sectores más radicales de la sociedad organizada esperaban la señal del presidente. También lo hacía los grupos económicos vinculados al sector petrolero. Había que actuar según la palabra empeñada y ahí estaban todos esperando, mirando, aguardando que el presidente se muestre de cuerpo entero, sin medias verdades, ante Bolivia toda.

Poder político sin partidos y legitimidad

Carlos Mesa y el grupo político y de amigos que gobierna el país, pensaron, buscaron cómo y finalmente apostaron a quedar bien con todos. Utilizaron la popularmente aborrecida figura del ex presidente Sánchez de Lozada y se lanzaron a conseguir legitimidad y poder para su gobierno. Para ello, diseñaron cinco preguntas que no conducen a nada en concreto pero que, utilizadas desde el Poder Ejecutivo, le permitirán al presidente respaldar cada una de sus frecuentes apariciones públicas con argumentos parecidos a este: "los bolivianos masivamente han respaldado.." "Cerca de un millón de bolivianos dijeron que si apoyan y quieren una política como la que estamos presentando...". Y entonces, los partidos políticos en el Parlamento, los movimientos sociales, considerable y posiblemente derrotados, estarán buscando oponerse al modelo mesista con el peso de una votación, que sin ser clara en el objetivo termina respaldando al presidente. En consecuencia, la respuesta a las cinco preguntas son intrascendentes desde la perspectiva del conocer hoy, cuál será la nueva política nacional de hidrocarburos. Ello, porque el gobierno nunca quiso exponer en el Referéndum su proyecto de ley y su decisión respecto a exportar gas, por qué puerto hacerlo, cuánto y cuándo se incrementarán los impuestos y finalmente nunca se animó a preguntar directamente respecto de la nacionalización.

Ahora bien, terminan siendo importantes, en la medida que, bajo el respaldo popular que aún acompaña al presidente, estas expresan un voto de confianza a Carlos Mesa y un esperar parecido a "ojalá no nos fallé". Por éste esperar muchos bolivianos harán su apuesta por el SÍ.

Con estas primeras consideraciones pensar en qué viene y qué podemos esperar desde el 19 en adelante tiene un nombre: amenazas de convulsionar el país, conflicto social en estado sostenido y un presidente que verá cómo "su" Referéndum no logra apaciguar los ánimos de los movimientos sociales en el país. El mismo Carlos Mesa dijo en Santa Cruz que no es posible resolver la crisis del país sobre la base de una sola agenda. En consecuencia, este Referéndum con su ambigüedad, terminará enfrentando lo que hoy se llama la Agenda de Octubre contra la Agenda de Junio. Esto puede tener consecuencias no debidamente ponderadas por el gobierno, que ha creído dogmáticamente, que la popularidad del presidente, sumado a un fuerte respaldo por el SI de parte de la ciudadanía lo puede todo.

¿Y la pregunta de la nacionalización?

Cuántos bolivianos inscribirán en las papeletas de votación la palabra Nacionalización, es algo que seguramente nunca conoceremos en el país. Ese será un voto considerado nulo. Sin embargo, las encuestas que corren por Palacio de Gobierno, instituciones y hasta organizaciones sociales, dicen que un porcentaje muy por encima del 50% de los bolivianos quieren la nacionalización de los hidrocarburos. Si el presidente estaba comprometido -como dijo estar- con la Agenda de Octubre, ¿Porque no incorporó la pregunta de la nacionalización en el Referéndum? ¿No quiso hacerlo por un excesivo compromiso con las petroleras? ¿Él mismo es parte del modelo que diseñó el gonismo? ¿Le mintió al país de octubre? ¿La Embajada Americana lo tiene amenazado con restarle su apoyo? ¿Es conciente que de haberlo hecho se podría retornar a un golpe de Estado? ¿Los militares le advirtieron de las consecuencias que podría tener esa pregunta? ¿Tuvo miedo? ¿Nunca lo pensó hacer y solo utilizó aquellos momentos y estados de ánimo de la gente para hacerse con el poder? ¿O simplemente es un impostor de las reformas progresistas que el país grita y algunos no quieren oír? A tantas interrogantes que podrían plantearse, hay una respuesta que intenta resumir la negativa del presidente a arriesgarse por la nacionalización: Mesa está en la presidencia por las circunstancias fortuitas que la historia le brindó, pero no tiene comportamientos propios de un estadista en la dimensión del cambio que propuso en algún momento Marcelo Quiroga Santa Cruz o Víctor Paz Estensoro. Mesa buscará preservar la esencia de un modelo que lo tiene a él como uno de sus admiradores y defensores. Vivió de él por muchos años, lo benefició con todos sus privilegios y ahora, con matices que tiendan a abreviar su dureza intentará ofrecerle permanencia y hasta una saludable subsistencia.. Nuevamente la consecuencia , anotando debidamente todos los elementos y conductas ofrecidas por el gobierno, llevan a concluir que el resultado de obviar la pregunta de la nacionalización será que ésta tenga mayor vigencia en el debate posterior al Referéndum. Esta vigencia estará, seguramente, acompañada por hechos de violencia y conflictos sociales que exigirán su pronta e inmediata consideración.

Junto a ello, partidos como el MAS, NFR y las agrupaciones sociales del país que respaldan las tres primeras preguntas, tendrán su "propia" interpretación de que la victoria del SI ha señalado el camino de la nacionalización. Abrogada inmediatamente la Ley Sánchez de Lozada, el presidente deberá impedir un vacío jurídico en el país y reponer nuevamente la norma. Ahí la lucha será feroz y el eje de esa discusión será la nacionalización. Quien ha pensado que con el domingo termina la historia del Referéndum, tiene que hacerse de paciencia y comprender que ahora viene la etapa más sensible y turbulenta de los efectos del Referéndum. Es ahora también que puede producirse un distanciamiento del presidente con el principal partido de apoyo que tiene, el MAS.

"Del Toca a ti" al a la desesperación de "todo tiene que ser SI"

La certeza de ganar el Referéndum por una mayoría abrumadora, se fue desvaneciendo a medida que la gente comenzaba a exigir y hablar de nacionalización. El gobierno vivió con temor los días previos a la consulta del domingo 18. Al extremo de que fue el mismo presidente quien ha tenido que ser la imagen de la campaña de publicidad del Referéndum. En un principio, se observaba a un Carlos Mesa cuidando la institucionalidad de la consulta. "Participa, tú eliges, puedes votar por el SI o por el NO" decía a principios de Julio. Desbordado por los nervios, los amedrentamientos de nuevas movilizaciones y de la quema de ánforas, mostraron a un presidente en el extremo de la contradicción "Tres preguntas si y dos preguntas no, no sirven absolutamente para nada. El sí debe ser completo, o el no debe ser completo. Yo apuesto por el sí, yo les pido a ustedes que voten en conciencia; mi apuesta a las cinco preguntas son sí". Esta declaración distaba mucho de la serenidad con la que inició el presidente su campaña. Incluyó la pregunta del gas por mar, como mecanismo para conseguir respaldo más seguro. Hace poco tiempo señaló "recuerden lo que hice en Monterrey. Nunca un reclamo tan firme en un foro internacional", decía, olvidándose de lo que ocurrió en noviembre de 1979, cuando la OEA emite una Resolución favorable ampliamente a Bolivia.

En un momento habló de renunciar, después Ricardo Paz Ballivián lo corrigió y dijo que el presidente nunca expresó aquello, pero en los hechos, sí lo dijo ante un conjunto de jóvenes que lo escuchaban hablar sobre el Referéndum. Entonces, primero era la institucionalidad del Referéndum, luego la amenaza de renunciar, posteriormente aquello de su fortaleza personal para negociar una salida al mar. Las contradicciones siguieron en los días posteriores, Ricardo Paz declaró a la prensa que finalmente no importa que gane el SI o el NO, "Lo importante es que el Referéndum se haga". Hoy hemos visto como todos ellos se quitaron el disfraz los últimos días y salieron en campaña por el SÍ. Zaratti por su lado defiende el Referéndum haciendo una cerrada defensa, en los hechos, de la ley que les rechazaron en abril. A Zaratti le gustan las cosas como están y pierde su buen humor en cuanto le mencionan la palabra nacionalización. La semana pasada recorrió gran parte del país diciendo que los contratos debe revisarse y modificarse, simple eslogan de campaña por el SÍ, porque fue uno de los primeros en decir que todo lo del Referéndum es hacia delante, que los contratos no se tocan. Lo propio hizo el presidente cuando mencionó clara y enfáticamente, que hablar de nacionalización es declararle la guerra al mundo. Hoy habla de una "nacionalización inteligente y pausada" ¿Quién pude dejar de ver las idas y venidas en el discurso oficial del gobierno? Tantas mentiras pueden hacer confiable, o puesto de otra forma, ¿le garantizan a la gente, a ese 79% del que habla Irving Alcaráz, de que aquí habrá nacionalización o algo que se le parezca? Después del 18 de julio, los bolivianos tendrán mayores ingresos en su legítima condición de dueños de la materia prima?. La conducta errática del gobierno y su falta de claridad para definir cuál es su real pensamiento en materia energética hacen pensar que no habrán cambios importantes en cuanto a ingresos se refiere.

Recién el país se enteró que las mismas petroleras son las que pagan las encuestas del gobierno, los viáticos de sus funcionarios y consultorías que quedan todas ellas en familia, Así las cosas, se convierte en materia imposible pensar que el gobierno está del lado de los bolivianos. El gobierno defiende a quien le paga y aquí pagan las petroleras.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 11

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014