Domingo 26 de mayo del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-06-28 a horas: 21:55:46

La Fiesta del Hot Dog

La Fiesta del Hot Dog Ramón Rocha Monroy Acabo de ver en televisión los ritos de celebración de la fiesta de San Juan en las ciudades españolas y verdaderamente siento una sana envidia cochabambina al reconocer tradiciones que habíamos heredado y que hoy las perdimos quizá para siempre.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




14 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

La Fiesta del Hot Dog

Ramón Rocha Monroy

Acabo de ver en televisión los ritos de celebración de la fiesta de San Juan en las ciudades españolas y verdaderamente siento una sana envidia cochabambina al reconocer tradiciones que habíamos heredado y que hoy las perdimos quizá para siempre.

Qué bellos los muñecos que se queman aquella noche, y la santa costumbre de andar descalzo sobre brasas de roble. Otros juegan con agua y fuego: saltan sobre las fogatas o se mojan, pues allí celebran el solsticio de verano mientras nosotros conmemoramos el solsticio de invierno.

Ritos como éstos abundan en América Latina. En Quito y otras ciudades y pueblos del Ecuador, se queman los gigantescos Judas, que son muñecos de cartonpiedra repletos de cohetería. En Sucre se mantiene la costumbre de jugar con agua y, para calentarse, tomar ponches o ajenjo. En el Beni se ha conservado el rito de caminar descalzo sobre brasas.

Si hablamos de solsticios, probablemente nos remontemos a los primeros días de la humanidad para hablar de estos ritos. La navidad, por ejemplo, coincide en el hemisferio norte con el solsticio de invierno, y es festejada hasta hoy con fogatas. Sin embargo, debido a la necesidad de conservar la leña y los bosques en la más dura estación del año, se inventó el arbolito de Navidad, que en principio traía velas, como si fuera una fogata simbólica, y hoy lleva luces: fuegos simbólicos.

No sé en qué momento las autoridades edilicias y los ecologistas se juntaron para condenar los ritos de San Juan esgrimiendo el argumento de la contaminación del medio ambiente. Con ello, me parece que actuaron según la lógica del chivo expiatorio, que no se interesa por hallar la verdad y darle un remedio estratégico, sino de buscar un culpable fácil de castigar. ¿El resultado? ¡Triste! Toda esa rica tradición se ha convertido en una Fiesta del Hot Dog. En nombre de la ecología, hemos reemplazado ritos muy antiguos por un marketing moderno de los embutidos. La noche del 23 era imposible conseguir un paquete de salchichas, porque se acabaron. Vi largas colas en los supermercados en espera de la última edición de las consabidas salchichas de Viena, como si viviéramos en época de guerra y racionamiento. ¿Y todo para qué? Ni siquiera para calentarse los huesos alrededor de una buena fogata, sino para ensuciar el mantel del comedor con mostaza, ketchup, mayonesa y grasa de cerdo con sabor ahumado.

En otros tiempos echábamos camotes y lacayotes asoleados a las brasas, tomábamos ponches de leche, de guinda y canela, saltábamos sobre las fogatas o hacíamos ronda en torno a ellas; y aprovechando la oscurana hurtábamos los primeros besos a nuestras chicas. Hoy no podríamos hacerlo con el mismo deleite, porque sus boquitas pintadas saben a la más barata y vulgar forma del fase food internacional: ¡el hot dog!

Tenemos como alternativa un rito prehispánico que es realmente maravilloso, en realidad, real-maravilloso: el Inti Watana. Pero para disfrutarlo hay que ir por lo menos hasta las alturas de Inka Rakjay, si no viajar a Tiwanaku, pues ni a las autoridades ediles ni a los ecologistas se les ha ocurrido combatir este agudo proceso de aculturación que nos llegó en forma de hot dog, multiplicando los ritos del Inti Watana en las plazas públicas y en las colinas que rodean nuestras ciudades y pueblos. Así al menos comeríamos una buena huatía de llama, y no el consabido invento de una cultura extraña que ha borrado de nuestra memoria ancestral una tradición tan luminosa como la de San Juan.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014